Home / Colaboradores / José María Pulido / Memo Ochoa, Otra Gran Oportunidad

Memo Ochoa, Otra Gran Oportunidad

En un país de ninis, identificados como jóvenes que ni estudian ni trabajan debido a la falta de oportunidades, es el desempleado más cotizado del momento.

Guillermo Ochoa Magaña nació un día 13 de julio (en 1985 en Guadalajara), y un día 13 pero de junio debutó como portero titular en el Mundial de fútbol que ahora se desarrolla en Brasil. Debutó en medio de la polémica provocada por la indecisión de su entrenador, Miguel “El Piojo” Herrera, para determinar quién defendería el arco de la Selección Nacional mexicana.

Ahora todos pueden hablar de él como uno de los mejores porteros del mundo, como el mejor jugador del partido que la Selección mexicana le empató a cero a Brasil, en la propia casa de los cariocas, compararlo con figuras como Gordon Banks, el portero inglés considerado el mejor de su país, pero el mérito, sin duda, debe dársele a su visor.

Fue él, el holandés Leo Benhakker, quien le vio las cualidades a Memo Ochoa para que a sus 19 años, en el torneo clausura 2004 mandara a la banca a Adolfo Ríos, el entonces mejor portero del América.

Y desde ahí, desde hace nueve años cuando en el partido de su debut le ganaron al Monterrey tres goles por dos, este portero tapatío no ha dejó de cosechar triunfos. Hasta la temporada pasada en la que el Ajaccio, equipo francés al que prestaba sus servicios, descendió a la Segunda División gala y él abandonó sus filas.

Ahora no tiene equipo pero luego de las ocho atajadas que le permitieron detener la artillería brasileña, a unos kilómetros del histórico Estadio Maracaná, de tristes recuerdos para los sudamericanos, Guillermo Ochoa considera que la mejor atajada de su vida fue el remate de cabeza que le detuvo a Neymar y por el cual ahora se lo pelean equipos de Inglaterra e Italia, principalmente.

Es, hasta ahora, el mayor ganador de los mexicanos en el Mundial.Y volverán a hablar porque este domingo tiene otra gran oportunidad cuando la selección enfrente a Holanda, hablarán para bien o para mal.

Ante Brasil no le dio el triunfo a nuestro país porque él no mete goles, pero lo salvó de ocho “cantados”, como se dice en el argot futbolero.

 

“Sin duda, el partido de mi vida”, posteó el propio Memo Ochoa en su página de Facebook un día después del juego contra Brasil, agradeció el apoyo a sus seguidores y exhibió el trofeo que se llevó como “El mejor jugador del partido”.

Pero no siempre fue así, “él quería jugar adelante, hacer los goles de su equipo. Pero sus compañeros, bajo ninguna circunstancia, le permitían salir de la portería. Todos rondaban los cuatro años de edad, pero ya eran sabios y profetas. (Él) “Era tremendo”, recuerda su maestra de tercero de kínder, Lorena Carrillo, en una entrevista publicada por el periódico El Informador.

“Pero sin duda que el principal recuerdo que tengo de él es que siempre terminaba rápido sus trabajos para poder salir a jugar fútbol al patio, ése era siempre su apuro”.

Y es que Ochoa Magaña cursó desde primero de kínder hasta cuarto de primaria en el Colegio Santa Mónica, de la colonia Santa Elena Alcalde, al Norte de Guadalajara y muy cerca del Estadio Jalisco, donde más cerca del dos veces mundialista coloso de la Calzada Independencia.

“Era muy inquieto pero muy obediente, además era muy buen estudiante, siempre estaba en el cuadro de honor”, agrega Lorena Carrillo.

La directora del plantel, Elia González, también conserva buenos recuerdos del arquero tapatío. “Convivimos mucho como amigos porque fue amigo de mi hijo. Si me preguntas de qué es lo primero que me acuerdo de él es que de una a dos de la tarde era puro balonear y balonear”.

Lo de balonear es literal. Y es que la cancha del Colegio Santa Mónica es de cemento, pues hace las veces de campo de fútbol y de basquetbol. Así que los impactos en los muros sacuden toda la escuela.

Creció admirando a Jorge campos y como seguidor de los rojinegros del Atlas, al que nunca le ha visto un solo campeonato, así es que puede decirse que su pasión es ciega.

Dice El Informador que “Gabriel González (ahora administrador del plantel), era amigo de Memo en ese entonces. Siempre pedía ser Jorge Campos y en vez de traer el short de deportes se traía uno de Jorge Campos, aunque le pusieran reporte”.

El mismo González era uno de los que frustraba los sueños de atacante de Ochoa: “cuando estábamos en kínder quería jugar arriba y le decíamos ‘tú a la portería porque si no, nos golean’. Ya en la primaria él solito pedía jugar de portero”.

Guillermo vivía no muy lejos del Estadio Jalisco, donde palpitaba su otra pasión. “Le iba al Atlas, era bien rojinegro, teníamos un juego de fútbol donde movíamos unas piezas con imanes y él siempre pedía al Atlas”.

Luego de su actuación ante Brasil, que le da esperanzas a la Selección mexicana de alcanzar su cuarto partido en el Mundial, los elogios se han desbordado de los sublime a lo chusco, como el corrido compuesto por un grupo musical denominado “Los Tres Tristes Tigres”, que llevaron más allá su agradecimiento al portero de la Selección mexicana y le compusieron un corrido.

En el corrido, publicado en YouTube y que sumó más de 161 mil visitas en el primer día, destacan la labor de Ochoa durante el duelo con los anfitriones de la Copa del Mundo y lo califican como “el partido del año” por las acciones de “Paco Memo”, quien superó así la polémica de porqué sentó a Jesús Corona, el pendenciero jugador propiedad del Cruz Azul.

Y es que Guillermo Ochoa, el único arquero mexicano que ha jugado en Europa, no podía creer el rol secundario que tenía en febrero de este año con el Tricolor.

En un momento donde la prensa nacional hacía como portero titular en el Mundial a Jesús Corona, Ochoa Magaña levantó la voz para expresar su desazón: “es raro, porque estando en México escuchas que salir a Europa es un sueño, es el ideal de cada jugador y entonces yo entiendo que el nivel en Europa es más alto, de mayor calidad; pero cuando no conviene simplemente se dice lo contrario, que en México hay la misma calidad. Digo, son cosas que no entiendo pero que sé que se tienen que cambiar con buenas actuaciones, y no lo digo sólo por mí, lo digo por los demás que están en Europa. No es sencillo, aún falta que se valore lo que se hace acá”.

Así lo dijo en el amanecer del año mundialista.

Con su actuación del martes, Guillermo Ochoa calló la boca a quienes pedían a Jesús Corona en la portería, a quienes le criticaban porque supuestamente Televisa lo había impuesto y le dio la esperanza a muchos mexicanos de alcanzar un cuarto partido en una justa mundialista.

Después ya se verá dónde se contrata para dejar de ser el nini más cotizado.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *