Home / Colaboradores / José María Pulido / Para Iglesia, Peor ser Chismoso que Pederasta

Para Iglesia, Peor ser Chismoso que Pederasta

Como parte de la evolución y una crisis de credibilidad, la Iglesia llevó el pecado de la pederastia a delito, donde los obispos pueden ser acusados de negligencia y no de encubrimiento.

A pesar de ello, seguirán muchos casos de pederastia sin sanción porque el aparato judicial es muy tímido para iniciar procesos contra sacerdotes y ahora se les obliga a firmar un documento para en caso de ser descubiertos se declaren insolventes y la iglesia se diga engañada.

Así lo consideró el investigador Elio Maxferrer Kan, antes de participar en el foro “Pederastia, ¿Un secreto a voces?”, realizado en el auditorio Adalberto Navarro Sánchez del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, organizado por el Centro de Estudios Religión y Sociedad, la maestría en Filosofía y el Centro Universitario Ignaciano (CUI) del ITESO.

 

“Hasta inicios del siglo XXI era más grave ser chismoso que pederasta, en concreto quienes participan del juicio por abusos sexuales deben prometer el secreto y si violan el secreto tiene lo que se llama una excomunión mayor que sólo la puede perdonar el Papa, eso genera una grave pérdida de derechos en las personas porque usted tiene derecho a exigir un juicio justo y transparente”, explicó.

A decir del investigador, “también afecta los derechos civiles de las personas porque en definitiva un creyente que hace la denuncia ante la Iglesia, si luego iba ante la justicia civil era excomulgado automáticamente por la Iglesia, entonces era una forma de incapacitar jurídicamente a las personas y crearles un problema muy grave de conciencia para un creyente”.

-¿Qué tuvo que pasar para que se diera este cambio?

-La Iglesia anteponía el prestigio a la victima, en definitiva a gente que fue abusada se le dijo ‘aguántensela, piense que si usted denuncia mucha gente perderá la fe, así es que llévese el golpe a su casa’, lo que produjo una crisis de credibilidad de la Iglesia católica y vino un escándalo.

“La Iglesia anteponía sus intereses corporativos a cambio de la víctima”, resume.

La firmeza para castigar estos delitos, señaló, “tiene que venir de la sociedad porque la institución se siente muy cómoda trasladando a los religiosos de un lado a otro, evitando el escándalo y evitando el desprestigio y evitando la crisis de los benefactores, etcétera, entonces tienen que ser los medios quienes cumplan la labor social de denunciar esa serie de cosas, de lo contrario se crea una especie de círculo vicioso”.

Maxferrer Kan, quien es profesor investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, (ENAH), con licenciatura en Etnohistoria, presidente de la Sociedad para el Estudio de las Religiones, compartió la mesa con David Coronado, investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, quien presentó adelantos de su investigación “Experiencias y cultura de la pederastia eclesiástica en el Occidente de México”.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *