Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: El Chiste es Adelgazar

Perfil Político de Vallarta: El Chiste es Adelgazar

Por Luis Alberto ALCARAZ 

MÁS QUE SEA ESO. Imposibilitado para adelgazar la pesada nómina que arrastra el ayuntamiento de Puerto Vallarta, el alcalde Salvador González Reséndiz decidió adelgazar a su personal del ayuntamiento, por lo que anunció el arranque del programa Activación Física a partir de las 8 de la mañana. Con este programa se pretende que la mayoría de los empleados municipales que padece sobrepeso active su cuerpo al menos por espacio de 15 minutos, para lo cual el propio presidente municipal encabezará esta jornada inicial en el patio y los pasillos de la presidencia municipal. El programa en sí es altamente positivo porque finalmente se enfrenta algo que ya está considerada como una epidemia mundial, además de ser ya el principal problema de salud pública en México, la obesidad y el sobrepeso. De manera especial los burócratas tienden a padecer obesidad y sobrepeso debido a las jornadas sedentarias de trabajo que padecen, que los obliga a pasar siete horas o más atornillados a una silla sin más tiempo que el necesario para devorar una torta o cualquier otro tipo de comida chatarra. En el corto y el mediano plazo el gobierno mexicano podría verse imposibilitado para pagar los costos que implicará el tratamiento de la obesidad y los problemas de salud derivados de la misma, como la diabetes y la hipertensión, de ahí que se le esté dando un enorme impulso a este tipo de políticas públicas para combatir la obesidad y el sobrepeso.

 PREGONAR CON EL EJEMPLO. Por suerte si alguien en Puerto Vallarta no padece sobrepeso es

 el alcalde Salvador González Reséndiz, quien gracias a su juventud y a su costumbre de hacer deporte ha logrado mantenerse esbelto, aunque la historia nos demuestra que la gran mayoría de alcaldes ha terminado padeciendo sobrepeso, a excepción de David Cuevas García, que siempre se mantuvo delgado. Gustavo González Villaseñor y Javier Bravo, a pesar de sus antecedentes como buenos deportistas, terminaron desarrollando tremenda papada y abultadas barrigas, producto de la esclavizante rutina que implica el ser presidente municipal de una ciudad como Puerto Vallarta. Aunque a nivel federal desde hace tiempo se impulsa este tipo de programas en algunas dependencias gubernamentales, a nivel Jalisco fue el municipio de Zapopan el primero en arrancar un programa de este tipo. El alcalde Héctor Vielma anunció en abril pasado el inicio del programa Personal Saludable, con el cual se pretende mejorar las condiciones de salud de los más de 7 mil empleados municipales. El propio alcalde se comprometió a bajar entre 40 y 50 kilogramos que trae de más, como ejemplo a seguir por el resto de empleados municipales. En Vallarta el presidente no puede poner ese ejemplo, pero en cambio hay algunos regidores como Juan Pablo García, Aleyda Bravo y Carlos Efraín Yerena que encarnan perfectos ejemplos de lo que puede provocar la obesidad, y por lo mismo serían una gran inspiración si se pusieran a dieta y lograran grandes resultados.

 UN MAL DISEÑO. Por lo anterior, esta decisión del ayuntamiento es digna de aplauso, sin embargo requiere de un mejor diseño para conseguir resultados satisfactorios. En primer lugar está demostrado que una rutina de 15 minutos de ejercicio diario no sirve para adelgazar, por lo que en el mejor de los casos este ejercicio servirá para que los burócratas se relajen y enfrenten sus actividades con una mejor actitud. Otro problema es que el ejercicio se tiene programado a las 8 de la mañana, justo al inicio de la jornada laboral, pero muchos empleados gustan llegar tarde, por lo que la convocatoria será pobre. De hecho ya empezaron las críticas y los pretextos por parte de algunos empleados, quienes reclaman que si quieren que hagan ejercicio deberán dejarlos salir más temprano, lo cual es una lástima, porque este tipo de programas deben ser apoyados de manera irrestricta. Sin embargo lo primero que debe hacerse es un diagnóstico para saber con certeza cuántos empleados del ayuntamiento padecen obesidad o sobrepeso y diseñar el programa especialmente para ellos, con metas concretas a seguir, de tal forma que al menos cada mes se evalúen los resultados y se establezca si van bien o van mal. Sin metas concretas es imposible evaluar un programa y muchos menos alcanzar sus objetivos, así que hay que subirlos a todos a la báscula para saber cuántos y cuánto deben bajar de peso, y quiénes simplemente deben mantenerse.

 UN VICIO HISTÓRICO. 15 minutos de ejercicio al día no sirven de nada ante una conducta alimenticia desordenada. Si usted se da una vuelta por la presidencia municipal a las 11 de la mañana descubrirá que muchos empleados municipales no están en sus puestos porque simplemente andan en los restaurantes aledaños desayunando. Por desgracia la mayoría de ellos, como el resto de los mexicanos, prefiere comida chatarra o poco saludable antes que someterse a un régimen nutritivo. Por lo mismo, sería excelente que el ayuntamiento reviviera el proyecto del comedor municipal para ofrecer alimentos saludables y a bajo costo a sus empleados. Sólo así se puede garantizar un mejor resultado en este tipo de programas de salud pública. De manera especial los elementos de la Dirección de Seguridad Pública requieren un programa de activación física y mejoramiento alimenticio para bajar el sobrepeso que la mayoría de los elementos padece. Desde la Subdirección de Servicios Médicos Municipales debe impulsarse un programa de nutrición para todos los empleados municipales y sus familias, con metas concretas en el corto, mediano y largo plazo. No se trata de eventos de utilería para la foto, sino de programas que combatan a fondo este terrible mal que ya casi nos tiene como líderes a nivel mundial en materia de obesidad y sobrepeso. No estaría mal ofrecer estímulos en efectivo y en especie para aquellos empleados que tomen en serio este programa y logren resultados notables que estimulen a sus demás compañeros a imitarlos, porque está claro que el premio siempre nos animará a ser más competitivos.

 POSDATA. Ajonjolí de todos los moles, el diputado panista Ramón Guerrero se cuela a todo tipo de evento público en Puerto Vallarta, así que sería muy bueno que este día se dé una vuelta por la presidencia municipal a las 8 de la mañana y haga ejercicio en compañía del presidente municipal, comprometiéndose públicamente a bajar 15 kilos de panza, 10 de joroba y 5 de lengua, que muy buena falta le hace.

 VOX POPULI. Impresionante la doble moral de los empresarios vallartenses, quienes ponen el grito en el cielo sólo porque dos estúpidos alcoholizados se sintieron los Hermanos Almada y en plena Av. de Ingreso arremetieron a balazos contra tres empleados de Liverpool, quitándole la vida a uno. Minutos antes los dos grupos se habían liado a golpes en un bar de la zona, por lo que los perdedores decidieron recurrir a las armas para desquitarse de la felpa que les pusieron a mano limpia. En realidad ese tipo de sucesos escapan al control de cualquier cuerpo de seguridad, por lo que es inútil exigir un plan del ayuntamiento para evitarlos. Lo que sí se puede evitar es el gran número de robos a casa habitación que todos los días se registra en la mayoría de las colonias de Puerto Vallarta, pero eso no preocupa a nuestros empresarios porque eso no daña la imagen del destino y por lo tanto no afecta a sus inversiones.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *