Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Murió “El Chololo”

Murió “El Chololo”

La semana pasada tuvimos la pérdida de un amigo don Javier Torres Ruiz, cariñosamente llamado “El Chololo”, apodo que le resultó por su padre el Coronel Isidoro Torres de quien aprendió de la misma forma el negocio de la birria, pero no crea usted que le heredó el negocio, aunque,yo creo que las bases de elaboración del producto.

Según me contó alguna vez el negocio paterno estaba situado en la Puerta del Sol, o sea en el nudo de calles que se dan entre la Calzada, Javier Mina, Pedro Moreno, que aunque existe ya no es un sitio alimenticio. Nuestro amigo puso su negocio en el camellón del camino a San Pedro, justo donde estaba un sitio donde había un centro de peleas de gallos, que sin tener la certeza creo que se llamaba la “Tapatía” después y no sin mucho trabajos fundó las sucursales de las Juntas y después la del aeropuerto, la cual sólo hay que mirarla para saber que es un éxito comercial y económico, un restaurante de asistencia tumultuaria, cientos de personas, no exagero comiéndose una deliciosa birria que uno de mis nietos dice es la mejor de este planeta y varios planetas cercano a lo que yo agregaría unos frijoles monumentales acompañando los alimentos, pero con su muerte no sólo vamos a extrañar su toque personal- aunque si todos aquellos platos que cocinaba para grupos que teníamos la suerte de ser sus amigos y que frecuentemente gozábamos de estos comilitonas, de alguna manera los negocios son sólidos y, entre otros, Fidel su hermano lleva años en el negocio y creo que otros hermanos tienen negocios similares en el extranjero pero de todos modos se le extrañará.

Pero independientemente de lo alimenticio, que válgame si es importante, la concurrencia a la misa demostraba otro aspecto innegable de la vida del fallecido Chololo y es que era un fiel amigo de sus amigos, todos durante la ceremonia recordamos más de un evento en la vida del fallecido en que demostró su fidelidad a sus creencias tanto en las religiosas como en las políticas, y en las personales, no era por cierto Javier persona que fingiera sus afectos, con él sabía la gente que esperar he llegado a pensar y otros amigos coinciden conmigo era definirlo como un magnifico barbaján.

Había en la misa funeral grupos de clérigos, frailes y curas, además diversos grupos de monjas incluso para nadie es desconocido que entre otros muchos el fallecido tenía amistad con el Señor Cardenal Emérito don Juan Sandoval, que creo en este día acompañaba en Ciudad Juárez al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica; y así como menciono a los miembros de la clerecía podíamos decir que todas las clases sociales pasaron lista de presente en el sepelio de un hombre bueno que supo ser amigo de sus amigos, funcionario público y empresario restaurantero, que sin perder un ápice de su sencillez fue ejemplo para quienes tuvimos el honor de su trato.

Descanse en paz.

@carlosmorsa

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *