Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / No Habrá Denuncia Penal: Dávalos

No Habrá Denuncia Penal: Dávalos

Luis Alberto ALCARAZ

Ya quedó muy claro que el alcalde Arturo Dávalos es un hombre de resultados. En 15 minutos resolvió un expediente que por más de dos años le causó un enorme desprestigio al ex alcalde Ramón Guerrero Martínez.

Se trata del polémico asunto del sistema de riego automático de la Av. de Ingreso por el cual el ayuntamiento encabezado por El Mochilas pagó 11 millones de pesos sin que nunca entrara en operaciones. La obra estaba llamada a ser una de las más importantes de la pasada administración y terminó siendo un auténtico Waterloo.

Era tan importante esa obra que El Mochilas la destacó en su primer informe de gobierno, asentado ahí que había costado 11 millones de pesos. Sin embargo su trienio se acabó y los vallartenses siguieron viendo con estupor y burla la forma en que todos los días se utilizaban pipas para regar las áreas verdes de la Av. de Ingreso.

El fuerte reclamo de la opinión pública ante la certeza de un fraude descomunal no sirvió para que durante la campaña pasada alguien en el municipio aportara información contundente en torno al monto y responsables de ese fraude, lo que animó a algunas personas a presentar una denuncia penal ante la Fiscalía Regional por los fraudes que pudieran haber sido cometidos.

Tuvo que ser el propio Arturo Dávalos, ante la presión de algunos regidores de oposición, quien saliera a dar la cara y ordenara una investigación al respecto. Pero mucho antes de que los encargados de realizar la investigación emitieran sus conclusiones el propio alcalde advirtió que no habrá denuncias penales porque no hay delito que perseguir.

Ahora resulta que estuvimos viviendo dos años en el error, porque el presunto fraude de 11 millones de pesos nunca existió. Lo que sí hubo fue un par de constructoras incumplidas a las que no se les pagó la obra correspondiente porque nunca cumplieron con lo ofrecido.

Gracias a eso, asegura Arturo Dávalos, la obra de riego automático solamente costó cinco millones de pesos, mismos que fueron pagados a las dos constructoras que se encargaron de construir los dos tramos ubicados entre Las juntas y la Zona Naval, obras que fueron entregadas en tiempo y forma por lo cual está justificado el pago.

Los responsables de las otras etapas, ubicadas entre la Zona Naval y la unidad deportiva municipal, simplemente nunca cumplieron con sus respectivos contratos y por lo mismo nunca se les pagó el trabajo realizado.

De esta forma, de un simple plumazo, el presidente municipal resuelve el misterio y decreta que no hay delito qué perseguir, aunque el grueso de la sociedad vallartense tenga la sospecha de que no se le está diciendo la verdad, primero porque jamás se vieron en funcionamiento los dos tramos de la obra en mención.

Cabe la posibilidad de que los contratistas hayan montado su circo para mostrar funcionando los aspersores con la finalidad de que el municipio les recibiera la obra y les pagara el finiquito, sin embargo para eso existen fianzas de garantía y tiempos claramente establecidos para comprobar que la obra cumple a cabalidad con la calidad prometida.

Según el alcalde los dos tramos pagados a razón de 5 millones de pesos sí funcionaron correctamente, y si hoy están inservibles es por causas atribuibles al propio gobierno municipal que no supo operarlo correctamente o no se le dio el mantenimiento adecuado.

Es una pena que Arturo Dávalos se niegue a ordenar una investigación a fondo, porque si lo hiciera se daría cuenta que la obra no funciona porque está mal hecha. Si los aspersores y las tuberías están rotas es porque fueron colocados casi sobre la superficie en lugar de ser enterradas a la profundidad requerida para evitar ser dañadas por el tráfico peatonal.

Pero no es extraña la actitud del señor presidente, por el contrario, es congruente con su postura de proteger todas las pillerías cometidas por El Mochilas, quien no se equivocó al elegir al Cepillo para que le cuidara las espaldas una vez que dejara la presidencia municipal.

Para el gobierno encabezado por Arturo Dávalos ya no hay delito que perseguir en el asunto del riego automático de la avenida de Ingreso. Para miles de ciudadanos queda claro que se sigue encubriendo a los autores de un escandaloso fraude de 11 millones de pesos cometido por funcionarios de la pasada administración, administración de la cual Arturo Dávalos fue personaje de primer nivel.

Pero que no cunda el pánico, el propio alcalde ya anunció que está trabajando con la iniciativa privada un proyecto ejecutivo para dotar, ahora sí, de un moderno sistema de riego automático de la Av. de Ingreso. ¿No será mejor que sigan regando las palmeras con el tradicional sistema de pipas?

Con el robo de los primeros 11 millones de pesos es más que suficiente, mejor le seguimos con las pipas, es más barato y hasta folclórico.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *