Home / Colaboradores / Octavio Gaspar / Nuestro Dinero y el Trabajo Sucio del Poder

Nuestro Dinero y el Trabajo Sucio del Poder

Por Octavio GASPAR

 Cuando el país estaba bajo “la dictadura perfecta”, el innombrable tronó a su tocayo Carlos Jonguitud Barrios como presidente nacional de “Vanguardia Revolucionaria”, como “asesor permanente” y como  “líder vitalicio” del sindicato magisterial.  

Carlos Jonguitud no había tenido suficiente energía al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) para meter en cintura a la disidencia magisterial.

  ¡Pobre hombre!  Salinas lo despojó de todo (o de casi todo, porque creo que logró conservar para sí el título de “Maestro Jedi” que en sus sueños le otorgó el Maestro Yoda). 

 ¡Pues también qué máistros tan revoltosos, oiga! ¡Taban haciendo irigote nomás porque desde el sexenio de Miguel de la Madrid se había estado reduciendo el presupuesto para la educación (iba a esas alturas en un 40% menos) y sus sueldos estaban ya un 50% por debajo del promedio del sueldo del resto de los trabajadores federales!

Un 50% por debajo es un decir, porque los protestones maestros calculaban en ese tiempo que, dadas las crisis inflacionarias, un aumento del 100% apenas iba a ser suficiente para que ellos recuperaran un poco su poder adquisitivo, tomando en cuenta los precios prohibitivos en la canasta básica y lo alto que estaban las rentas, por ejemplo. 

 Muchos se alegraron de que el que parecía que iba a ser el Fidel Velázquez de la Educación por fin cayera (había subido al poder desde tiempos de Luis Echeverría) y comenzaron a alimentar la esperanza de que por fin este sindicato de maestros se democratizaría. Pero no. La maestra chiapaneca por la que Jonguitud tanto movió tierra y cielo para que tuviera una ascensión meteórica en el sindicato, fue la que conspiró junto con sus derrocadores y asumió finalmente el puesto de secretaria general del SNTE.

 Afirman los miembros de la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, sindicato antigordillista e independiente)  que la carrera política de Elba Esther se catapultó desde el lecho que ella compartía con Jonguitud, hasta alcanzar la dirigencia del SNTE en el Estado de México, y que se consolidó, a partir de ahí, cuando ella mandó matar a Misael Núñez Acosta. Ella lo niega categóricamente, así que ¡Vaya usté a saber! 

 

 

 

 Por un lado Salinas trabajó muy fuerte en su sexenio para promover tanto leyes como acciones económicas y políticas que desmantelaran los sindicatos, y por otro protegió celosamente a los monstruosos sindicatos como PEMEX, CROC y SNTE. 

 La razón: son una mina de votos cautivos. Son el “voto duro” para el partido que pueda adueñarse de ellos. 

 Tan sólo el SNTE tiene 1 millón 400 mil agremiados. Ostenta con ello ser el sindicato más grande de toda América Latina.  Y si usted es candidato a presidente de la república, ¡imagínese tener 1.4 millones de votos de un solo trancazo!, ¡eso definitivamente pesa!

 Sólo hay que engatusar a los ciudadanos con eso de que “la política es un asco”, promover el abstencionismo o el voto nulo y, ‘¡voilá!’ El sindicato monstruo hará su maravilloso trabajo. 

 Pero también estos sindicatos resultan un barril sin fondo a donde van a parar sus impuestos y los mios que, desgraciadamente gracias al sistema, son el combustible para que se mantenga funcionando esa enorme y oxidada máquina que por arriba sostiene a la clase política en un nivel de vida de lujos obscenos y por abajo aplasta y exprime al resto de los habitantes (siempre y cuando no sean extranjeros ¿verdad don Carlos Slim?).

  Vea usted el dispendio de dinero: Una vez rescatado el SNTE para Elba Esther, el gobierno federal le inyectó una transfusión inicial de 490 millones de pesos. La maestra ofreció entonces terrenos y casas a todos sus agremiados, para calmar los ánimos.

  Como la estrategia comenzó a funcionar contra la disidencia, el gobierno de Salinas depositó otros 81 mil quinientos millones de pesos para invertir en fideicomisos relacionados con viviendas para los agremiados de este sindicato.  Los maestros dejaron entonces los plantones y las protestas y se fueron corriendo a estrenar su departamentito… 

 Se calcula que lo largo de ese sexenio el SNTE recibió por lo menos otros 10,820 millones de pesos más para remachar el clavo del redil aún de los más alebrestados, subsidiando ahora grandes almacenes y farmacias (los del ISSSTE), sus congresos, sus seminarios y todos sus eventos sindicales.  

En el año de Hidalgo del sexenio salinista, Francisco Arreola Urbina (papá de Mónica Arreola, ahora flamante secretaria general del PANAL), recibió línea de la Gordillo para destruir o alterar todo documento que pudiera dar alguna pista pública acerca de las finanzas del sindicato.

  Es mucho dinero ajeno gastado en intereses personales de un grupo político. Los ciudadanos conscientes podrían molestarse por el destino que tienen sus impuestos y hundirla en el fondo de una cárcel ¿No cree usted?  Muchos se alegraron de que Vicente Fox, resplandeciente jinete a bordo del corcel llamado “quesque voto de castigo”, llegara a Los Pinos. 

 Pensaron que la Maestra chiapaneca, la Jonguitud Barrios del SNTE, y todo ese cenagal de trafique de influencias que el antiguo PRI no solamente toleró sino promovió por propia conveniencia, se iban a convertir en cosa del pasado.

  Pero no.

  El flamante candidato de las manos limpias se las escupió y las hundió hasta los codos en esa misma cloaca para sacar de ella votos (‘haiga sido como haiga sido’) y ¡láaaaassstimaaaaa Margariiiito!  Nuestros impuestos siguen aún desperdiciándose, como en tiempos de Salinas, en vender y comprar influencias para poner presidentes en la silla.

 ¿Gobierno del cambio…?.  Un par de preguntas señor Juez:  ¿Que el cártel de la Gordillo no es una organización delictiva?, ¿o “el crimen organizado” se dedicará deveras exclusivamente a vender droga y a secuestrar gente? 

 La misma oxidada aplanadora con una élite arriba y remoliendo a las masas por abajo sigue intacta, funcionando.  El PRI se la arrendó barata al PAN para que dejara de hacer berrinche y se diera gusto manejándola por un par de sexenios que, por cierto, ¡están por acabarse!

Las historias ficticias tienen un final. 

Esta historia, como es real, continuará…

 

Check Also

La Mujer Leopardo

Octavio GASPAR Punto de RetornoEscúchanos todos los viernes a las 4 p.m. por www.radiomorir.com Cuando …

Otra Ofensa más a la Inteligencia

Por Octavio GASPAR El 26 de agosto de 1988 Ernesto Zedillo inició la Cruzada Nacional …

Historia de Indolencia y Demagogia

Por Octavio GASPAR El 17 de diciembre de 2013, agricultores de la Ciénega de Jalisco …

¿Dictaduras “Benévolas” o Democracia?

Por Octavio GASPAR Escribía el filósofo Platón en su obra ’’La República’’ que la Democracia …

Servicio Público, Peras al Olmo

Por Octavio GASPAR Existen diferentes maneras de ejercer la administración pública. La actividad de gobernar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *