Home / Colaboradores / José María Pulido / Mujeres en la Arena Política de Jalisco

Mujeres en la Arena Política de Jalisco

No hay ninguna duda de que las mujeres participan en la política, pero las grandes organizaciones que tienen poder y popularidad continúan siendo dominadas por los hombres, sólo por ser hombres, a pesar de que el llamado sexo débil representa el 51 por ciento del padrón electoral.

“Las mujeres hemos tenido que lograrlo a través de las cuotas y estamos aún en el proceso de conquistar la arena política”, dice la investigadora Ángeles González Ramírez, especialista en temas de género y quien revisa los principales obstáculos para la participación de la mujer, mismos que van desde la falta de apoyo ciudadano o el carácter de recién llegadas hasta la exigencia de excepcionalidad.

Cuando las mujeres se hacen más presentes en la participación política, su principal lucha es la cultura y los prejuicios “de ponerlas o colocarlas en la posición tradicional, ¿cuál es? Una de dos: O accedes a un puesto político por méritos propios o accedes por la parte de la práctica sexual con el líder político”.

Históricamente, agrega la académica del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), “son utilizadas para toda la parte de la campaña o para el trabajo sucio pero luego no se les da ese mismo lugar para la participación política, de acuerdo a lo que nos platican las mujeres en espacios políticos, del trato que se les ha dado”.

Esos obstáculos, sin embargo, han sido superados por un grupo de mujeres, que pueden considerarse “empoderadas” en la actual administración y que la misma investigadora diferencia entre “caras que se ven nuevas, que la sociedad las considera recién llegadas y gente con historia en su participación política”.

En esa lista, que no es limitativa, pueden mencionarse a personajes como las secretarias en el gabinete de Gobierno estatal: Myriam Vachez, Magdalena Ruiz Mejía o la directora del Instituto de las Mujeres, Marina Fernández.

Con cargos de elección popular estarían la senadora por el PRI Verónica Martínez, la presidenta de la actual legislatura local, Gabriela Andalón; las diputadas federales Rocío Corona Nakamura y Claudia Delgadillo; la diputada local, Celia Fausto y la ex regidora Teresa López.

En cargos de designación bien podría ubicarse a la fiscal de Reinserción Social, Maricela Gómez Cobos, la titular del Programa “Salvando Vidas”, Ana Laura Chávez y a la nueva directora del Transporte Público de la Secretaría de Movilidad, Edith Rivera.

En cargos de elección indirecta, ya sea por instancias como el Congreso del Estado a algún partido político destacarían la presidenta del Instituto de Transparencia, Cynthia Cantero; la magistrada de la Quinta Sala del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, Magda Arcelia García Cázares, así como a la secretaria General del PRI estatal, Ángeles Arredondo.

Son las mujeres que han superado los prejuicios y “están a contracorriente de esa cultura,” a decir de Ángeles González, quien explica que otro factor que limita “el ascenso de las mujeres en la escala de participación política es porque los hombres, al igual que los partidos políticos ven que el ascenso de las mujeres es quitar espacios de poder a los hombres”.

P. ¿Le ayudará la modificación de la ley que obliga a la paridad de género en los cargos de elección popular?

R. Cuando las feministas y las mujeres de los partidos políticos planteamos las cuotas de participación como una acción positiva, lo que se buscaba es justo que, por medio de esa cuota, más mujeres tuvieran acceso a la política. ¿Qué es esto? Es una estrategia que se ha utilizado por los países democráticos para hacer un poco más fácil el equilibrio en la desigualdad entre hombres y mujeres.

Ángeles González ejemplifica con Estados Unidos, “donde se utilizaron las cuotas para compensar todos los años de racismo y discriminación que tenía para hacer llegar de forma más rápida a personas de raza negra”.

En el caso de México, se plantea como una acción afirmativa para que las mujeres lleguen a la política porque todas las condiciones que nos narran las mujeres que tiene que ver con el ascenso en la política, si ellas no están en la parte sexual, sí se les pide la parte del reconocimiento de méritos”.

Contrario a esa percepción, a las mujeres se les pide que aporten para sus campañas, “pero muchas de estas mujeres son mujeres que están en la política y ven a la política como un compromiso, y no tienen recursos económicos. Ellas se dedican a la política pero también para obtener un sueldo de ahí más que una inversión”.

P. ¿Podrán los partidos políticos cumplir con esa cuota de género?

R. Los partidos políticos sí tienen mujeres, pero qué pasa con ellas, son utilizadas para toda la parte de la campaña y para el trabajo sucio pero luego no se les da ese mismo lugar para la participación política, eso ha sido históricamente de acuerdo a lo que nos platican las mujeres en espacios políticos, el trato que se les ha dado. Son buscadas para generar la campaña, para hacer el trabajo en la calle, con otras mujeres en la colonia pero a la hora que piden espacios también para ser candidatas y ser votadas por la ciudadanía, se les coloca en esa posición de invertir recursos, hacer méritos políticos, se les ponen una serie de barreras dentro de la cultura de los partidos políticos, lo que no quieren las cuotas, quienes quieren evitar esas barreras y decirles que entre sus afiliados y afiliadas tiene el mismo porcentaje en la población: 51 por ciento mujeres, 50 por ciento hombres y habría que preguntarles porqué no pueden.

LOS PRINCIPALES OBSTÁCULOS

En un trabajo elaborado junto con María Leticia Villaseñor García y Leticia Serrano Méndez, Ángeles González publicó: “Los principales obstáculos identificados por las mujeres en la participación política, y una reflexión sobre el Código Federal Electoral en lo referente a las cuotas de participación de las mujeres y el marco de las acciones afirmativas o positivas, para incrementar la incorporación de las mujeres en el hacer político”. El trabajo publicado en la revista Vínculos, se puede conseguir en formato digital en la dirección http://www.publicaciones.cucsh.udg.mx/pperiod/vinculos/pdfs/vinculos2/8.pdf pero esto es algo de lo más destacado.

“Muchos analistas y diversos estudios realizados desde la perspectiva de género manifiestan que la participación de las mujeres en los espacios de la toma de decisiones públicas no se corresponde con su nivel de participación efectiva en la política. En la participación política de las mujeres se reconocieron los siguientes obstáculos”.

LA FALTA DE APOYO CIUDADANO

A las candidaturas de las mujeres se considera un obstáculo importante. Cuando se analizan las causas por las que las mujeres candidatas no reciben votos surgen los elementos culturales que las ubican en ámbitos opuestos a la política: La persistencia de la separación entre lo público y lo privado, la socialización privada de las mujeres, la separación sexista de funciones, se vuelven obstáculos evidentes.

EL CARÁCTER DE “RECIÉN LLEGADAS”

De las mujeres al mundo público se considera como incompetencia y se les asignan tareas derivadas de la función reproductiva.

SOBRE LA TOMA DE DECISIONES

Uno de los obstáculos mencionados con más frecuencia para la mayor participación política de las mujeres es el referido a los horarios, a las reuniones largas y nocturnas y a que las decisiones políticas se conciben en la “cantina”.

LA FALTA DE CONOCIMIENTO

Y la inexperiencia de las mujeres en los asuntos públicos, se menciona como causa de su escasa presencia en la política. De acuerdo al discurso político masculino, se señalan tres obstáculos en la falta de conocimiento político en las mujeres:

La capacidad de negociación. Se considera fundamental. Las mujeres cuentan con habilidades negociadoras y una capacidad de conciliar intereses. Aunque habrá que poner la mirada en el momento culminante de la negociación, la firmeza para defender posiciones, la “audacia” para desafiar lo que la tradición impone, el consenso o lo políticamente correcto. La capacidad discursiva, la oratoria. Fundamental para la política. El discurso agresivo de los hombres obstaculiza la participación política de las mujeres. Cabe preguntarse: ¿Cuál es la capacidad discursiva de la que se habla? ¿Aquélla por la cual se levantan las masas a partir de una consigna resonante o aquélla que esgrime los argumentos que podrían ser persuasivos por su lógica en la propuesta? Quizás el debate deba analizar los contenidos de lo que se consideran discursos eficaces y deseables en política.

La exigencia de excepcionalidad. A las candidatas mujeres es otro elemento que obstaculiza su participación. Las mujeres deben demostrar cualidades excepcionales que no se exigen a los hombres.

PROBLEMÁTICA SOCIAL

 

Estas exigencias sobre los “conocimientos” de las mujeres para su participación política son relativas, dado que los “conocimientos masculinos” no han servido para un manejo experto de la política, señalan las investigadoras en el mismo texto.

Las mujeres no exigen sus derechos de participación por “temor reverencial o disciplina partidaria”. Plantear un desafío es pagar altísimos costos políticos como la expulsión, las sanciones, la exclusión de listas y despidos de puestos políticos. El temor a ser “congeladas” moldean las exigencias que las mujeres han de plantear respecto de las medidas de inclusión.

La resistencia a la pérdida del poder político a ceder espacios y a la pérdida del poder sobre las mujeres por parte de los hombres, es también un obstáculo para que ellas participen.

Las estructuras verticales, anquilosadas y centralizadas de los partidos políticos están generadas por la idea arraigada del amiguismo, el caudillismo y los “propietarios de partidos”; la nueva teoría política dice que las mujeres demandamos estructuras horizontales, reconociendo los liderazgos y los procesos de democracia interna.

La falta de interés de las mujeres en la política y el desprestigio hacia lo político son factores identificados como obstáculos. ¿Cómo hacer para convencer a las mujeres de que participen si lo que obtienen es el desprestigio en el que está sumida la política?

Y por si fuera poco, con esa tarea de sanear la política también deberán cargar las mujeres.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *