Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: A un año del Mochilazo

Perfil Político: A un año del Mochilazo

Por Luis Alberto ALCARAZ

CAMBIANDO LA HISTORIA. El lunes pasado se cumplió el primer año de las sorprendentes elecciones del 1 de julio de 2012, comicios históricos porque finalmente se rompió el bipartidismo que durante toda su historia había ostentado el municipio, el cual siempre había sido gobernado por el PRI salvo los tres trienios consecutivos en que lo hizo el PAN. En su segunda época como partido gobernante el PRI acumuló un desgaste que terminó costándole la alcaldía, lo cual se debió en gran parte al desprestigio generado por los gobiernos de Javier Bravo y Salvador González Reséndiz y la mala decisión del PRI de postular a un candidato de bajo perfil como lo fue Adrián Méndez González. Gobierno desgastado y candidato de bajo perfil, una fórmula que resultó mortal para el PRI porque el ex panista Ramón Guerrero Martínez consiguió la hombrada de derrotar a PAN y PRI mediante un as que se sacó de la manga en la recta final del proceso: 25 mil Mochivales que le garantizaron el mínimo de votos para superar al PRI y colocar al Movimiento Ciudadano como el tercer partido en ser gobierno en toda la historia de Puerto Vallarta. Hoy, a un año de distancia, el panorama es desolador por donde se le vea, lo cual complica cualquier pronóstico para el 2015.

EL PARTIDO EN EL PODER. Contrario a lo ocurrido en el 2006, cuando el PRI perdió todas las posiciones en disputa y solamente consiguió la alcaldía de Puerto Vallarta, en el 2012 el PRI lo ganó todo, incluyendo la presidencia de la república, salvo la presidencia municipal de Puerto Vallarta. El impacto fue tal que el gobernador electo Aristóteles Sandoval dejó de hablarle dos meses al entonces alcalde Salvador González Reséndiz, quien junto con Rafael Yerena Zambrano fue el responsable directo de la debacle vallartense. Aunque públicamente se dijo que Yerena había sido el necio que se empeñó en imponer al Archi como candidato del PRI, en el fondo Chava González operó hábilmente para conseguir la candidatura de Adrián sin exhibirse, dejando al cetemista todo el desgaste de la operación. Y es que Puerto Vallarta ha sido la joya de la corona, la cereza del pastel, en las elecciones de Jalisco, de tal forma que para Aristóteles Sandoval perder Puerto Vallarta, su segunda casa, fue un trago muy difícil de asimilar. Por fortuna para Chava González el enojo de Aristóteles duró poco, aunque el episodio le costó a Chavita un cargo de primer nivel en el gabinete estatal, confinado a un cargo de segundo nivel que si bien le permite una enorme operación económica lo mantiene lejos de la operación política del nuevo gobierno estatal.

LOS ESPEJISMOS. Por desgracia para el priismo local, la embriaguez del triunfo estatal y federal se ha prolongado un año y ha generado una burbuja en la cual todos están convencidos de que no habrá problema alguno para que el PRI recupere la alcaldía el año entrante. Para ello sólo cuenta que el PRI es gobierno en lo estatal y lo federal, como si por ósmosis fuera a bajar el triunfo en Puerto Vallarta, pero se les olvida que el alcalde Ramón Guerrero sigue haciendo lo que mejor ha hecho desde que fue diputado local: repartir miles de toneladas de cemento y otros materiales para la construcción en las colonias populares del puerto. Carente de una base social, el grupo político que encabeza el alcalde se da a la tarea de tejer el vapor una red electoral en todas las colonias populares del municipio mediante el uso de los programas sociales, sin que el PRI ni siquiera prenda los focos de alarma. La reactivación del partido mediante la renovación de la dirigencia local se pospuso un año cuando desde Guadalajara llegó la instrucción de que Gloria Palacios se mantendrá en el cargo hasta el final de su período estatutario.

EN FAMILIA CON GUSTAVO. Pero no todo es negativo en el futuro del PRI, la buena noticia es que por primera vez en muchos años la candidatura obligadamente saldrá de un mismo grupo político, el que históricamente había encabezado Gustavo González Villaseñor. Favorito para ser el candidato del PRI a principios del año pasado, Andrés González es presumiblemente el candidato natural para el 2015, sin embargo la candidatura de Andrés representa un obstáculo para quienes están convencidos de que Puerto Vallarta es un coto de su propiedad. De manera especial Andrés González sería un problema para el grupo de Salvador González Reséndiz, el cual de manera increíble empieza a operar para proyectar al diputado federal Rafal González Reséndiz. Acostumbrados a venir de menos a más, los González Reséndiz saben que en Puerto Vallarta nada es imposible, sobre todo cuando se cuenta con el aval de dos Rafaeles. Pero no solo Rafita se perfila como un dolor de cabeza para Andrés González, sino que César Abarca sabe perfectamente que el 2015 será su mejor oportunidad para ser alcalde de Puerto Vallarta ya que será la única ocasión en que Aristóteles Sandoval decidirá quién será el candidato de Puerto Vallarta. Ante esta polarización del mismo grupo político, la mejor opción que encontrarán algunos será empujar la candidatura de unidad de Gustavo González Villaseñor, quien ya demostró que político sin suerte no es buen político.

POSDATA. En cuanto al PAN, el diputado Juan José Cuevas García marcha en solitario hacia la candidatura, aunque sin posibilidades de ganar por dos razones: es un mal candidato y el PAN está en la lona. El PAN como partido no se levantará de esta por lo menos en una década. No hay que olvidar que el éxito del PAN consistió en capitalizar el voto de castigo en contra del PRI, algo que ahora beneficia al Movimiento Ciudadano.

VOX POPULI. En lo que se refiere al PRD, el partido que representa Tito Yerena en Puerto Vallarta también está fuera de la contienda, en parte gracias al mediocre trabajo que Tito ha venido realizando como regidor de oposición. Pero el problema mayor está en que el PRD jamás ha logrado penetrar en el ánimo del electorado vallartense, aunque en julio del año pasado Andrés Manuel López Obrador derrotó a Enrique Peña Nieto en Puerto Vallarta, algo que por desgracia Tito Yerena no ha sabido capitalizar.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *