Home / Colaboradores / José María Pulido / Los Anulistas de Hace 3 Años, Dispersos

Los Anulistas de Hace 3 Años, Dispersos

 Hace tres años, en el proceso intermedio, surgió un movimiento de anulación de votos que buscaba un diez por ciento del porcentaje de la participación ciudadana y poner en evidencia la crisis del sistema político electoral mexicano, pero ahora brilla por su ausencia y entre las razones podrían estar dos:

“Creo que en la medida que el impacto del voto anulista no fue tan grande, ni muchos menos, a lo que ellos esperaban, generó un nivel de desencanto que esta vez no apareció”, dice el investigador Jaime Tamayo, quien suma también que las reformas electorales posteriores pudieron dejarlos satisfechos. A nivel nacional participaban algunos dirigentes del PAN en Puebla. Aquí “había varios de los que participaban en movimientos urbanos, de las asambleas ciudadanas, Margarita Sierra y otras gentes vinculadas con el ITESO.

“Había alguna gente de la FEU, no directamente de la FEU, parece que los del perro Fidel eran de alguna corriente pero no toda la FEU porque algunos de ellos participaban en el PRI o en el PRD, pero sí había gente de la FEU”, dice Jaime Tamayo, investigador de la Universidad de Guadalajara. Hoy están dispersos.

Esperaban un voto nulo superior al 10 por ciento, las encuestas previas lo colocaban en un quince por ciento pero eso no se reflejó en las urnas, donde debe diferenciarse entre tres tipos de votos nulos.

Jaime Tamayo explica:

1.- “Hay un voto que está mal hecho, que es el voto que tradicionalmente a la hora de contabilizarlo se considera nulo y que anda rondando entre el 2 y medio y 3 y medio por ciento.

2.- “Hay el voto anulado intencionalmente, de manera espontánea, por aquellos electores que por una u otra razón asisten a las urnas, no se abstienen pero manifiestan su malestar con todos los candidatos y partidos poniendo alguna frase o anulando simplemente el voto con toda la intención de anularlo. Ese es más difícil de detectar, excepto cuando aparecen frases como mentadas o un voto por Cantinflas, que era muy común cuando existía la fórmula de “otros candidatos” que ahora ya no aparece. Es un porcentaje bastante reducido y que no es posible determinarlo pero se considera dentro de los votos anulados por error. No es una cantidad significativa, y

3.- “El voto anulado de manera organizada, es decir, cuando hay una intención como la hubo en el 2009, de diversos ciudadanos y organismos civiles, de manifestar su rechazo al sistema electoral y al sistema de partidos por esta vía. Fue un rechazo al sistema en general, no sólo a los candidatos”.

-¿Puede ocurrir en el 2012?.

-No porque no ha surgido y sería muy tarde que surgiera un movimiento anulista, que no fue tan importante como ellos pensaban, fue un movimiento al que si le restamos el porcentaje de voto por error no rebasa el dos o tres por ciento, sin embargo es significativa en términos de la votación de los llamados partidos patito que muchas veces no alcanzan ni ese porcentaje.

Recuerda que los anulistas de hace tres años “buscaba un diez por ciento de votos nulos y poner en evidencia la crisis del sistema político electoral mexicano. De todas maneras sí tuvo un impacto, pero el sistema político mexicano es muy hábil para adecuarse y después vino una serie de iniciativas de reformas electorales, la que presentó el presidente, el PRD, el PRI, que al final dejó una reforma muy coja, incompleta, pero que contempla para la siguiente elección las candidaturas independientes, que es uno de los elementos a considerar cuando los ciudadanos se sienten molestos con el sistema de partidos”.

Señala que “las candidaturas independientes funcionarían como una especie de vacuna contra el sistema proteccionistas de partidos, contra la partidocracia, ya que cuando un buen candidato fuese rechazado éste no tendría que recurrir a otro partidos sino que, si efectivamente tiene un apoyo popular, iría por la libre y esto obligaría a los partidos a ser más respetuosos de las decisiones de sus militantes. Pero digamos que es incompleta porque con toda la mala intención se reformó para que esta elección no aplicara. Tenemos el caso de Clouthier, por ejemplo.

Entrevistado en su oficina del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Jaime Tamayo recuerda que no es la primera ocasión que surge este tipo de manifestaciones.

“En el 70, cuando el estado autoritario, en la elección de Echeverría, el PAN llevaba a Morfín como candidato: la izquierda llamó a votar por lo que llamaban una elección electoral democrática (o RED) mientras que otra invitaba a votar por libertad de presos políticos. Es decir, el voto es usado como un instrumento para actuar sobre el sistema político y obligarlo o poner en videncia que un sector de la población no está de acuerdo con una serie de cosas y esto vino a redundar con una serie de reformas iniciales de Echeverría y finalmente con la reforma de López Portillo que modificó la estructura del sistema de partidos, puso en libertad a los presos políticos, dio el registro al Partido Comunista, y dio paso al sistema de representación proporcional”.

Agrega: “En el 77, la reforma tiene que ver conque la elección no tiene candidato de oposición registrado, el que lleva candidato no registrado es el partido comunista con Valentín Campa, al que el presidente del PRI, entonces Porfirio Muñoz ledo, le reconocía, habría que ver de dónde sacó esa cifra, un diez por ciento. Estas acciones por fuera del modelo institucional sí tienen consecuencias, han provocado cambios, algunos mayores otros menores”.

-¿Qué pasó con los analistas del 2009?.

-Creo que en la medida que el impacto del voto anulista no fue tan grande ni muchos menos cercano a lo que ellos esperaban generó un nivel de desencanto que esta vez no apareció, pienso que también algunos promotores de este movimiento provenían del PAN y mucha gente cercana al ITESO que podría estar vinculada a algunos candidatos posteriormente. Entonces, me parece, en algunos casos sí se dio también paso en los partidos y por otro lado hay una satisfacción incompleta pero a final de cuentas satisfacción con la reforma.

“Agregaría un elemento que no sé si fue considerado pero queme parece que fue fundamental para entender esto del voto anulista, que en estas elecciones, presidenciales, seria un error ir por el voto anulista porque podría pasar lo de Portugal y España, donde los indignados llamaron a no votar y esto le dio la mayoría absoluta a un partido que representaba los intereses contrarios a los indignados. Ellos no buscaron una alternativa menos peor sino que al no votar dejaron que precisamente los conservadores se llevaran el pastel completo”.

-E¿xiste alguna reglas de a quién beneficia?

-Bueno, yo pensaría que el voto de los anulistas siempre beneficia a quien va tendencialmente adelante, porque si el anulista tendría alguna simpatía por él no lo plantearía en esos términos. Evidentemente el voto anulista es un voto que refleja una actitud opositora y de rechazo. En principio, cuando el partido gobernante va a la cabeza, perjudica a la oposición o beneficia a aquel partido que en principio aparece como puntero, ya que este voto se manifiesta en contra de este tipo de políticos y no votar en contra de ellos les hace un favor.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *