Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: Adiós Quemadito… y Chepina

Perfil Político: Adiós Quemadito… y Chepina

  Por Luis Alberto ALCARAZ

EN SU MEJOR PAPEL. A dos semanas de que termine la contienda, Humberto Muñoz Vargas define su futuro y se prepara para asumir su chamba durante los próximos tres años. Aunque en el discurso aparenta estar confiado en su triunfo, en el fondo sabe que ya se le fue el tren ya que la contienda real está entre Adrián Méndez y Ramón Guerrero, por eso Beto Muñoz ha dejado de plano la campaña a cargo de su esposa Silvia, quien ha demostrado ser mejor candidata que su esposo, mientras él se dedica a entrenar como futuro regidor de oposición. Está claro que el PAN es mil veces mejor como partido de oposición que como partido gobernante. En los años previos a los tres trienios en los que gobernó Puerto Vallarta, el panismo local demostró una enorme capacidad para convertirse en la piedra en el zapato de los gobiernos priistas, por desgracia al llegar al poder el PAN resultó ser más de lo mismo, incurriendo en los mismos defectos que tanto le criticó al PRI. Por eso es un hecho que a partir del próximo 1 de octubre el PAN volverá a ser un partido de oposición, terreno desde donde Humberto Muñoz Vargas podrá aportar mucho a favor de la gobernabilidad del municipio.

CALENTANDO MOTORES. Por lo mismo, lejos de preocuparse por meter el acelerador en su desangelada campaña, Humberto Muñoz Vargas prefiere empezar a fungir desde ahora como regidor de oposición, por eso, en lugar de irse a las colonias populares a promover el voto en su favor, prefiere irse a la presidencia municipal a presentar toneladas de solicitudes de información pública. A pesar de que cuando fue director del Seapal se caracterizó por la opacidad en el manejo de la información del organismo, al grado de que el Itei inició varios procedimientos administrativos y penales en contra de directivos del Seapal por negarse a dar información que debiera ser pública, Beto Muñoz se erigió en juez del ayuntamiento para medir su capacidad para dar información a quien se la solicite. Así pidió, exigió, al ayuntamiento vallartense una serie de documentos que evidentemente pretendía utilizar para reforzar su discurso de campaña en contra de las acciones del actual gobierno municipal. Lo que nunca esperó es que le fueran a recetar una sopa de su propio chocolate, pues una vez que venció el plazo de cinco días hábiles que marca la ley para que le fuera entregada la información requerida, lo único que se le dio fue un amplio rosario de justificaciones técnicas que justifican la no entrega puntual de los documentos solicitados.

CON LA LEY EN LA MANO. Sabedores de la intención de Humberto Muñoz de usar esa información para afectar a la campaña priista, los funcionarios del ayuntamiento le informaron a Beto Muñoz que para entregarle toda la información requerida es necesario un pago previo de 140 mil pesos por concepto de fotocopias para hacer los cientos de copias que implican los expedientes solicitados. En cuanto a la información de la nómina, simplemente le dijeron a Muñoz Vargas que la consultara en internet, que para eso el ayuntamiento tiene un sitio web con toda la información relacionada con la nómina y la plantilla laboral. Duro con el dinero propio como siempre ha sido, de inmediato el candidato del PAN llamó a rueda de prensa y declaró que, faltaba más, no piensa pagar esa enorme cantidad de dinero por lo que llamó “paja”, ya que presiente que el ayuntamiento le va a responder con toneladas de papel bond de documentos que no le van a servir para reforzar su campaña. Por desgracia hoy Humberto Muñoz Vargas sufre en carne propia el tormento que muchos ciudadanos comunes padecen cuando pretenden obligar a las dependencias de gobierno a entregar cualquier tipo de información que debiera ser pública y en la práctica no lo es. Como director del Seapal Beto Muñoz fue igual de opaco, hoy es medido con la misma vara con la que él midió.

¡ADIÓS CHEPINA! Si en el Distrito Federal aparecieron decenas de anuncios espectaculares en los que se lee la leyenda “¡Adiós Chepina! Gracias por participar”, en clara alusión al fracaso de la candidata presidencial del PAN, en Puerto Vallarta ya podríamos visualizar un mensaje similar: “¡Adiós Quemadito! Gracias por participar”. Lo malo para Chepina es que la elección presidencial no tiene repechaje, en cambio la ley electoral de Jalisco le garantiza a Humberto Muñoz Vargas una chamba bien pagada a partir del 1 de octubre, cuando asumirá como regidor de oposición, con lo cual tendrá asegurado un sueldo mínimo de 60 mil pesos mensuales por los próximos tres años, cantidad más que suficiente para hacer frente a los años de vacas flacas que tiene por delante el panismo de todo el país, porque ya ni siquiera tendrá la opción de irse de director del Oromapas en Bahía de Banderas toda vez que el alcalde Rafael Cervantes Padilla se declaró priista en cuanto ganó la alcaldía vistiendo los colores del PAN. Así que, ya en la óptica de que nada tiene que hacer en la contienda, Beto Muñoz seguirá buscando la forma de aparecer en los diarios sin necesidad de gastar más dinero del que ya invirtió en las igualas. Por lo mismo no le meterá ni un peso más en fotocopias a sabiendas de que la ley tiene los recovecos suficientes para que el ayuntamiento se la pase bateándolo de una ventanilla a otra hasta después del 1 de julio.

POSDATA. A propósito de la lona publicitaria que Ramón Guerrero colocó en la avenida de Ingreso a Puerto Vallarta, metros antes del crucero de Las Juntas, resulta que ésta viola dos ordenamientos. El primero es de buena fe, el acuerdo de los partidos políticos para no colocar propaganda en la zona turística de la ciudad. Ese acuerdo, por ser de buena fe, puede ser violado por El Mochilas sin hacerse acreedor a ninguna sanción. Pero resulta que la lona, en la que también se publicita Enrique Alfaro, está sostenida en un poste de teléfono, con lo cual viola la ley electoral que prohíbe a los candidatos y sus partidos utilizar el equipamiento urbano para exhibir propaganda de campaña. Pese a todo, la polémica lona ahí sigue, aunque a punto de venirse abajo por culpa del viento y lo mal amarrada que está. 

VOX POPULI. Mediante un recorrido por algunas colonias de El Pitillal, especialmente en el área de La Floresta, es posible detectar agresiones en contra de las bardas del candidato del PRI, Adrián Méndez González. De manera ostentosa muchas bardas del Archi muestran manchones de pintura negra, lo cual es una clara violación a la ley electoral. Quienes se dedican a dañar propaganda electoral debieran tener muy claro que se trata de un delito federal gravemente castigado por la ley. En Chiapas un militante del PAN fue asesinado a balazos cuando un grupo de priistas lo descubrió destruyendo propaganda del PRI, de ese tamaño es la pasión que impera en este proceso electoral, por lo tanto lo mejor que podemos hacer es respetar el derecho ajeno, como decía el Benemérito, para que la contienda termine en paz.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *