Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Lo que Unos Poquitos Digan, no Importa

Lo que Unos Poquitos Digan, no Importa

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Guadalajara, Jalisco. Junio 07. Por fin, los fastos de la gloria hacen sonar los clarines, las coronas de laurel se posan en las testas de nuestros prohombres, el pueblo emocionado rinde pleitesía a aquéllos que tanto se sacrifican por nosotros. El pasado domingo la patria enternecida miró el abrazo entre el pueblo y sus gobernantes, más que abrazarse se fundieron en el reconocimiento casi familiar, como hijos de una sola madre —la que siempre es recordada—, y lo que unos poquitos digan no importa. Importa ver la entrega del pueblo a su

tlaotani.
Ésta es la prueba viviente de que a cada santo se le lleva su fiestecita, por primera vez en su existencia el Gobierno le dio al pueblo algo que no fuera una lata, el Estado sólo friega, y según se dijo, las tortas y los tacos estaban de rechupete, es cierto que las noticias fueron contradictorias, en cuanto al costo, el número de puercos, de tortillas, de virote —las cuentas como que no salían—, se acusó al jerarca de hacer un acto electorero, ya se sabe que hay gentes malpensadas, por lo general tricolores, no creo que al primer ciudadano del Estado siquiera se le haya ocurrido esa idea. Lo cierto es que abusan de su nobleza. Y suponiendo que por un error, distracción, despiste, ocupaciones diversas o cualquier causa que a usted se le pueda ocurrir hubiera pasado por su cabeza, hay que recordar que sus críticos hacían sus propios repartos alimenticios, esos sí, electoreros. En fin es igual, pero no es lo mismo.
Lo importante es que hubo casi millones de beneficiados y que como dice el anuncio: el puerco nacional es perfectamente sano (el extranjero no sabemos, a la mejor no). Yo no recuerdo en mi vida ningún acto de gobierno más noble que éste, felicito al que se le ocurrió y actos como éste, que benefician al pueblo, tendrán mi modesto apoyo. Tortas y tacos para la población, que no cese el entusiasmo porque el anuncio dice que el hambre mata la inteligencia. Tan sólo deseo hacer una petición, en la siguiente, junto con las tortas repartan cheskos, porque solas son medio hogonas.
El martes se reunió el señor presidente con el Consejo Nacional de Seguridad y dijo lo que todos esperamos, que va con todo contra la delincuencia organizada, muy bien, y dijo que no habría fuero de partidos (bien sabe dónde puede andar el mal, y no excluyó a ninguno) desgraciadamente faltó a la reunión la sociedad civil, que a mi juicio ha sido sometida, frustrada, por la zalamería del gobierno (es muy difícil resistirse), ojalá que al juicio del presidente, respecto a sus colaboradores cercanos, no lo afecte como afirmó él mismo, el color o la cercanía de los funcionarios. No digo que necesariamente sean malos, pero a mí no me parece que García Luna sea un buen policía, ya que no se dio cuenta de que sus más cercanos funcionarios —que ya están en el bote— estaban relacionados con los malos hasta las orejas. Pues el secretario, ahora propone que se concesionen un número que no recuerdo de prisiones, ¡brillante idea! Ideota. Yo creo que no se le ocurrió que hay grupos de personas con mucho, muchísimo dinero e
interés particular por el sistema carcelario que de seguro estarán encantadas de invertir. Y qué decir de Jorge Tello, a quien Fox despidió por el escape del “Chapo” Guzmán y nuestro actual jerarca lo nombró asesor de seguridad. Yo que el presidente preguntaba, pero no a ellos.
Pero espero que ya probado que los puercos nacionales son lindísimos, usted sólo necesita paciencia porque todavía falta un mes de elecciones. Trate de verlo desde el único punto de vista que puede ser divertido: la guerra sucia, que por definición es una comunicación al público, no importa si es verdadera o falsa, lo que digan los otros de uno será guerra sucia y lo que uno diga de los otros es la verdad absoluta.
Desde luego que todos sabemos que esto es simplemente política, y es claro que lo que se busca es el poder, simple y llanamente, no hay ideologías, creencias ni amigos, sólo el poder puro y simple y quienes gustan de la guerra, que no hay limpia, harán lo que sea necesario para lograrlo, y recuerde que es rarísimo un político que no mienta, sí los hay, pero son uno entre miles. Bierce en su diccionario del Diablo define política como: 1.- “Lucha de intereses disfrazada de debate de principios. Gestión de los asuntos públicos con vistas al beneficio privado. Y… 2.- Medio de ganarse la vida preferido por la parte más degradada de nuestras clases delictivas”.
Con esos antecedentes no resulta extraño que haya un movimiento creciente de personas, muchas de ellas muy calificadas profesionalmente, sobre todo muchas personas del mundo intelectual y de gente relacionada con el mundo académico, en resumen una buena parte del “México pensante”, desde luego que se la juegan y ellos saben que lo hacen, porque a ellos con seguridad les llegará la venganza del Estado que aborrece que la gente piense y se asocie, que ahora se encuentran promoviendo la anulación del voto, cuestión a la que no le veo la utilidad, aunque admiro y respeto a los que lo promueven, pero para que esta iniciativa tuviera sentido sería necesario que los políticos tuvieran vergüenza y eso no se da en casi ningún lugar del mundo y aquí simplemente no tienen idea de qué significa eso.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *