Home / Colaboradores / Mónica Ortiz / Los Usos Políticos de El Zapotillo

Los Usos Políticos de El Zapotillo

Las inútiles, buenas intenciones
<p>Anónimo<p>

Por Mónica ORTIZ

La política a conveniencia. Como sociedad, presionamos hasta conseguir que el gobierno prometa y cumpla; como gobierno prometemos sin la certeza de poder cumplir y así nos decepcionamos unos a otros, damos pie a desilusiones y decepciones.

El tema de la cortina a 105 metros de la presa El Zapotillo es el ejemplo claro de cómo usamos la política a conveniencia, para bien o mal y también para la ocasión porque este es un tema que inicio mal y que  terminó igual.

El origen es el gobierno anterior y el proyecto. La negociación para beneficiar estados vecinos a costa de Temacapulín, es de la administración pasada, en un segundo acto el cambio de gobierno que, benevolente, se deja conmover y suelta una promesa que no era acompañada de la certeza de llevarla a cabo.

Hoy tenemos en la mesa una presa de alto impacto en el abastecimiento del agua para tres estados de la república, que se gestó con la frialdad propia del gobierno de Emilio González Márquez; la presión de los pobladores y defensores de los poblados afectados al gobierno entrante y la falta de visión política del Aristóteles Sandoval al comprometerse sin evaluar hasta dónde podía su gobierno intervenir y modificar el proyecto.

El autogol del gobernador le originara una pérdida de puntaje y evaluación en la percepción. La oposición tendrá material de sobra para señalarlo de incumplido, será el perfecto slogan “No cumple, recuerde Temacapulín”.

Sin embargo, socialmente la apreciación de un gobernador que al calor de cumplir las demandas y exigencias del asunto en cuestión le erró por exceso de pasión, se aventuró sin evaluar esta consecuencia, deja como resultante un ejecutivo deseoso de generar compromisos para la sociedad pero hoy sabe que el problema no es decirlo, sino hacerlo.

Políticamente, le dio paso a la desacreditación de su palabra, dejó avanzar el alfil peligrosamente en el ajedrez político, se confió, se mal asesoró y dejó abierta la puerta al ataque fundamentado de que no cumple y será éste uno de los mayores dolores de cabeza en el próximo período electoral para su partido y para su administración.

De buenas intenciones no se gobierna, pero desde la oposición sí se puede simular la falta de capacidad y el dolo de los gobiernos, porque así les convendrá manejar el asunto a conveniencia, mientras la sociedad vemos cómo se destrozan en la espera del siguiente tiempo electoral.

 

Check Also

Tiempos Fatales Para la Transparencia

Por Mónica ORTIZ Dentro del ciclo de vida jurídica elemental de la Transparencia en el …

Más de la Misma Función

Los funcionarios son los empleados que el ciudadanpaga para ser la víctima de su insolente …

Caos Urbano

La recompensa de una buena acción es el haberla hechoSéneca Por Mónica ORTIZ Planes y …

Transparencia Fiscal, un Orgulloso Logro

Por Mónica ORTIZ De los logros en materia gubernamental, aquellos que debemos reconocer y destacar …

A Chaleco Para los Motociclistas

Por Mónica ORTIZ Está causando polémica social el uso del chaleco reflejante con el número …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *