Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Ni en Lituania Habrá Corridas de Todos

Ni en Lituania Habrá Corridas de Todos

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Pues con la novedad de que en Zapopan el gaznápiro regidor Gerardo Rodríguez, que no sé a qué partido pertenece, está decidido a iniciar un reglamento que prohíba en el municipio de Zapopan las corridas de toros, que por lo demás yo nunca he sabido que en tan ex maicero y hoy muy casero municipio haya plaza de toros, desde luego que queriendo se puede torear en el campo o con pequeñas adecuaciones se podrían celebrar festejos en la Juan Pablo II o incluso en el patio del H. Ayuntamiento; históricamente existió por ahí la ganadería de Santa Lucía de la familia Zaragoza y la de Paco Torre, actualmente de Pablo Moreno, quien ha dado gran impulso a la fiesta y debe haber un par de cortijos privados donde puedan celebrarse corridas y como precedentes ha habido toreros de esa tierra: los Martínez. Pero digamos que no es una tierra que pueda significarse particularmente por ser especialmente taurina.

Lo interesante es analizar cuáles son las razones que inducen al mencionado edil para promover la prohibición, sin desconocer que a mí me chocan las prohibiciones y sobre todo si vienen del Gobierno y reconociendo el derecho absoluto del funcionario a que no le gusten las corridas de toros, entonces veamos las siguientes posibilidades:

1.- Que el regidor pertenezca a algún grupo separatista y a semejanza de las autoridades de Barcelona no quiera apoyar una fiesta española ajena a las afinidades catalanas de las mismas o tal vez pretenda formar una Zapopan Ta Askatasuna, ZTA, que concordando con Sabino Arana le parezca feminoide el vestido de torear y pretenda combatirlo.

2.- No creo que la acción edilicia sea por proteger al toro de un sufrimiento innecesario, porque de serlo sería una protección incongruente o cuando menos muy selectiva ya que, que se sepa sería el único animal al que él pretende proteger; puesto que yo sepa aún se permiten en ese municipio las salvajes fumigaciones que exterminan la fauna que vive entre los maizales, rompiendo con ello el ciclo ecológico. Permite la venta de raquetas que acribillan moscas y moscos, casi estimula que los perros sean cosificados y sin ninguna explicación sean sacados a pasear por sus “amos” amarrados, como bestias, por los homínidos que simplemente somos otra especie animal, que abusa de su poder sobre los canes, mutilando a éstos, cortándoles en muchas ocasiones las orejas y rabo. Qué decir de las torturas a que se somete a los roedores con inhumanos venenos y con ratoneras de crueldad infinita. Por eso dudo que esta sea la causa, ya que si esta fuera, cesaría entre otras la tortura mítica del zoológico municipal y no se permitirían fraccionamientos que aniquilan el hábitat animal y la vegetación natural.

3.- Tal vez el edil no tenga ni quien le haga caso y considere que con una acción semejante consiga algún seguidor, lo cual es entendible ya que ser político sin que nadie te mire ni te escuche es uno de los actos más crueles que pueden concebirse.

Los toros y la vida en general no necesitan leyes que prohíban ni alienten su celebración, por tanto, naturalmente puedo afirmar que sin leyes que lo prohíban jamás habrá toros en Lituania, Estonia, Chechenia ni en muchísimos países y en Zapopan no existen muchas posibilidades de toreo. Este festejo ha sobrevivido a cientos de prohibiciones y sugiero que el regidor se atenga a las obligaciones que la Constitución le impone.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *