Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Anticipos del 2012

Perfil Político: Anticipos del 2012

Por Luis Alberto ALCARAZ

EL TIEMPO VUELA. Parece que fue ayer cuando los principales partidos se preparaban para dar la madre de todas las batallas en las elecciones del 2006. Pese a todo, sólo una certeza había en las vísperas de esa elección presidencial: que la candidatura del PRI era meramente presencial, que todo el pleito sería entre el candidato del PAN y el candidato del PRD.  En diciembre del 2005 el escenario era similar al de hoy, con un presidente panista totalmente desgastado y un candidato opositor en los cuernos de la luna. Ayer era el perredista Andrés Manuel López Obrador, que llevaba una ventaja de por lo menos 20 puntos en todas las encuestas sobre su más inmediato perseguidor. Hoy sólo cambia el nombre y las siglas, porque el escenario es muy similar, con una contienda polarizada entre PAN y PRI, aunque haya quienes piensen que el PRD con López Obrador puede crecer al punto de convertirse en una opción  real. Por desgracia la fuerza de López Obrador sólo le alcanzará para pelear el segundo lugar a un PAN que hoy, cuando todavía no define a su candidato presidencial, se encuentra en un claro tercer lugar, sin aparentes posibilidades de triunfo. Lo único que los anima es precisamente eso, porque seis años atrás Felipe Calderón tampoco tenía posibilidades de ganarle ni a Santiago Creel en la interna ni a López Obrador en la constitucional. Y ganó, “haiga sido como haiga sido, ganó”. Y ese déja vu es el que los mantiene en  la contienda, aunque no entiendan que Ernesto Cordero no es ni con mucho Felipe Calderón. 

EL FIN DE LA MORRALLA. Si hace seis años o más las elecciones en México se caracterizaban por la gran cantidad de candidatos registrados, por lo menos cinco en cada elección presidencial, hoy la constante es la regla de tercios, con tres candidatos fuertes que representan a alianzas de todo tipo. Extrañamente el PAN se ha quedado solo en la ultraderecha, incapaz de negociar alianzas de peso con partidos que si bien no son grandes fuerzas políticas, en una elección  cerrada fácilmente pueden ser el fiel de la balanza. En la izquierda ya tenemos un candidato definido en la persona de Andrés Manuel López Obrador, quien será registrado como abanderado del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, que antes se llamaba Convergencia. En el centro tenemos a otra alianza integrada por el PRI con el Panal y el Verde Ecologista, la cual con toda certeza será encabezada por Enrique Peña Nieto, quien al día de hoy muestra una ventaja de 21 puntos sobre su más cercano competidor, el tabasqueño López Obrador que tiene el 25% de las preferencias, seguidos muy de lejos por la panista Josefina Vázquez Mota con el 11%, según una encuesta de Covarrubias y Asociados levantada entre el 6 y el 11 de noviembre con una muestra de 6,000 casos en todo el país lo que implica un grado de error de apenas más menos 1.79. Pese a ese escenario, por alguna razón no hubo en este escenario ningún intento entre PAN y PRD por buscar una alianza para frenar el retorno del PRI a Los Pinos, por el contrario, pareciera seguir vigente el pacto que en su momento promovió Enrique Peña Nieto para que PAN y PRD no hicieran alianzas en el Edomex ni en la presidencial del 2012.

 A PARTES IGUALES. Llama poderosamente la atención la forma en que la maestra Elba Esther Gordillo se mueve entre el cielo y el infierno, haciendo alianzas por igual con PAN o PRI según su conveniencia. Apenas en Michoacán el Panal acaba de terminar su fracasada alianza con el PAN y ya está firmando su alianza con el PRI al postular a Enrique Peña Nieto. Pero más allá de su deleznable oportunismo político, nadie puede decir que Elba Esther Gordillo no tenga un enorme olfato político, mismo que le permitió en el 2006 jugar en contra del PRI a favor del PAN y ahora, cuando el PAN está aparentemente en la lona, voltear sus ojos hacia un PRI arrollador que parece tener pavimentado el camino de regreso a Los Pinos. El hecho de que el PRI con Peña Nieto tenga en estos momentos 21 puntos de ventaja, con el 46% de las preferencias electorales, hace que muchos se pregunten del por qué firmar una alianza con partidos como el Panal y el PV que se caracterizan por su reducida bolsa de votos. Tal vez el PRI teme que el año entrante el escenario se vuelva a cerrar como ocurrió en el 2006 y entonces sí tendrá sentido la carísima compra de los pocos votos que representan el PV y el Panal. En Michoacán, por ejemplo, se anunciaba un día de campo para el candidato del PRI Fausto Vallejo, quien al arranque de la contienda tenía 20 puntos de ventaja sobre Luisa María Calderón, pero al final la contienda se cerró tremendamente, al grado de que el PRI a duras penas sacó el triunfo con un 2.7 de ventaja, que en números redondos implica una ventaja de 52 votos. 

SOBRE SEGURO. Por lo tanto, Enrique Peña Nieto, quien desde hace por lo menos dos años tiene el control absoluto del PRI nacional, prefiere jugar a lo seguro, convenciendo a propios y extraños de que es el seguro ganador del 2012. Si el pronóstico se vale, es posible anticipar que la contienda del año entrante será muy similar a la que acabamos de ver en Michoacán, donde en la recta final los tres candidatos se repartirán la votación en tercios muy aproximados, sobre todo porque sea quien sea el candidato del PAN, durante la campaña subirá como la espuma debido a esa lamentable decisión del panismo gobernante de utilizar los aparatos de estado para hacer campaña a favor de sus candidatos. El año entrante veremos seguramente a la PGR operando en contra de políticos del PRI para desprestigiar al candidato Peña Nieto, como ya lo viene haciendo la Secretaría de Hacienda en contra de Humberto Moreira por el caso de la deuda pública de Coahuila. Por suerte para el PRI, a los empresarios no les preocupa que el PRI regrese a Los Pinos, por lo tanto si en el 2006 operaron a favor del PAN para cerrarle al paso a López Obrador, el año entrante se sentirán muy cómodos ante la posibilidad de que Enrique Peña Nieto sea el presidente del país. De cualquier forma el PAN hará hasta lo imposible por retener la presidencia, aunque eso implique el uso y abuso del aparato gubernamental, lo cual probablemente no ayudará a que el PAN gane pero sí complicará en gran medida un escenario que hoy luce muy resuelto a favor del PRI.

POSDATA. La definición de la izquierda en torno a López Obrador, y la certeza de que Peña Nieto será el candidato del PRI, está metiendo presión a los panistas para adelantar su elección interna, programada inicialmente para mediados de febrero en dos rondas. Mientras Peña Nieto y López Obrador ya se materializan ante el electorado como seguros candidatos presidenciales, en el PAN sigue reinando la incertidumbre entre Josefina Vázquez Mota y Ernesto Cordero. Y es que si fuera por las encuestas, la candidata será Josefina Vázquez, pero si la membresía panista se impone acatando la línea de Felipe Calderón, entonces el candidato será Ernesto Cordero. Y cuando se imponga Cordero, entonces el PAN estará en graves problemas, porque la mayoría de los miembros y simpatizantes de ese partido apoya a la diputada Josefina que ha logrado venderse como una gran mujer con mucho que aportar en la política nacional. 

VOX POPULI. Lamentablemente el PAN avanza y retrocede en materia de democracia interna, porque inicialmente había decidido que en 141 de los 300 distritos electorales del país no habría convenciones para definir a los candidatos a diputados federales, mismos que serían designados por Dedazo. Ante el rechazo de amplios sectores del PAN, el Tribunal Federal Electoral obligó al PAN a desechar esa pretensión, sin embargo el CEN del PAN se aferra al empeñarse en imponer candidatos en 42 distritos con el pretexto de que no hay condiciones para celebrar convenciones distritales. En contraste, en Jalisco por primera vez en su historia moderna, el PAN definirá a su candidato a la gubernatura mediante una elección abierta totalmente a la sociedad, lo cual le ayudará a postular un candidato bastante rentable, que seguramente será el Dr. Alfonso Petersen, ex alcalde de Guadalajara y actualmente Secretario de Salud del estado.

 

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *