Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político; Abarca, un año Después

Perfil Político; Abarca, un año Después

Por Luis Alberto ALCARAZ

ENTRE DUDAS Y CERTEZAS. Un año después de haber asumido la dirección del Seapal Vallarta César Abarca Gutiérrez se consolida como la revelación política de la temporada. Su nombramiento, derivado de acuerdos políticos signados por Aristóteles Sandoval durante su campaña política, aunado a su amistad con personajes del círculo interno del propio gobernador como Ricardo Villanueva, generó en su momento más dudas que certezas, principalmente por dos aspectos fundamentales: su relativa juventud y su perfil profesional ajeno por completo a la naturaleza del organismo. Por fortuna el Seapal ha demostrado ser más grande que sus directores, soportando los excesos mesiánicos de un arquitecto como Eduardo Lares, la mediocridad de un profesor como Jorge Carlos García Chavira y el mediocre protagonismo de un panista como Humberto Muñoz Vargas. En los últimos 22 años el Seapal sólo tuvo una temporada de tranquilidad y eficiencia durante el tiempo en que fue su director el Ing. Javier Rojas, quien a pesar de sus nexos con influyentes panistas siempre supo mantener al organismo fuera de los vaivenes partidistas. Contrario a la mayoría de sus titulares, Rojas también logró superar la tentación de hacer del Seapal una plataforma política.

UN AÑO MUY POSITIVO. Pese a un arranque incierto en el cual se le acusó de haberse mareado en el ladrillo del poder, César Abarca logró recomponer el camino y hacer de su primer año de gestión uno de los más productivos de toda la historia del organismo, ratificando logros tradicionales como el del certificado de calidad del agua y consiguiendo nuevos como el premio a la innovación conseguido el año pasado. Convertido en el bastión del panismo local y estatal desde 1995 cuando el PAN ganó por primera vez la gubernatura de Jalisco y con ello el control del organismo, el Seapal Vallarta era un territorio minado para César Abarca, quien debió enfrentar un nutrido número de personajes panistas enquistados en la nómina de la paraestatal. Uno a uno todos fueron liquidados mediante un inteligente proceso de negociación, sin necesidad de incurrir en los excesos de Humberto Muñoz Vargas, quien incapaz de negociar con algunos trabajadores cometió la aberración de avalar la falsificación de firmas para obtener las renuncias de empleados que le eran indeseables. Finalmente César Abarca consiguió la renovación de los mandos claves sin provocar una sola demanda laboral, lo cual es un gran logro si tomamos en cuenta los costosos litigios que ha tenido que enfrentar el organismo en el pasado panista.

 

LOS NÚMEROS HABLAN. Formado en el grupo político de Gustavo González Villaseñor, César Abarca acabó de tajo con las críticas cuando propició la incorporación de todos los grupos políticos del PRI en la nómina del Seapal, demostrando que sabe partir y compartir. Al mismo tiempo tuvo el tino de ratificar la mayor parte de los convenios publicitarios que el Seapal mantenía con medios de comunicación, lo cual lo ha provisto de un blindaje mediático que lo ha librado por completo de todo tipo de críticas negativas. Pero lo anterior es quizá la parte menos presumible de la gestión de Abarca al frente del Seapal, lo más destacado es en realidad su desempeño administrativo, derivado en gran medida de su decisión de rodearse de profesionistas que conocen a fondo el desempeño de la empresa, como Mercedes Venegas que manejó atinadamente el OROMAPAS de Bahía de Banderas luego de haber trabajado en el Seapal Vallarta. También le ayudó el haber mantenido en su equipo a Manuel Acosta y otros personajes con un largo historial técnico en la dependencia. Mención aparte merece la contratación de Jorge Luis García Delgado en la Gerencia de Calificación y Catastro, quien ha respondido con eficiencia dando resultados verdaderamente históricos.

CON RUMBO Y FORMA. Para su desgracia, César Abarca recibió un organismo completamente desmantelado, con sus entrañas corroídas y a punto de colapsar. El abultado presupuesto de la paraestatal permitía a sus directores manejar una fachada de relumbrón que les ayudaba a operar sin sobresaltos, presumiendo los logros a flor de piel y ocultando los vicios bajo el subsuelo. Hoy César Abarca está obligado a conseguir durante toda su gestión 740 millones de pesos que serán destinados exclusivamente a la reparación del gran colector que en su mayor extensión está al borde del colapso. 740 millones de pesos que deberían servir para llevar más agua a las colonias populares tendrán que ser enterrados en el subsuelo para remediar el criminal abandono en el que Humberto Muñoz Vargas sumió al Seapal, pues a pesar de tener un claro diagnóstico desde el 2007 optó por minimizar el problema, rehabilitando durante toda su gestión sólo dos kilómetros de colector. César Abarca en un año consiguió superar lo hecho por El Quemadito en casi seis años, lo cual habla claramente de la capacidad profesional de cada uno. Para este año el Seapal destinará por lo menos 115 millones de pesos en la IV etapa de rehabilitación del gran colector, obra que iniciará en el centro de la ciudad después de la Semana de Pascua. Para evitar el máximo de molestias el Seapal utilizará un moderno sistema de mangas que posibilita la rehabilitación del colector sin necesidad a abrirlo en su totalidad.

POSDATA. Pese al hermetismo del propio César Abarca, las áreas jurídicas del gobierno de Jalisco avanzan en diferentes procesos penales y administrativos que involucran al regidor Humberto Muñoz Vargas, quien de manera criminal incurrió o solapó conductas que podrían costarle la cárcel a él y algunos de sus colaboradores. Tarde e temprano se harán públicos los expedientes que exhiben a Beto Muñoz como el enorme mediocre que siempre fue.

VOX POPULI. Pese a su reiterado empeño por entregar el inmueble de la Unidad Municipal Administrativa en dación de pago al Instituto de Pensiones del Estado, el alcalde Ramón Guerrero Martínez finalmente ordenó las habilitación de oficinas para la presidencia en ese edificio, motivado seguramente por la privacidad que la UMA le ofrece para despachar sin ser abordado por ciudadanos indeseables. Harto de ver por su balcón de palacio a los manifestantes, El Mochilas prefiere un ambiente más relajado para enfrentar la segunda mitad de su gobierno, y nada mejor que la UMA para despachar con comodidad y a su conveniencia.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *