Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político de Vallarta: De Eso a Nada

Perfil Político de Vallarta: De Eso a Nada

Por Luis Alberto ALCARAZ

MEJOR NADA. Tras 117 días de no sesionar el pleno del Ayuntamiento de Puerto Vallarta finalmente se reunió el jueves de la semana pasada en una sesión que seguramente forma parte de las más largas de la historia, si no es que la más ya que duró casi 9 horas. Previo a eso el alcalde Ramón Guerrero había cancelado dos sesiones con argumentos meramente superficiales. Ante ese escenario aumentó la presión en la opinión pública para que el cabildo sesionara y abordara temas de gran trascendencia para el municipio, mismos que desde diciembre pasado estaban sobre la mesa de las discusiones sin que el ayuntamiento se pronunciara. Salvo la mediana presión de algunos regidores de oposición, el resto de ediles se mostraba cómodo con el hecho de violar la ley al incumplir el reglamento que obliga al municipio a sesionar al menos una vez cada mes. Ese cúmulo de temas álgidos le dio un tinte especial a la sesión de ayuntamiento que finalmente se realizó el jueves de la semana pasada, máxime que el alcalde había advertido días atrás que no permitirá que las sesiones se conviertan en un circo mediático. Así finalmente volvió a reunirse el pleno de notales que cada mes le cuesta al municipio 74 mil pesos, para abordar temas de gran trascendencia para la sociedad vallartense.

DE VITAL IMPORTANCIA. Acorde con su tendencia de cambiar la historia, el presidente Mochilas ya puede presumir de haberle lado a Puerto Vallarta la sesión más larga, aburrida e inútil de su historia, porque lo más destacado del evento fue la decisión del cuerpo colegiado de enviar un exhorto al gobierno del estado para que la zona montañosa del río Cuale sea declarada Área Natural Protegida. Se entiende la importancia de la iniciativa impulsada por el Dr. Jorge Téllez López, sin embargo es lamentable la mediocre actitud de nuestros regidores que persisten en su conducta de avocarse a temas diversos que no tienen mucho que ver con la realidad urgente del municipio. Y para remarcar la condición histórica de la sesión de Ayuntamiento del jueves pasado, el alcalde pidió un minuto de silencio en memoria de la turista que murió presuntamente electrocutada al sentarse sobre una escultura del malecón. El homenaje fue a propósito del primer aniversario de la muerte de la turista, aunque el lamentable acontecimiento cumplió un año en diciembre pasado. Así las cosas, es posible que en la próxima sesión de Ayuntamiento el alcalde Ramón Guerrero pida un minuto de silencio por la muerte de 35 personas que fallecieron en el accidente del autobús que chocó y se incendió el sábado pasado en el sureste del país. Esto evidencia el interés de distraer a la opinión pública sobre temas locales realmente trascendentes.

AHÍ PARA LA OTRA. Pese a que algunos regidores de oposición habían manifestado su interés por tratar temas polémicos como el arrendamiento de las 50 patrullas de la policía municipal o la suspensión por 15 días del tesorero municipal por desacato a una orden judicial, al final todos los regidores se dedicaron a desahogar un orden del día plagado de trámites rutinarios más propios de una oficialía de partes que de un órgano colegiado. Finalmente el presidente municipal consiguió su objetivo de domar a todos sus regidores, lo cual a final de cuentas es válido en la política porque eso le garantiza la gobernabilidad de su administración. Como nunca antes en su trienio, El Mochilas finalmente tiene a todos los regidores comiendo de su mano, aunque para ello haya tenido que recurrir a diversas estrategias, a unos amenazándolos con cancelarle sus privilegios, a otros simplemente incrementándoselos. En términos generales parece quedar claro que la tranquilidad que el alcalde ha conseguido de parte de sus propios regidores emana de un acuerdo interno entre los regidores del MC y el PT para no dañar la imagen pública de esos partidos con miras a las elecciones del año entrante. Finalmente los regidores mochilistas entendieron que la ropa sucia se lava en casa, aunque ello los exhibe como sujetos que privilegian los intereses personales y partidistas por encima de los intereses de toda la sociedad. Gracias a esto podemos ver por primera vez en 20 años a una Susana Carreño embozalada, dedicada a labores tan transcendentes como la de plantar magnolias vallartensis en la isla del Cuale.

EN CAMPAÑA. Cumplida la primera mitad de su mandato, ya decidido a no cumplir su promesa de campaña de someterse a una consulta pública para que los vallartenses decidan si se mantiene en el cargo o lo abandona, el Mochilas se prepara para lo que mejor sabe hacer: campaña. Por eso ya abrió la chequera para financiar infinidad de obras públicas en las colonias populares, aunque muchas de ellas sean de pésima calidad como la pavimentación de calles con suelocemento que quedarán destrozadas en la próxima temporada de lluvias. Por lo mismo el alcalde pidió un minuto de silencio en la memoria de un niño fallecido la semana pasada en una escuela de la ciudad, distinción que no han merecido otros ciudadanos que han perdido la vida recientemente, como es el caso de la joven integrante de la Marina Armada de México que fue brutalmente apuñalada en una colonia popular de Puerto Vallarta. Para ella no hubo 60 segundos de silencio, sino días enteros, semanas, de silencio, porque su muerte exhibe a Puerto Vallarta como una ciudad sin seguridad pública óptima, algo que por desgracia no existe en el diagnóstico de los gobernantes.

POSDATA. En ese contexto son lamentables y ofensivas las palabras del Fiscal General de Jalisco, Luis Carlos Nájera, quien aseguró la semana pasada que “pésele a quien le pese Puerto Vallarta es una ciudad segura”. La frase parece estar destinada a aquellos que se han atrevido a denunciar el grave clima de inseguridad que se padece en muchas colonias del municipio, derivado en gran parte de la incapacidad del municipio de dotar a los cuerpos policiacos de la cantidad necesaria de patrullas, algo que por suerte ya se corrigió en las últimas semanas.

POSDATA. Como muestra de los problemas de inseguridad que padece el municipio, el alcalde Ramón Guerrero recibió un par de recomendaciones de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, relacionada principalmente con el lamentable hecho en el que un joven perdió los ojos a manos de otro cuando ambos estaban detenidos en los separos de la policía municipal. Pésele a quien le pese, Puerto Vallarta no es una ciudad segura ni siquiera en una celda de la policía municipal, mucho menos en las colonias populares.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *