Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / Peña Nieto, ¡qué mal Amado Estás!

Peña Nieto, ¡qué mal Amado Estás!

Por Alfredo DON OLIVERA

Para vergüenzas no ganamos y durante la reciente visita del presidente Peña Nieto a Canadá, en la Cumbre De Líderes de América del Norte, volvió a quedar manifiesta la escasa capacidad para asesorarlo debidamente de su equipo.

Se presentan varios momentos donde la errática conducción de nuestro primer mandatario lo hace quedar mal. Y no es nuevo, porque si algo ha sido característico del ejecutivo actual, son ese conjunto de desbarradas. Simplemente a manera de algunos ejemplos recordemos:

* La desafortunada participación de la primera dama, cuando fue llevada a escena para explicar el asunto de la “Casa Blanca”

* La desatinada intervención del Secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, cuando le tocó subir a la palestra para explicar a la sociedad que “su patrón” y su esposa, no habían incurrido en ninguna corrupción en la adquisición de la mencionada “Casa Blanca”

* La absurda tontería de haber solicitado a la nación “ya darle vuelta a la página” en el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa

* La todavía aun más lamentable “verdad Histórica” de la PGR sobre los mismos sucesos de Ayotzinapa

Y menciono estos ejemplos sólo por citar algunos, porque hay demasiado en que abundar, como haber incurrido en el aventurado atrevimiento de asegurar que con su reforma energética se ponía fin a los molestos gasolinazos. Recuerdo que en mi asombro ante semejante afirmación pensé; “señor presidente o Usted no sabe de lo que habla, o yo estoy loco”. Bueno, habría preferido, haber estado loco yo.

El caso es que esa ausencia de cabeza para asesorarlo se volvió a reflejar de manera lamentable en la última visita a Canadá. Y no me voy a referir a las lastimosas pifias protocolarias en que se vio inmerso, sino a los dos mensajes que tan desacertadamente preparó para la reunión cumbre; El primero; dar a conocer su rechazo absoluto a que Andrés Manuel López Obrador pudiera llegar a ser presidente de México por populista. Y el segundo; aun peor, en búsqueda del apoyo internacional para efectuar una intervención violenta contra la disidencia magisterial en Oaxaca.

Por lo visto, habrá que recordarle a nuestro mandatario “que la ropa sucia se lava en casa” Pero lo peor, fue haber ido a ventilar en espacios internacionales un discurso ya rebasado como lo es el Populismo. Porque este término, como suele estilar la argumentación de las derechas, también fue sujeto a connotaciones orientadas a reprobar “apriori” a quienes hemos censurado al modelo neoliberal.

Ahora ¿qué es el Populismo, qué tiene de malo? Pues al respecto referiré “que se trata de una tendencia política que pretende atraerse a las clases populares” Y si el amable lector está de acuerdo, entonces, el populismo es la actitud más normal y obligada de cualquier político que aspire a obtener el apoyo de la votación, además de que también es la obligación de todo mandatario que intente armonizar a la sociedad ¿O estoy equivocado? O explíquenos Señor presidente, si fue o no el populismo, lo que le dio usted el triunfo electoral que lo sentó donde actualmente se encuentra, y si no es la falta de populismo lo que está “moviendo a México al carajo”?

Lo que realmente nuestro ejecutivo intentó, más que acusar internacionalmente demagogo a Andrés Manuel -a lo cual a nuestro actual presidente nadie le gana- fue sustentar que México es un país para los negocios y los empresarios, porque considera que el fundamento de la economía moderna es facilitar jurídicamente la acumulación de capitales en pocas manos como principio fundamental del crecimiento económico -para eso fue que se “impusieron” las Reformas Estructurales-Lo cual se opone a los “populismos” esos de andar pensando en gobiernos para el bienestar de la gente.

Pensar así, Señor Presidente, tan sólo refleja, un enorme desconocimiento de las ciencias políticas, pero sobre todo una visión distorsionada de las verdaderas necesidades del pueblo de México. Y tan tengo razón, que cito la contundente respuesta que a este respecto, le restregó Obama:

“Me preocupo por la gente pobre, que está trabajando muy fuerte y no tiene la oportunidad de avanzar. Y me preocupo por los trabajadores, que sean capaces de tener una voz colectiva en su lugar de trabajo… quiero estar seguro de que los niños están recibiendo una educación decente… y creo que tenemos que tener un sistema de impuestos que sea justo” expresó Obama. Y agregó “Supongo que eso me hace un populista” Contundente respuesta.

Pero les ruego aguardar a la próxima semana para intentar una explicación más explícita sobre el tema del Populismo, porque la segunda declaración, la referente a buscar el apoyo internacional para una eventual represión violenta en Oaxaca, es verdaderamente preocupante: Porque sea que le resulte claro o no, al gobierno federal, ya está bastante manchado de sangre.

Recordemos a los 16 civiles asesinados en Apatzingán, o a los 43 desaparecidos de Ayotzinapan y ahora a los nuevos seis muertos en Oaxaca. Pretender evadir la responsabilidad gubernamental al respecto, es burdo e insostenible y usar la fuerza represiva del estado contra quienes están afectados por sus desatinadas políticas gubernamentales, constituiría aun, un más grave error.

Y entenderlo es sencillo, simplifiquemos y sinteticemos la situación en Oaxaca:

La posición del magisterio es; solicitar un diálogo, a efecto de anular la Reforma Educativa, tan incompleta como impuesta unilateralmente, que jamás fue consensuada. Pero a cambio ofrecen la propuesta de otra Reforma Educativa, esta sí de carácter integral porque se incluyen todas las variables que deben incidir en el mejoramiento real de la educación.

Por su parte el gobierno expresa estar dispuesto al diálogo, siempre y cuando el magisterio no refute la Reforma Educativa; es decir, dialoguemos, ¡pero solo sí aceptas todo lo que yo propongo! Ahora si el magisterio no acepta semejante imposición, entonces el Estado amenaza con usar su fuerza para represiva para eliminar a los disidentes.

Si lo que digo es cierto, y claro puede constatar que sí lo es, ¿Será tan difícil entender quién tiene la razón?

En fin ¿Sabe usted lo que pasaría si finalmente se acepta la Reforma Educativa? Pues una reforma que se centra exclusivamente en las obligaciones del profesorado no mejoraría en nada la situación actual.

Pero sí se presentarían dos cambios importantes:

1. El gobierno federal arrebataría el control político del magisterio al CNTE y la corrupción se trasladaría a manos de Peña Nieto y su “sensacional” inexperto e incapaz Secretario de Educación, Aurelio “el Bodoque” Nuño Mayer

2. “Mexicanos Primero” se saldría con la suya y se aplicaría en nuestro país “la magistral” recomendación de la OCDE; privatizar la educación en México para quitarle su carácter de desarrollo integral de la personalidad humana y en cambio convertirla en un mero proceso de capacitación de mano de obra para la empresa privada.

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *