Home / Colaboradores / José María Pulido / Otro Retraso en la Verificación Obligatoria

Otro Retraso en la Verificación Obligatoria

Los problemas de contaminación que vivió en días pasados el Distrito Federal hicieron que Jalisco pusiera sus barbas a remojar (aunque sin llegar a la implementación del doble «hoy no circula» que hizo «tronar» el sistema de transporte colectivo metro) con la idea de poner en operación otros tipos de medidas para no sufrir las mismas consecuencias.

El problema que no se quiere ver es que la contaminación avanza sin que la vean, las medidas obligatorias en casos de contingencia ambiental no están coordinadas y muchos desconocen que consisten en el paro de vehículos oficiales, por ejemplo.

Una de sus consecuencias es que el programa de verificación vehicular que estaba planeado y se tardó tanto para ponerse en marcha en el presente año sufrirá un retraso y estaría listo hasta el 2017, a decir de la secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruiz Mejía.

«Vamos a entrar al Congreso del Estado en una iniciativa en la política de calidad del aire que reconfigura el programa de verificación vehicular, (…) una apertura a tiempos de licitación de los centros de verificación, de los talleres acreditados, de la tecnología que van a instalarse en todo este nuevo programa y el nuevo programa de verificación vehicular con todas estas modificaciones se estaría instalando de manera formal en 2017».

Una exigencia más, a decir de Ruiz Mejía, deberán seguir las recomendaciones del Instituto Mario Molina, el Instituto Mexicano del Petróleo para que se instale tecnología de punta y de momento el programa de verificación vehicular vigente va a seguir funcionando hasta que se haga el cambio de diseño.

Para rechazar el «hoy no circula», que queda como una posibilidad lejana y a largo plazo, se parte del argumento de que los escenarios son muy diferentes para los habitantes del área metropolitana de Guadalajara y la Ciudad de México, pero las estrategias parecieran más subjetivas que concretas:

«Por ahora se realizan programas de verificación vehicular, movilidad escolar como el control de sectores altamente contaminantes, como una reforestación estratégica de la ciudad, para después entrar a otro tipo de restricciones como lo hacen otras ciudades como lo es en relación a la placa día, pero todavía esos escenarios son a largo plazo».

Además trabajan con otro de los sectores que también generan altos contaminantes como lo son las mil 500 ladrilleras que operan en el área metropolitana de Guadalajara, pero los datos duros dicen que el 97 por ciento de los contaminantes proviene del millón 900 mil vehículos que circulan diariamente y producen el 95 por ciento de la contaminación.

SIN COORDINACIÓN

Alberto Uribe, presidente municipal de Tlajomulco de Zúñiga, municipio señalado como uno de los que concentran mayor contaminación y que alcanzó niveles de precontingencia atmosférica el pasado mes por niveles superiores a 120 Imecas y que escaló hasta superar los 185 Imecas en que se llegó a la activación de la Fase 1 de Contingencia Atmosférica asegura que hay una falta de coordinación.

Según boletín publicado en su página electrónica, «lo primero que debemos hacer los gobiernos es explicarle a la gente, en qué es lo que consiste el protocolo de reacción, nadie lo sabemos, nadie en la metrópoli lo sabe, no tenemos la cultura como sí lo tiene la Ciudad de México en esta materia», dijo que en este renglón ni siquiera los funcionarios públicos y presidentes municipales son excepción… «Evidentemente ni los integrantes de los gobiernos podemos explicar cuál es cada una de las fases».

Señaló que como primera prioridad es necesario establecer con absoluta claridad el origen de la contaminación y en qué medidas, las diferentes fuentes contaminantes aportan a los incrementos de los niveles de Imecas, así sea por la presencia de incendios, la actividad industrial, el uso de automóviles u otras causas que puedan sumarse.

Uribe señaló que los funcionarios públicos no han logrado poner en su debido nivel de importancia este problema que afecta a toda la ciudadanía, incluso en la afectación directa a la salud de las personas con la presencia de enfermedades respiratorias «esto no es solamente de un solo municipio o solamente de la secretaria, esto es un llamado urgente y que podamos estar estableciendo muy claramente objetivos, líneas de acción y estrategias para estar construyendo una nueva política pública en materia de medio ambiente que actualmente no existen en Jalisco».

Por ello, señaló el boletín, «es fundamental que en conjunto con la Semadet y los municipios integrantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara se establezcan claramente acciones verdaderas sobre las responsabilidades de los 3 niveles de gobierno y que la Semadet haga un llamado de urgencia a los municipios para que se establezca una mesa que permita ejecutar acciones inmediatas» ante la situación.

El presidente municipal de Tlajomulco enfatizó en que de nada sirven los esfuerzos aislados de un municipio mientras no se tenga una política metropolitana de medio ambiente, «De nada nos sirve estar trabajando como municipio en mantener todo un orden en materia de medio ambiente si El Salto no hace lo propio, si Tlaquepaque no hace lo propio, si Guadalajara y Zapopan no hacen lo propio, ese es el problema, porque el aire no respeta fronteras, este problema es metropolitano y no se está atendiendo de manera correcta actualmente».

LA CONTAMINACIÓN LE GANA LA

CARRERA A LA VERIFICACIÓN

Desde el año pasado, el programa de verificación vehicular tenía fechas prestablecidas, pero todo hace indicar que sigue como un mero programa recaudatorio.

En entrevista con la secretaria del ramo, Magdalena Ruiz Mejía con Conciencia Pública, preveía que «en 90 días se prevé emitir la convocatoria para elegir al proveedor de equipos de verificación vehicular, cada uno implicaría una inversión de por lo menos un millón 600 mil pesos», y la Semadet espera que a mediados del año ya estén operando los verificentros.

Rechazó desde entonces que tuvieran el nombre de Jorge y el apellido de Kawagi, quien es señalado como parte de un gran negocio que así opera en el Distrito Federal, según se publicó en la edición del mes de enero.

«El programa (como está actualmente) nunca funcionó porque nunca tuvo bases técnicas que sustentaran la verificación que se veía sólo como un proceso recaudatorio más que como un proceso en el tema de control de la calidad del aire. Lo que nosotros estamos haciendo en el tema desde que iniciamos a la fecha es reconfigurar el programa», se publicó entonces.

Con la verificación vehicular, la meta de Semadet es reducir 11 por ciento la emisión de compuestos orgánicos volátiles, 15 por ciento de monóxido de carbono y 17 por ciento de óxidos de nitrógeno que arrojan los autos, pero sólo en el supuesto de que se verificara como mínimo 80 por ciento del parque vehicular del estado.

Sin embargo, las intenciones chocan con la realidad porque el año pasado se verificó solamente el 30 por ciento del parque vehicular compuesto por un millón 900 unidades.

Otro programa que ha avanzado lento para mejorar la calidad del aire es el de transporte escolar, que apenas comenzó como piloto en algunas escuelas de educación básica, pero que no ha permeado en universidades. Con este se busca desincentivar el uso del auto para viajes escolares, pues 20 por ciento del tráfico es generado por gente cuya movilidad obedece a este fin.

Esa es la meta, pero ahora todo sufrirá una reconfiguración para que entre en vigor en el 2017, porque lo único que alcanzó a hacerse fue ajustar las multas a mil 500 pesos para los automóviles que contaminan y sin derecho a la condonación, como ocurrió en los meses de octubre, noviembre y diciembre del año pasado y además con la obligación de verificar con ese mismo sistema sin bases técnicas.

Mientras tanto, los números de la contaminación crecen, según la misma edición de Conciencia Pública, en la zona metropolitana de Guadalajara hay 550 muertes asociadas al tema de mala calidad del aire, según el último reporte del Instituto Nacional de Ecología, y solamente por transporte público en el 2014 se tuvieron 53 personas, mientras que por alcohol murieron 157 personas.

De acuerdo a los reportes de calidad del aire de Semadet, en el 2015 solo se registra que hubo cuatro contingencias Fase Uno, y 16 precontingencias, cifras que contrastan con las que se encuentran en poder de la investigadora Valentina Davydova Belitskaya, de la Universidad de Guadalajara, quien de acuerdo a sus estudios de los 365 días del año, 270 cuentan con aire de mala calidad para el consumo humano, es decir, que 73 por ciento de los días hay una concentración de contaminantes atmosféricos perjudiciales para la salud.

Los datos fueron publicados por el diario NTR en la presente semana, y además los contrasta con los que acepta la Semadet, que «solamente reconocen que 30 por ciento de los días del año el aire de la ciudad rebasa la concentración de contaminantes atmosféricos establecidos por las normas oficiales mexicanas que marcan la pauta del material particulado de 10 y 2.5 micras (PM10 y PM 2.5), y el ozono troposférico (O3)».

El Diario cita también «un estudio que realizó el año pasado una agencia japonesa que indagó la relación entre las enfermedades cardiovasculares y pulmonares con la exposición a la mala calidad del aire y que el gobierno del estado reconoció», mismo que arroja que cada año mueren 650 personas de manera prematura debido a la contaminación.

El hecho de que en el año haya 270 días con mala calidad del aire, como indica Valentina Davyidova, especialista en meteorología aplicada, contaminación atmosférica y transporte de contaminantes, «no significa que la Semadet haya ocultado precontingencias atmosféricas, sino que la contaminación está presente en cantidades ya perjudiciales para la salud, pero que son toleradas por la legislación estatal y nacional, las cuales son más laxas que los estándares que ya afectan a la salud humana».

De acuerdo al estudio de la investigadora adscrita al Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, «42 por ciento de las muertes por neumonía en la zona conurbada está directamente relacionado con la mala calidad del aire de la ciudad, específicamente por los altos niveles de ozono, que se forma por la reacción de los contaminantes de los automóviles al entrar en contacto con la luz solar.

«Además, especificó que en 49 por ciento de los decesos en la ciudad por enfermedades cardiovasculares tuvo un papel activo la constante exposición a material particulado de 10 micras, que se produce por la combustión también de los autos, incendios, polvos y otras fuentes. Éstos fueron los resultados de una investigación que a la especialista de origen ruso le demoró 15 años», cita el Diario NTR en su edición del viernes 09 de marzo.

«La exposición crónica (a la mala calidad del aire) lo que hace es debilitar nuestro sistema inmunológico, puede producir diferentes achaques, debilitar funcionamiento pulmonar porque el ozono es un químico muy activo, por lo tanto cuando uno se enferma por la gripa o cualquier cosa en días con niveles de ozono altos, estas enfermedades pueden agravarse y cualquier gripa o influenza puede traducirse en neumonía», explicó Davydova.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *