Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / Los Gobernantes que Padecemos

Los Gobernantes que Padecemos

Por Alfredo DON OLIVERA

“Cuando el poder público está ocupado por gobernantes corruptos e incapaces,

Entonces, tenemos una clara señal de que esa sociedad, está muy bien representada”

Y llegó el momento de cobrar la factura: Hace casi dos meses, en este mismo espacio lo comenté, la Secretaría de Movilidad en coordinación con la Fiscalía del Estado iniciaron una campaña dirigida a despolarizar los cristales de los autos bajo dos argumentaciones verdaderamente cuestionables:

– La primera, porque dizque atrás de los polarizados se ocultaban los narcotraficantes

– Y la segunda que porque el Reglamento de Tránsito así lo especificaba

Ambas sin razones por igual, carentes de fundamentos lógicos. Yo nada más quisiera saber, bajo qué estadística se basaron para determinar que atrás de un polarizado se ocultaba un narco. ¿Cuál fue el estudio formal o el número de eventos en que se basaron para semejante presunción?

Y lo anterior, al margen de que exigir el cumplimiento de un reglamento que había resultado obsoleto, porque nunca se llegó a aplicar, y confuso porque ni siquiera prohibía el uso de cristales polarizado en los autos simplemente señalaba que el polarizado debía permitir la visibilidad desde el exterior. El agregado ese de que se permitía hasta un 20% de obscurecimiento es tan desatinado que aun me pregunto bajo qué instrumento de medición se iba a poder determinar dicho 20%.

En fin, la Secretaría de Movilidad comenzó a efectuar sus operativos, se distrajeron recursos, se entorpeció el tránsito donde dichos operativos se efectuaron, se descuidaron funciones y tras de dos meses, cuáles fueron los grandes resultados? Pues ninguno, ningún malandro cayó en manos de los operativos. Simplemente tiempo y esfuerzos perdidos, graves molestias a los ciudadanos afectados y hasta gastos adicionales a aquellos quienes se vieron obligados a retirar el polarizado de sus autos, bien sea porque resultaron multados, o bien sea porque les amedrentó el embate de la autoridad.

Pero lo peor es que todo este fracaso era previsible, no solamente porque nunca estuvieron claras las razones que condujeron a la autoridad, décadas atrás, a oponerse a la polarización de los automóviles, en cambio si quedaba claro que la destrucción de la capa de ozono, llevó a muchos ciudadanos, incluso por recomendación médica a protegerse de la irradiación solar mediante la polarización de sus cristales. Ese reglamento, más que aplicarlo, era necesario revisarlo y actualizarlo o en su caso derogarlo.

El asunto estuvo tan mal planteado y la argumentación de la autoridad fue tan endeble, que llegaron incluso a la extravagancia de señalar, también sin datos que los apoyaran, que muchos accidentes en la noche, eran ocasionados porque el polarizado impedía ver las luces de los vehículos.

Verdaderamente que se trató de una puntada más de la autoridad, de un intento fallido de “lucirse” ante la sociedad, porque habiendo tantos y tan graves problemas de vialidad en Guadalajara, problemas que urgen imperativamente soluciones que no se han aportado. Es más, hasta me atrevo decir que ni siquiera se han estudiado, no es posible que hayan salido con la desbarrada en que tan desacertadamente incurrieron.

Yo con frecuencia me pregunto, si don Servando se habrá puesto a meditar, las razones, por las que se cambió el nombre de Secretaría de Vialidad a Secretaría de “Movilidad”. Porque de otra manera no entiendo cómo es posible, que al margen de que cada día la zona conurbada esté al borde del colapso, no se tomen las medidas necesarias para agilizar el movimiento vehicular de una urbe que ya alcanza de extremo a extremo casi los 36 kilómetros de extensión.

Porque la movilidad en nuestra ciudad, hoy en día, está peor que cuando usted la recibió. Los problemas continúan aumentando. Y tal vez usted lo achaque al crecimiento citadino, pero tal vez no afronte que es inadmisible que tal problemática esté rebasando sus capacidades como gobernante. Ahora bien, si no encuentra soluciones, al menos por favor, no esté molestando a la ciudadanía con soluciones que hasta se escapan a las funciones que la normatividad le señala.

¿Ahora por qué surgen despropósitos como estos, y que además no son privativos de la Secretaría de Movilidad, porque la verdad es que se campean a lo largo de todas las instancias del gobierno federal, y de los gobiernos estatales y municipales? Pues porque nuestros actuales.

gobernantes están más inspirados por el lucimiento personal, en fortalecer su carrera política que en servir a la sociedad que dicen representar. Lo peor es que cuando surcamos las difíciles aguas de la globalización, estemos padeciendo gobernantes que lejos de conducir a nuestro país a buen puerto, han tomado al gobierno y a las leyes mexicanas como su botín personal de enriquecimiento. E incluso, sin entender que el daño que están ocasionando, terminará por revertirse en su propia contra, porque finalmente también ellos son ciudadanos mexicanos.

Bueno la desfachatez de nuestros gobernantes ha llegado a tanto, que hasta los mismos errores se intentan presentar como si fueran grandes logros. Y tan es así, que ahí tienen por ejemplo al director del Banco de México, Agustín Carstens presumiendo de que “este año gracias a la devaluación fue posible pagar más pesos a la deuda externa mexicana” Por favor don Agustín, la deuda externa, aunque usted la quiera expresar en pesos, para aparentar mayores cantidades, ¡se paga en dólares! lo cual finalmente explica por qué, las reservas internacionales que desde hace casi dos décadas no bajaban de los 200 mil millones de dólares, ahora estén reducidas, según el informe del Banco de México, alarmantemente a 177 mil millones de dólares y espero que no me vaya a contradecir la afamada doctora en Economía Andrea Legarreta.

Que desfachatez, que inútil esfuerzo para tratar de defender a un gobierno, que debido a sus reformas estructurales está resultando un auténtico fracaso, un perturbador desplome de nuestra economía. Pero repito, estamos plagados de políticos a los que nada les importa el país, simplemente están negociando con las leyes y con la administración gubernamental.

Pero qué le vamos a hacer, esos gobernantes no llegaron a sus puestos porque sí. Llegaron porque los votantes así lo decidieron y los colocaron ahí. Así que pienso; que vergonzosamente tendremos que reconocer que “Cuando el poder público está ocupado por gobernantes corruptos e incapaces, entonces tenemos una clara señal de que esa sociedad, está muy bien representada”.

Me despido el día de hoy, simplemente recordando al amable lector, que tenemos que ser más responsables sobre los gobernantes que estamos eligiendo.

 

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *