Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Aspirinas Para un Cáncer

Perfil Político: Aspirinas Para un Cáncer

Por Luis Alberto ALCARAZ

QUE TANTO ES TANTITO. Si en algún momento de los últimos días el abogado Jorge Antonio García Rojas estuvo a punto de perder su chamba como director de la policía municipal de Puerto Vallarta, su posición se volvió inamovible cuando los regidores del PAN exigieron su cabeza ante el alcalde Salvador González Reséndiz. Y es que cuando el presidente acepte cumplir las exigencias de sus regidores de oposición estará abriendo la puerta para que otros funcionarios municipales sean igualmente despedidos por petición de los panistas. Por lo mismo, al exigir su cese inmediato por incapacidad, los regidores panistas solamente fortalecieron en su cargo a García Rojas, quien tienen asegurados unos meses más en su cargo, aunque el tiempo cada vez es más reducido, principalmente por dos motivos muy concretos: sus resultados al frente de la dependencia han sido nulos y, principalmente, quien lo sostenía al frente de la corporación ya no existe. Como es bien sabido por muchos, fue el abogado Raúl Estrada González quien le propuso a Salvador González Reséndiz la contratación de García Rojas como director de la policía municipal. Sin ese enorme padrinazgo, García Rojas ahora sólo requiere de buenos resultados para mantenerse al frente de la corporación.

 UN BUEN INTENTO. Aunque Salvador González no accedió a las exigencias de los regidores panistas, por lo menos ya mandó un indicio concreto de que está preocupado por el clima de inseguridad que cada vez es más evidente en nuestra ciudad. 

Como respuesta a quienes le exigen emprender acciones concretas en contra de la inseguridad, el presidente municipal designó ayer a Leonel Villaseñor Barragán como nuevo Subdirector Operativo de esa dependencia, cargo que históricamente ha sido el segundo en importancia en la corporación pero que por alguna razón fue desaparecido al inicio de esta administración. A cambio de la Subdirección Operativa, el alcalde ordenó la designación de tres supervisores operativos, sin embargo es evidente que el esquema fracasó porque los índices de inseguridad se han mantenido al alza durante lo que va de esta administración. Bajo el esquema anterior se podía designar a un jefe policiaco sin gran experiencia en el campo de la lucha contra la inseguridad, siempre y cuando fuera dotado de un subdirector con gran conocimiento de la problemática local. En el caso de García Rojas, su desconocimiento del trabajo policial no fue cubierto con el nombramiento de un policía de carrera que le diera buenos resultados. Hoy, con el nombramiento de Leonel Villaseñor, el alcalde González Reséndiz pretende subsanar ese detalle.

 MAL COMIENZO, MAL FINAL. Extraña el empeño del alcalde por mantener en su cargo a un funcionario que no ha dado resultados en un área tan delicada de la administración municipal, aunque es un avance que finalmente haga algo por atender el problema. Por desgracia no podemos ser optimistas ya que Leonel Villaseñor por sí solo será incapaz de abatir los índices de inseguridad que padece el municipio. Si en los últimos años ha sido una constante el incremento en los índices de delitos como el robo a casa habitación, robo de autos y robo de motocicletas, en las últimas semanas el panorama se ha complicado ante la aparición de grupos criminales organizados que han empezado a realizar asaltos a mano armada, lo cual evidencia una pérdida de respeto total hacia la policía municipal, cuyos integrantes han empezado a arrastrar una imagen de incompetentes. Pero si la cabeza está mal es evidente que el cuerpo debe ser un reflejo de la cabeza, por lo mismo, más que colocarle a García Rojas un buen jefe operativo, lo que la policía municipal requiere es la implementación de una estrategia conjunta, con objetivos concretos en el mediano, corto y largo plazo.

 LA RUTA CRÍTICA.  Sin ánimo de dar lecciones sobre una materia que es terriblemente complicada, lo que el alcalde debe hacer en materia de inseguridad es contratar a un experto. O en su defecto comprar un buen libro sobre la materia, en lo personal le recomiendo el libro de Santiago Roel titulado Entre el Orden y el Caos, un manual sobre la inseguridad pública muy fácil de entender. Ahí dice que el 80% de las cosas pasa en el 20% de los lugares, lo que quiere decir que el problema de inseguridad en Vallarta se registra en el 20% de las colonias del municipio, por lo tanto en lugar de andar papando moscas por todo el municipio lo más recomendable es aplicar operativos solamente en las colonias más afectadas. Para saber en qué colonias actuar hay que elaborar mapas de riesgo estableciendo con claridad las zonas calientes del municipio. Una vez elaborados esos mapas rojos hay que dividir el municipio en demarcaciones a cargo de un comandante o supervisor policiaco, quien se hará cargo exclusivamente de su zona. En un lapso no mayor a treinta días se harán evaluaciones para medir los resultados, y aquellos jefes de zona que den resultados deberán ser muy bien recompensados, al igual que sus agentes. En cambio quienes no den resultados deberán ser destituidos para dar paso a nuevos jefes provenientes de la base que estén ávidos de dar buenos resultados. El esquemita es muy simple, cuestión de tener ganas de hacer bien las cosas.

 POSDATA. Si el alcalde Salvador González Reséndiz no atiende de inmediato el problema de la inseguridad pública corre el riesgo de cometer el mismo error del gobernador de Nayarit, Ney González, a quien el grueso de la sociedad nayarita le reclama mayor seguridad pública y a cambio les responde anunciando una histórica campaña en contra de la obesidad. Se entiende que la obesidad es un grave problema de salud pública, pero lo urgente es la inseguridad y a eso hay que abocarse.

 VOX POPULI. Llama la atención que Chava González se empeñe en mantener en la policía municipal a un excelente abogado, mientras que en el Jurídico del ayuntamiento hay una gran carencia de expertos. Según el síndico Fernando Castro, durante este año el ayuntamiento deberá pagar cerca de 30 millones de pesos por concepto de juicios laborales perdidos, lo que ratifica que el área jurídica del municipio es tierra de nadie porque el ayuntamiento pierde prácticamente todos los pleitos que enfrenta.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *