Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Buitres de la Bahía

Perfil Político: Buitres de la Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ

DÍAS DE GUARDAR. La muerte de una turista alemana en pleno inicio de Semana Santa ha servido para evidenciar la podredumbre humana que subsiste en algunas empresas y personas que operan en la bahía de Banderas, sitio que la mujer de 74 años eligió para pasar una vacaciones inolvidables sin imaginar que serían las últimas de su existencia. Hospitalizada en el Ameri-Med de Puerto Vallarta tras una embolia sufrida en el hotel Riu Vallarta, que aunque lleva el nombre de Vallarta en realidad se encuentra en Nuevo Vallarta, Nayarit, la turista alemana terminó convertida en un despojo humano del que nadie ha querido hacerse cargo. Pero lo de menos sería esa actitud nada humana de desentenderse del traslado de un cadáver a su lugar de origen, lo más deleznable de todo es la actitud de los directivos de las empresas involucradas que sin importar la muerte de la paciente se aferran a la posibilidad de recuperar unos pesos mediante cobros post mortem.

CAYENDO EL MUERTO Y SOLTANDO EL LLANTO. Como es bien sabido, nuestras insignes instituciones médicas privadas, esas que presumen un gran trabajo para consolidar a la bahía de Banderas como un santuario del turismo médico, no dan paso sin huarache, antes de ingresar a un paciente se encargan de verificar que cuente con todas las garantías necesarias para el costo de un carísimo tratamiento médico. Cuando el turista califica gracias a un seguro médico de amplia cobertura se lo disputan como esos buitres que en basurero municipal se baten a picotazos con otras aves de rapiña por un pedazo de carne putrefacta. En cambio, cuando el enfermo es un don nadie sin cobertura médica, entonces ni siquiera lo reciben en sus consultorios, llegando a extremos como el de un conocido hospital de Puerto Vallarta en cuya recepción murió desangrado un joven apuñalado que no recibió atención médica oportuna porque nadie ofrecía garantías de pago por los servicios médicos que habría de recibir.

MISERIA HUMANA. Aunque todos los médicos del mundo son obligados a asumir el Juramento de Hipócrates como conducta de vida, una vez en el campo laboral la gran mayoría muestra una voracidad digna de las hienas a la hora de cobrar por sus servicios profesionales. Pese a la crisis económica que nos ahoga desde hace años, si algo se mantiene boyante en la región es la industria médica que cada día exhibe más opulencia y lujo. Compitiendo con los grandes hoteles de la región, prestigiadas empresas médicas levantan suntuosas clínicas en las que literalmente hay que vender un riñón para poder pagar la atención del otro. Ante el evidente fracaso del sistema de salud pública millones de mexicanos no tienen otra opción que recurrir a los hospitales privados para garantizar su salud, poniéndose en manos de auténticos mercenarios que venden salud como si vendieran cemento o cualquier otro producto material. Por eso, al ingresar a una de estas clínicas, lo único que importa es el color de la tarjeta de crédito y el monto máximo de su crédito, de lo contrario eres una bazofia indigna de ingresar a sus instalaciones.

SEMANA DE RECOGIMIENTO. Así terminó sus días la turista alemana que muró en este paraíso, convertida en moneda de cambio por un hotel y un hospital que reclaman el dinero invertido en su atención. Ni siquiera los honorables conductos consulares, que suelen ser tan efectivos cuando se trata de repatriar cadáveres, ha podido resolver este embrollo que se agrava ante la indiferencia de un hijo que desde Alemania muestra cero interés por recoger el cadáver de su madre. Asienta la nota periodística que difundió la actitud de un acompañante de la turista, quien al enterarse de su deceso de inmediato desapareció. Justo en Semana Santa estos hechos nos demuestran que seguimos siendo una horda de bárbaros obsesionada por el dinero, incapaz de un gesto de humanidad para un ser en desgracia. Sin embargo es más grave y cuestionable la actitud de empresas como el hotel Riu Vallarta y el hospital porque manchan la imagen de esta zona turística promocionada como la más amable y generosa del contexto internacional. Ojalá que el hospital conserve en su frigorífero el cadáver de la alemana en cobro de la deuda que los familiares de la finada no quisieron o no pudieron cubrir. Ya momificado el cuerpo podrían encapsularlo y colocarlo en el lobby del hospital como advertencia del castigo que recibirán aquellos muertos que se quieran pasar de vivos.

POSDATA. Otra barbaridad empaña estos días de guardar: la noticia de que un Agente del Ministerio Público inició una averiguación por el presunto delito de adulterio en contra de una pareja de pecadores que fue sorprendida en el lecho conyugal del afectado, quien ante el lamentable espectáculo pidió la intervención de la policía municipal que de manera efectiva intervino para encarcelar a los pecaminosos. Orgullosa de su efectividad, la Comisaría de Policía de Puerto Vallarta emitió un boletín de prensa dando pelos y señales del bochornoso asunto que exhibe a dos adúlteros y a un pobre marido cornudo. Será un juez quien determine si hay delito que perseguir y cuál será el castigo que los acusados recibirán. Ofende tanta ignorancia jurídica en tantas esferas de la vida pública vallartense, porque cualquier litigante medianamente enterado debe saber que el Adulterio fue despenalizado desde el año 2011 gracias a una iniciativa del entonces senador Jorge Kahwagi. Desde entonces el adulterio sólo es una causal de divorcio en un proceso administrativo, ya sin connotaciones penales. Ojalá que el juez involucrado en este escándalo sí esté actualizado sobre el tema.

VOX POPULI. Es increíble que tanto tiempo y dinero invertido en la capacitación de nuestros cuerpos policiacos sea tirado a la basura ante la incapacidad de nuestros policías para ser más profesionales. Por culpa de esto cualquier ciudadano molesto puede solicitar la intervención de la policía y refundir en la cárcel a quien considere su ofensor. Gracias a esto dos personas que cometieron una falta moral han sido sometidas con nombres y apellidos al escarnio público y al rigor penal.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *