Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Al Congreso por Asalto

Perfil Político: Al Congreso por Asalto

Por Luis Alberto ALCARAZ

EL ESTADO NÚMERO 10. Hacia las tres de la tarde del sábado pasado el Congreso de Jalisco se convertía en la entidad número 10 en avalar la reforma energética aprobada por el Congreso de la Unión el pasado fin de semana. Al momento de redactar esta columna el número de estados que habían avalado dicha reforma ascendía a 14, faltando sólo tres estados para que la reforma adquiera rango constitucional y entre en vigor tras su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Sólo el estado de Tlaxcala había evadido avalar la reforma gracias a una alianza entre diputados del PRD y el PVEM, en cambio en Jalisco la reforma fue aprobada por 24 votos a favor y 10 en contra gracias a una mayoría integrada por diputados del PRI, PAN y PVEM. Tal como lo había anunciado, el panista Juan José Cuevas García votó en contra pese a que la fracción panista en su mayoría se sumó a la del PRI para sacar adelante la votación. Gustavo González Villaseñor en cambio acató la línea trazada desde el gobierno federal y no dudó en votar a favor de la reforma, convencido además de que será para beneficio de todos los mexicanos.

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS. Recién llegado de Guadalajara, tras la clausura del período legislativo ordinario, Gustavo González se preparaba para sus actividades locales cuando el viernes por la tarde recibió la llamada del alto mando para informarle que debía estar presente en la sesión del sábado en la cual se votaría la reforma energética aprobada por el Congreso federal. Al filo de las 11 de la mañana del sábado Gustavo González fue el último de los diputados en ingresar al Congreso del Estado, ya para entonces sitiado por cientos de simpatizantes del Movimiento Ciudadano y de Morena, quienes montaron un cerco en el palacio legislativo para tratar de evitar el ingreso de los diputados. Para su desgracia llegaron tarde, porque a las 9 de la mañana ya había cerca de 30 diputados en el interior del Congreso, faltando sólo uno, el diputado del Verde Jesús Palos, para que la comisión de Puntos Constitucionales pudiera sesionar y someter a votación el proyecto de dictamen, que finalmente fue avalado por seis votos a favor por cuatro en contra. Para poder entrar al Congreso el diputado Palos ingresó a una fonda aledaña al Congreso y desde la azotea del restaurante tuvo que subir al techo del Congreso utilizando una enorme escalera, después la priista Yolanda Rodríguez usaría el mismo camino y finalmente el vallartense Gustavo González Villaseñor.

UNA SESIÓN DE TRÁMITE. Poco después de la una de la tarde inició la discusión en el plano del Congreso y antes de las tres ya había terminado la votación con el resultado ya mencionado. Sin embargo los diputados fueron obligados a mantenerse en el interior del Congreso hasta casi las 7 de la tarde debido a la beligerancia de los grupos opositores que mantenían el cerco al Congreso con la intención de insultar a los diputados cuando intentaran salir del recinto. El Pery Cuevas, confiado en que no sería agredido por haber votado en contra de la reforma, intentó salir del Congreso a media tarde pero de inmediato retrocedió al comprobar la virulencia de los manifestantes. Finalmente se tomó la decisión de montar un operativo de seguridad para permitir la salida de los legisladores, quienes gracias a una valla de policías estatales pudieron subir a una tanqueta de la Fiscalía General para ser trasladados a las inmediaciones de la Policía Estatal, donde fueron recogidos por sus asistentes. Ya a punto de oscurecer, las calles aledañas al Congreso se mantenían cerradas a la circulación vehicular, lo que permitía apreciar los daños sufridos por el palacio legislativo, principalmente las pintas con aerosol en las paredes y la destrucción de un ventanal por donde ingresó una docena de manifestantes que fue repelida con gas lacrimógeno en las primeras horas de la jornada. Ahí lucían abandonadas, con sus llantas ponchadas y su carrocería rayada con objetos punzocortantes, algunas camionetas de diputados que cometieron el error de estacionar sus vehículos en la zona cero.

EL RUMOR DE LA DISCORDIA. Pese a lo inevitable de la reforma energética, sorprende y preocupa la agresiva reacción de grupos minoritarios que pretenden imponer su visión de la realidad. En particular es preocupante el odio que se destila en sus arengas y sus acciones, la facilidad con la que insultan y agreden a quienes atentan contra lo que ellos consideran correcto. No se trata de ciudadanos marginados que padecen el hambre derivada de la crisis económica que sufre el país, sino de jóvenes clasemedieros que han hecho de su visión política una auténtica cruzada. No entienden que su visión, correcta o equivocada, no es compartida por la enorme mayoría de mexicanos a quienes la reforma energética es un asunto absolutamente lejano. En realidad no nos puede ir peor de lo que ya estamos, con gasolinas de pésima calidad a costos superiores de lo que vale en Estados Unidos y muchos otros países. Por donde se le busque, la reforma energética no habla de privatizar Pemex, sino de abrir algunas ramas de la industria al capital privado mediante diversos contratos de participación, algo que en realidad ya existe desde hace años, especialmente en el área de transporte y explotación de hidrocarburos. Pero para la izquierda radical encabezada por Andrés Manuel López Obrador la reforma energética sólo encubre la entrega de Pemex a perversos capitales extranjeros y de ahí su mesiánica oposición a la reforma al costo que sea necesario.

POSDATA. En este escenario el panista Juan José Cuevas García muestra un cambio de piel y se vende como todo un ideólogo, presumiendo que antes que panista es ciudadano, y antes de conocer los ideales de Gómez Morín aprendió los de Lázaro Cárdenas, por ello se dio el lujo de votar en contra de la reforma a pesar de que la línea nacional panista trazada por Gustavo Madero es a favor de una reforma energética que representa muchos de los intereses del PAN.

VOX POPULI. Hace unos cuantos años el Pery Cuevas era un desquehacerado que vivía feliz vendiendo cemento y jugando basketbol con sus familiares, hasta que su hermano David Cuevas García lo contagió con el virus de la política y desde entonces se ha ostentado como un auténtico ideólogo, defensor a ultranza del bienestar común. Por desgracia en el 2009 El Pery no era tan valiente como hoy, por eso cuando fue diputado federal votó a favor del aumento gradual de las gasolinas que desde entonces nos obliga a todos los mexicanos a pagar un aumento mensual de los carburantes, lo que ha provocado que hoy el litro de Premium casi llegue a los 13 pesos. Eran tiempos en que El Pery no era tan valiente como para ponerse a la línea del presidente Felipe Calderón, hoy en cambio presume votar a conciencia a favor de los intereses de los que menos tienen. El que no lo conozca que lo compre.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *