Home / Colaboradores / Mónica Ortiz / Nuevo Rector, al César lo que es del César

Nuevo Rector, al César lo que es del César

¿Cuál es el primer principio político? La educación.
¿Cuál es el segundo? La educación. ¿Y el tercero? La educación

Jules Michelet

Por Mónica ORTIZ

La Universidad de Guadalajara es la institución pública número uno en Jalisco. Genera no sólo la mayor cantidad de profesionistas sino también brinda educación media y media superior a la población en Jalisco. Hablando de lo básico es, pues, como bien se menciona: la Máxima Casa de Estudios.

Con un gobierno autónomo que recae en el Consejo General Universitario (CCU), integrado por consejeros elegidos de todos los sectores que involucran la vida y política universitaria, fue votado un nuevo rector de entre 4 aspirantes y tocará el turno al economista Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, quien asumirá el cargo el primero de abril.

Sin embargo, en la prensa política local no se deja de especular, como es ya costumbre, con las elecciones y las posiciones de poder en el estado. Tal vez porque en esta ocasión fue precisamente un hombre de política tanto universitaria como estatal y nacional el que fungirá como Rector para el periodo 2013-2019.

Fue regidor en el Gobierno Municipal de Guadalajara, diputado federal por Jalisco en dos ocasiones. Dentro de la Universidad de Guadalajara, entre los más transcendentes están el de director de Comunicación Social, Coordinador General de Extensión Universitaria, Director del Sistema de Educación Media Superior, Rector del Centro Universitario de Ciencias Económico-Administrativas y Vicerrector Ejecutivo.

Pero ni tan amplio curriculum, tanto al exterior como al interior de la Universidad de Guadalajara y considerable experiencia, impide evaluar y criticar ¿Cómo llegó? ¿Por qué ganó? ¿Qué papel jugará en la política Jalisciense y la universitaria?

Es natural que las figuras de rector se evalúen políticamente para determinar lo substanciales que serían sus posturas en asuntos de gobierno estatal y nacional, sin ser no más que simples aportes a las políticas públicas de la entidad.

Y es que son tiempos en los que los cuadros políticos de las Universidades públicas pierden considerablemente mayoría porque ya no encabezan la clase política de elite de quienes nos gobiernan (como concurría hace dos décadas cuando era casi requisito natural para pertenecer a la política egresar de universidades como la UNAM o UDG, en el caso del ámbito nacional y estatal) y hoy los gobernantes ya también emergen de instituciones privadas donde se forman cuadros políticos de amplia trascendencia (tan es así que nuestros últimos tres presidentes de la republica provienen de instituciones privadas).

En Jalisco, la mayor competencia que tiene la Universidad de Guadalajara en la formación de elite política es sin lugar a duda el ITESO, hasta el momento; los tiempos cambian, las prioridades crecen en educación y política y cada vez es más amplia la necesidad de profesionales con preparación de calidad y excelencia, acorde con el avance competitivo que requieren los profesionistas.

Más allá de si el nuevo rector se permitirá un trato cordial con el entrante gobierno en cuestión de presupuestos, si es o no impuesto por algún grupo dentro de la universidad, si es continuidad o punto y seguido de una línea política o partido social, lo más importante debe ser el interior de la Universidad: su calidad educativa, su desarrollo Institucional, la mejora de condiciones laborales a sus académicos y más aun de sus administrativos, así como evaluarse al interior, no al exterior, que sólo implica imagen pública.

Los rectores de universidades públicas y privadas tienen un objetivo claro, preciso, imperante: la calidad de sus cátedras, servicios académicos, personal, egresados que debe dar en conjunto y como resultado excelencia en todos los aspectos de la vida universitaria.

Aunque no se duda de la calidad formadora de profesionistas o del servicio de brindar en educación media y superior a Jalisco, debe hacerse notar que no es más importante la figura de Rector que la de la misma universidad.

En política, los gobernados sabemos crecer figuras, crear hombres de poder, rendir tributos pero no mantenemos la prioridad de su coto de poder, no encausamos su ejercicio a donde debe ser y estar, entregamos sin límites, nos hacemos de nuestros propios dioses de poderío para después, a base de crítica y periodicazos, tratar de guardarlos en el closet porque su amplio imperio nos asusta.

Por eso es mejor darle al César solo lo que es del César.

Check Also

Tiempos Fatales Para la Transparencia

Por Mónica ORTIZ Dentro del ciclo de vida jurídica elemental de la Transparencia en el …

Más de la Misma Función

Los funcionarios son los empleados que el ciudadanpaga para ser la víctima de su insolente …

Caos Urbano

La recompensa de una buena acción es el haberla hechoSéneca Por Mónica ORTIZ Planes y …

Transparencia Fiscal, un Orgulloso Logro

Por Mónica ORTIZ De los logros en materia gubernamental, aquellos que debemos reconocer y destacar …

A Chaleco Para los Motociclistas

Por Mónica ORTIZ Está causando polémica social el uso del chaleco reflejante con el número …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *