Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil: Buenos Periodistas, Malos Políticos

Perfil: Buenos Periodistas, Malos Políticos

Por Luis Alberto ALCARAZ

UN MAL EXPERIMENTO. Quienes por años nos dedicamos al periodismo terminamos convencidos de que tenemos la solución para todos los problemas del país. Como los grandes comentaristas deportivos que desde la comodidad del palco de transmisión le señalan al entrenador el esquema que debe aplicar para sacar un buen resultado, los periodistas, y especialmente los columnistas políticos, somos la neta del planeta y les decimos todos los días a los políticos lo que hacen mal y lo que hacen bien. Eso nos lleva de tiempo en tiempo a saltar del periodismo a la política, seducidos por grupos políticos que nos hablan bonito y nos convencen de que es hora de pregonar con el ejemplo. Por desgracia los abundantes ejemplos de comunicadores que han saltado a la política no son abrumadoramente exitosos. Hay casos positivos, como el del vallartense Gustavo González Villaseñor quien tras alcanzar el liderazgo de los locutores vallartenses inició una larga y exitosa carrera política que hoy lo mantiene como uno de los activos políticos del PRI más rentables en la región. Hay otros ejemplos de profesionistas de las Ciencias de la Comunicación, como el actual alcalde de Puerto Vallarta Ramón Guerrero Martínez, quien aunque cursó esa carrera en la Univa de Guadalajara en la práctica jamás ha ejercido ninguna de las ramas de la comunicación.

GOLONDRINAS QUE NO HACEN VERANOS. Todo esto viene a la mente a raíz del registro de la precandidatura de la reportera Patty Aguilar como aspirante a regidora por la demarcación de Valle Dorado en Bahía de Banderas por la vía de la alianza de facto PAN-PRD. No es la primera vez que Patty Aguilar aspira a una regiduría, la buscó en el 2008 cuando participó en la convención municipal del PAN y terminó derrotada por no haberse sumado al grupo que entonces comandaba Rafael Cervantes Padilla. Hoy de nueva cuenta busca la regiduría aunque ahora integrada al grupo del perredista Ismael Duñalds. Como periodista, primero fotógrafa y luego reportera, Patty Aguilar ha sido siempre muy combativa, como suelen serlo esos periodistas que saltan al medio sin haberse formado en un aula, de la calle directo al Bronx. La conocí muy bien cuando llegué al Vallarta Opina donde se desempeñaba como fotógrafa en 1989, aunque posteriormente seguimos caminos diferentes, ella asentada finalmente en Bahía de Banderas, donde se ha consolidado como una comunicadora valiente y combativa, aunque a menudo transitando al filo de la provocación. Como Patty Aguilar, algunos reporteros también tuvimos esa etapa en la que estábamos convencidos de que el mejor periodista era aquel que más hacía encabronar al gobernador o al alcalde. El tiempo y la experiencia nos hacen cambiar de perspectiva, aunque algunos permanecen aferrados a sus inicios.

LAS ODIOSAS COMPARACIONES. Por desgracia la gran mayoría de los periodistas somos en realidad políticos frustrados, que rumiamos nuestra impotencia mediante sesudos análisis políticos donde el mundo es compuesto con impresionante efectividad. Lo vemos hoy con el penoso caso de Jaime Castillo Copado, un joven abogado que al no tener mejores opciones laborales al llegar a Puerto Vallarta aceptó incursionar en el periodismo siendo primero reportero de sociales y posteriormente columnista. Fue su peor es nada para ganarse la vida, pero en cuanto pudo saltó a una cómoda oficina de Comunicación Social en el CUC y de ahí al grupo político de El Mochilas. Hoy, tras fracasar como director de Comunicación Social del ayuntamiento de Puerto Vallarta, Jaime Castillo cobra como jefe de Relaciones Públicas y trabaja como dirigente municipal del Movimiento Ciudadano, asumiendo actitudes que como columnista siempre reprobó. Hoy para Jaime Copado la mediocridad de los regidores del MC es mera cuestión de estilo, “son muy trabajadores peo no les gusta hablar en las sesiones de ayuntamiento”, justificó recientemente. Como analista político Jaime Castillo fue aceptable, como político es mediocre, cero a la izquierda, un vividor de los muchos que han desfilado por la escena local.

DOS MUJERES DOS. Pero los ejemplos más interesantes son los de Susana Carreño y Patricia Aguilar, dos casos que presentan grandes similitudes y paralelismos, aunque con marcadas diferencias. Las dos han demostrado una enorme combatividad por más de dos décadas ejerciendo el periodismo de denuncia, una en el micrófono y la otra en los medios impresos. Una con gran preparación académica y profesional, la otra improvisada, pero las dos con unas agallas pocas veces vistas incluso en hombres, tal vez confiadas en su condición de mujer que las salva de agresiones físicas de alta peligrosidad. Susana Carreño buscó sin éxito ser diputada federal y local por el PRD, y sólo hasta su tercer intento consiguió la regidoría por el MC. Patty apenas va en su segundo intento por ser regidora, aunque se ve complicado que logre el triunfo. En el caso de Susana Carreño, en sus primeros meses de regidora se desempeñó como si fuera la periodista de siempre, combativa y beligerante al grado de convertirse en la piedra del zapato del Mochilas, lo que le generó una total marginación de la toma de decisiones. Esto la llevó a replantear su actitud, optando por una postura de muy bajo perfil, desapareciendo por completo de la escena pública. Finalmente Carreño se hizo política y entendió que le conviene más la disciplina partidista que el lucimiento personal. La sociedad vallartense perdió a una gran periodista y ganó una política del montón. Eso podría pasar con Paty Aguilar en caso de que finalmente consiguiera ser regidora en Bahía de Banderas, porque entraría en un contexto político que la condicionaría a asumir valores y actitudes contrarias por completo a su desempeño periodístico.

POSDATA. Estos ejemplos nos demuestran que no son las personas sino los sistemas los que deben de cambiar. Cualquier ciudadano valioso que ingrese a la política por la vía de un partido terminará devaluándose y corrompiéndose porque esa es la única forma de avanzar en la política mexicana actual. La única opción son las candidaturas independientes para que estos ciudadanos lleguen al poder sin compromisos con grupos y partidos políticos, dispuestos a defender los intereses de la sociedad que los postuló.

VOX POPULI. Por eso los partidos políticos son los que más se oponen a las candidaturas independientes, imponiendo pesados requisitos para quienes aspiran a llegar a un cargo de elección popular por la vía ciudadana. El ejemplo más claro lo tenemos en estos momentos en Nayarit, donde los requisitos impuestos para ser candidato independiente son prácticamente imposibles de cubrir para un ciudadano común y corriente. Ojalá que la ley secundaria debatida ayer en el Congreso de la Unión represente un avance en la materia, aunque no hay mucho que esperar porque los partidos políticos difícilmente se harán el harakiri.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *