Muros y Puentes

Transformaciones de una pre adolescente contemporánea

Por Raúl CABALLERO (director editorial de La Estrella en Casa y La Estrella Digital en Dallas-Fort Worth)

 Valentina se aproxima a sus trece volando, poco más de dos meses y los cumple. Así pensamos que pasa la vida a su edad aunque lo cierto es que el tiempo va con la delectación que nosotros deseamos imprimirle.

 Pero Vale vista desde mi perspectiva me parece que vuela.

 Sus etapas, sus hábitos, sus posturas evolucionan. Pasa de su segundo a su tercer año de secundaria con el mismo entusiasmo. Acaso con una casi imperceptible curva en sus gustos. Cuando entró a segundo con placer compraba ropa diseñada por Selena Gómez, la cantante con la que se identificaba plenamente desde los diez u once, puros pantalones de mezclilla y blusas extravagantes. Este año eligió principalmente vestiditos más bien discretos y con diversos diseños.

 A ver, para ponerlo con más perspectiva transcribiré su viejo mensaje en la grabadora de su teléfono, 

la vez que lo escuché lo guardé “para el futuro”. Hace unos meses apenas, en una de esas que le llamé a su celular, escuché esto: “Hi this is Valentina. I can’t get to the phone right now. It’s probably because I’m out taking my unicorn to Alaska or training my dragon. Leave a message”. Confieso que me metió en su imaginación pues le dejé el mensaje de un padre fresa en el mundo mágico, algo así como “pues si andas en Alaska espero que vayas bien abrigada y si paseas con tu dragón cuida que no vaya a chamuscar a nadie”. Unas semanas después —tal vez deba decir unos días o unas horas— cambió su grabación, un día quise escucharla de nuevo y ya no era la misma, la cambió por una concisa y práctica; no dejó de causarme una cierta sorpresa que dejara atrás, como si nada, la ocurrencia fantástica que yo de inmediato extrañé. Sus doce van en una montaña rusa.

 El otro día de buenas a primeras, lo que yo pensaba se prolongaría indefinidamente, lo soltó de la noche a la mañana. De pronto le anunció a su madre: “Voy a quitar los pósters de Justin” y sin más, según supe (y enseguida acudí a su cuarto a constatarlo) desprendió los doce pósters del cantante Justin Bieber que tenía en la pared principal de su habitación. Justin llegó a su vida en algún momento de segundo año de secundaria, creo que cuando apareció la película Justin Bieber: Never say Never… fue una intensa relación de locura doceañera, y así como llegó inesperadamente salió.

 Con todo, el signo que en su vida marca sus doce tiene que ver con algo que nos causó alegría hace unas cuantas semanas y a ella la precipitó de lleno —no sin un cierto orgullo— a la adolescencia: ocurrió su primera menstruación. Le bajó la regla, para lo cual ya estaba preparada sin ideas preconcebidas (en su momento la abuela llenó de pasmo a su madre). “Dímelo a mí”, me dirán algunas lectoras.

 Pues a Vale le llegó y lo vivió sin sobresaltos. Eso que en muchas partes del mundo sigue siendo algo que se esconde, con ella lo celebramos, y cómo no si es la señal de su fecundidad, de su capacidad de dar vida.

 Ese día nos fuimos al cine los tres juntos (vimos una PG-13 por cierto).

Raúl Caballero es director editorial de La Estrella en Casa y La Estrella Digital en Dallas-Fort Worth, Texas. Para comentarios: rcaballero@diariolaestrella.com.

Check Also

Muros y Puentes: Lo que Sigue

Por Raúl CABALLERO GARCÍA Lo tenaz refuerza lo obstinado en este momento en que apremia …

Muros y Puentes

El Mercury del Chimy en un zeppelinPor Raúl CABALLERO GARCÍA “El pájaro rompe el cascarón… …

Muros y Puentes: Nuestra Apuesta

Por Raúl CABALLERO GARCÍA Ahora se da en California. Hablo del fenómeno pocas veces visto …

Muros y Puentes

Daniel Berrigan, Apóstol de la No Violencia Por Raúl CABALLERO GARCIA “Escuchando NPR supe de …

Muros y Puentes

¡La Janis, la Janis y apaguen esa pinche luz!Por Raúl CABALLERO GARCIA Hace unos días …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *