Home / Colaboradores / Ruben Bautista / Los Políticos y los Valores: Agua y Aceite

Los Políticos y los Valores: Agua y Aceite

Por Rubén BAUTISTA I.

Viví de cerca la historia de un jovencito que gustaba de practicar la oratoria y fue escogido por sus paisanos de un pueblo alteño, para ser el jilguero en una campaña presidencial. El candidato quedó cautivado y se convirtió en una especie de Julio Gómez la noche del triunfo de los juveniles mexicanos contra Alemania.

Políticos priistas del terruño lo prohijaron y lo mandaron a Guadalajara a estudiar bachillerato y Universidad, y a prepararse (¿o a echarse a perder?) en las filas del PRI.

Reyes Rodolfo Flores Zaragoza, un político egresado de la Sorbona de París (donde a los 24 años ofrecía conferencias y daba clases en francés), también alteño, vio con buenos ojos al muchacho y lo tomó bajo su protección, tratándolo como un hijo efectivamente, y lo llevó a colaborar con él como su secretario particular, cuando era un poderoso presidente del comité estatal priista.

También lo envió a México a estudiar política en el ICAP (Instituto de Capacitación Política).

Luego vino para el joven alteño la época de vacas gordas, pues se convirtió en diputado suplente y luego regidor de Guadalajara.

Después vinieron en cascada muchos cargos federales y estatales (fue subsecretario político del Gobierno del Estado, cuando ese puesto valía) comisiones importantes de partido a nivel local y nacional, diputaciones federales y locales, etc… Y con ello, el bienestar económico (merecido, porque era un trabajador excepcional, me tocó verlo laborar hasta 20 horas en un día).

Se puede decir que fue el chiqueado del PRI en Jalisco y casi a nivel nacional, durante mucho tiempo.

Pero llegó la época de vacas flacas. Perdió en dos elecciones consecutivas la candidatura para ser Presidente Municipal de Guadalajara y dirigente estatal del PRI.

– “Me están madreando por todos lados, me traen muy jodido”, me dijo una vez.

Conociendo su talento, porque lo tiene a madres, yo confiaba en que pronto se levantaría y saldría de esa crisis, como muchos con menos cualidades que él, y menos recursos económicos.

Pero una mañana me desayuné con la noticia de que mi cuate priista ya estaba en las filas del PRD, haciendo campaña con un tipo muy inferior a él en inteligencia, talento político, capacidad y preparación: Andrés Manuel López Obrador.

Desde luego, mi amigo se justificaba ante los priistas diciendo que lo estaban golpeando en su partido y que le cerraban las puertas.

¿Y cuando lo mimaban y se le abrían todas las puertas, no cuenta?

Muy pronto lo olvidó mi amigo Enrique Ibarra Pedroza, para irse a las filas enemigas del partido que le dio todo.

¿La moraleja? Bueno, creo que con los políticos pasa como con los futbolistas. Los clubes preparan futbolistas, pero no personas, por eso Salcido cayó en las primeras con un hermoso efebo y el Jhona Dos Santos organizó un evento de putas en plena concentración de Copa América.

Por eso, Ibarra anda en su tercer partido, el PT, donde, aseguran, será senador.

Si a los políticos les inculcaron valores, serían más agradecidos. ¿No le parece?

Check Also

Trabajadores Complican Litigio en las Villas

Por Rubén BAUTISTA El Sindicato de la Federación General de Trabajadores del Estado y Municipios …

Villas Panamericanas se Deterioran

Por Rubén BAUTISTA Sólo ladridos de un perro que acompaña a los guardias privados que …

Motivos de Peña Para Arrancar en Jalisco

SEGURIDAD, LA PAZ Y EL CAMBIO, EJES DE ARISTÓTELES Por Rubén BAUTISTA (Conciencia Pública) Flanqueado por …

El Equipo de Campaña de Aristóteles

Por Rubén BAUTISTA (Conciencia Pública) Resultó ser sorpresiva la integración de parte del equipo de campaña …

La Obsesión de Emilio por Ganar Elecciones

Por Rubén BAUTISTA (Concienca Pública)  Emilio González Márquez arriba a su sexto año de gobierno, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *