Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / México, el Paraíso de la Corrupción

México, el Paraíso de la Corrupción

Por Alfredo DON OLIVERA

Es tan difícil construir un país diferente
cuando la gente es tan indiferente

Los primeros años de la gestión presidencial de Enrique Peña Nieto se caracterizaron por una singular dicotomía: mientras en los medios locales crecieron las acusaciones de corrupción e incapacidad gubernamental, en los ámbitos internacionales los reconocimientos y congratulaciones no dejaban de aparecer. No obstante en los últimos meses, todos esos elogios extranjeros se han transmutado también en fuertes acusaciones de corrupción.

Creo que en la percepción nacional, el asunto de la casa blanca y el pésimo manejo que se dio al mismo, así como la evidente simbiosis entre gobierno y narco que se exhibió como consecuencia de la segunda fuga del Chapo Guzmán y la desaparición de los 43, fueron medulares para rematar la ya de por si deteriorada imagen presidencial, mientras que las acusaciones por lavado de dinero y corrupción que propiciaron la detención en España del ex gobernador de Coahuila y ex dirigente nacional del PRI Humberto Moreira han venido a ratificar que en el extranjero, también ya permeó la percepción de los mexicanos, lo cual, vino a rematar la OCDE, al señalar a México, como el país más corrupto de los 34 miembros que componen a esta organización. ¡Qué vergonzoso señalamiento!

Y claro que la OCDE es uno de los organismos de la ONU que impulsan en el orbe la visión y el entendimiento de los intereses de los Estados Unidos. Ellos se autodefinen como una organización intergubernamental cuya misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo. La OCDE está conformada por 34 países miembros comprometidos con el gobierno democrático y la economía de mercado.

Como podemos entender, los miembros de la OCDE, al estar comprometidos con los principios de la economía de mercado, necesariamente implican su filiación ideológica con el modelo neoliberal y en consecuencia rompen con los conceptos sociales que fundamentaron nuestra Constitución de 1917.

De hecho, entre otras intervenciones, la OCDE está apoderada de la SEP, a través de la organización “Mexicanos Primero” razón por la cual ha venido imponiendo en la educación que se imparte en México nuevos criterios tendientes a convertirla – a la educación- en un sistema de capacitación para el trabajo y no en un esquema para el desarrollo de la personalidad y el pensamiento.

Desde este punto de vista, la verdad es que lo que la OCDE piense, a nosotros los mexicanos debería tenernos sin cuidado. O aun más deberíamos estar ejerciendo una presión.

social fuerte para que México se separe de los lineamientos de este organismo que finalmente lo que desea es vernos convertidos en un paraíso fiscal y laboral para los intereses de los grandes capitales internacionales.

Sin embargo que este organismo, que ha sido tan consecuente y alcahuete con las reformas estructurales peña nietistas, ahora venga a señalarnos como el más corrupto de sus integrantes, pues resulta además de muy vergonzoso, enormemente preocupante. Y no es para menos, porque más que una acusación, se trata de una lastimosa descripción, que exhibe a la corrupción como uno de los principales problemas nacionales. Y no caigamos en el error de deslindarnos de responsabilidades, porque este mal, abarca tanto a autoridades como a ciudadanos, pues para que haya corruptos, se requieren necesariamente los corruptores.

Somos un país que no respeta la Ley. Idiosincráticamente el mexicano antepone su interés personal al interés colectivo que establece la Ley. Ahí tienen por ejemplo al senador priista Jesús Casillas Romero. Cuando el gobierno de Jalisco intentó ponerle un orden a la muy peligrosa, para todos, anarquía con la que circulan los motociclistas, el senador antepuso sus intereses personales, primero como integrante de un club de motociclistas y luego como demagogo con finalidades populistas y de plano ya echó abajo las posibilidades de meter orden en este problema.

Pero claro, la Ley en México, está lejos de ser la expresión de la voluntad y los deseos de los mexicanos, porque nuestros legisladores, la mayoría de ellos con un nivel de incapacidad alarmante y hasta carentes de los más elementales principios de conciencia cívica, han estado haciendo de las leyes un botín personal de enriquecimiento, mientras los políticos, lejos de desempeñar sus funciones con un espíritu de servicio, más bien lo hacen con finalidades de crecimiento político.

Como quiera que sea, es urgente que colectivamente asumamos una nueva actitud de respeto irrestricto al orden jurídico y de exigencia puntual e inmediata ante cualquier manifestación de corrupción en la clase política.

Yo sencillamente pregunto ¿Usted cree, que ya que están capturados los principales responsables de la desaparición de los 43, el Estado no sabe perfectamente la realidad de lo que sucedió? Lo seguro es que nos están ocultando la verdad, y el problema, no es que nos la oculte, el problema es por qué la están ocultando. ¿Usted cree que el país puede progresar con estos saldos de corrupción que estamos padeciendo?

Urge un cambio radical de actitud ciudadana, un ataque frontal y decidido a la corrupción, y ese cambio insoslayablemente empieza por cada uno de nosotros: Cero tolerancia a cualquier forma de corrupción. Es necesario despertar y ser sensibles ante la gravedad de este mal, porque mire usted “Es muy difícil construir un país diferente, cuando está habitado por tanta gente tan indiferente”.

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *