Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Los Dávalos, ¿Conflicto de Intereses?

Los Dávalos, ¿Conflicto de Intereses?

Por Luis Alberto ALCARAZ

Como torpedo en la línea de flotación del alcalde Arturo Dávalos fue la denuncia que hizo en Guadalajara la regidora del PRI Ángeles Arredondo, quien dio a conocer que aunque no aparece en la lista de participantes en el diagnóstico de daños de la escultura La Minerva, una hija del presidente municipal de Puerto Vallarta, Cynthia Dávalos, participa activamente en el proyecto de restauración de esa famosa escultura.

“Qué lástima que estén incurriendo en estas prácticas y que quieran disfrazar quién está detrás precisamente de estos grandes negocios millonarios, porque repito, ya no nada más es el tema de La Minerva, ahora preguntémonos cuántos millones de pesos van a ganar por la restauración de las 15 obras que anunció Alfaro” –aseguró la regidora tapatía.

Luego de que la nota causara revuelo en Guadalajara, el alcalde vallartense Arturo Dávalos de inmediato salió a defender a su hija asegurando que “a ella le hicieron la invitación a trabajar por su experiencia, ella está trabajando con la responsable, no recuerdo el nombre de la maestra, pero ella estudió en la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente”.

Se entiende el orgullo de un padre al presumir la capacidad y experiencia de su hija, sin embargo al tratar de defender a su hija el alcalde vallartense en realidad la exhibe. Porque en aras de demostrar la experiencia de su hija el alcalde presume su currículum vitae en el cual de entrada se destaca que la joven terminó su licenciatura en el 2013, lo cual habla de que en el mejor de los casos cuenta con una experiencia de apenas dos años en la materia.

Si tomamos en cuenta que La Minerva es considerada como un ícono de la ciudad de Guadalajara, el símbolo que la representa a nivel mundial, lo lógico es que la empresa que recibió el contrato para su restauración deba contar con los servicios de los más experimentados expertos en la materia.

Tratando de demostrar lo anterior, Arturo Dávalos presumió la experiencia laboral de su hija, en la cual se destaca que en agosto de 2011 participó “en restauración de un plato de porcelana” en el INAH Aguascalientes teniendo como jefa de proyecto a Teresa Rendón Olvera.

El problema se generó a raíz de que la hija del presidente municipal empezó a aparecer en las fotografías publicadas en redes sociales donde los responsables del proyecto mostraban detalles de la restauración de La Minerva, lo cual de inmediato activó el olfato de quienes en Guadalajara se dedican a buscar los puntos débiles del alcalde Enrique Alfaro para exhibirlo ante la opinión pública.

Es muy probable que, en efecto, la jovencita Dávalos, pese a su corta vida profesional de sólo dos años sea una de las mejores restauradoras del país y por lo mismo fue invitada por su maestra a formar parte de este importante proyecto, sin embargo para asuntos prácticos estamos ante un ejemplo de cosas buenas que parecen malas.

Y es ahí donde cobra vigencia el tan sobado tema del Conflicto de Intereses, que forma parte de la ley ciudadana 3de3 que busca atar de manos a los políticos para que ya no incurran en actos de corrupción.

Una hija de un alcalde, por el simple hecho de serlo, ¿está impedida a trabajar en un proyecto contratado por otro municipio? No, por supuesto que no. ¿Una hija de un alcalde del MC está impedida para trabajar en un proyecto contratado por otro municipio gobernado por el MC? Ahí es donde empieza a vislumbrarse algún posible conflicto de interés.

Porque durante muchos años los políticos mexicanos encontraron una forma muy eficaz de beneficiar a su prole intercambiando favores con sus pares: un alcalde le daba chamba a los familiares de otro alcalde mientras que éste a su vez le correspondía el favor con algo similar.

¿A poco creen que era coincidencia que El Mochilas tuviera de asesor al hermano del gobernador de Jalisco Emilio González Márquez? En realidad estamos ante valores entendidos. No es ningún secreto la cantidad de personas allegadas a Enrique Alfaro que han sido beneficiadas en la nómina que maneja Arturo Dávalos, por eso nada de extraño tiene que una hija de Arturo Dávalos trabaje en una obra contratada por el ayuntamiento encabezado por Enrique Alfaro.

Es altamente probable que en realidad no estemos ante un tráfico de influencias, sin embargo ante la opinión pública es fácil presentarlo como tal debido a este escenario de hartazgo ciudadano derivado de décadas de usos y abusos de parte de la clase política nacional.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *