Liderazgos

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

En nuestro glorioso país no me cabe duda que lo que nos gusta son los liderazgos fuertes.

En el partido actualmente reinante, el revolucionario tricolor, no se ve muy claro quiénes son los líderes, cuando menos los líderes máximos. Así, podíamos decir que el liderazgo se divide entre nuestro amado señor presidente, Emilio Gamboa y Manlio, aunque estos últimos tienen demasiada cara de priistas para ser considerados como tales, por lo que nos quedamos con el Tlatoani, aunque muchos lo discuten.

Con los azules el liderazgo se divide entre la caricatura de don Pancho Madero y la de Mr. Bean, con algunos atisbos del poder económico y la agudeza mental de Fernández de Ceballos, de manera que también ellos no muestran un frente único de liderazgo.

En lo que se denomina como las izquierdas, son un poco más listos, ahí si hay líderes, lo que no hay es seguidores, así y por orden de antigüedad tenemos la aparición del gran Temoc, héroe de mil batallas y dispuesto a sacrificarse por la patria una vez más, como lo había venido haciendo hasta que un priista tabasqueño se le atravesó en sus candidaturas, va de nuez y como dueño de cualquier partido que se precie de serlo determino que él va solo para la presidencia.

El gran pejelagarto, personaje insustituible en el contexto histórico nacional también tiene su partido MORENA, formado cuando don Andrés Manuel se dio cuenta que los del Sol azteca se habían corrompido tal y como antes lo había hecho el PRI, y es que López Obrador es tan puro, purísimo, que no desea manchar su plumaje. Para mí es con mucho el más divertido del zoológico y en su organización nada más sus chicharrones truenan, como debe ser. La ventaja es que su partido purifica a todos los que venían manchados por la corrupción del PRI, y no lo digo por Barlet, ahora son paladines de justicia.

Las demás franquicias políticas mantienen sus mandos unitarios; así, la familia González usufructúa al Verde, Dante durante los años que estuvo preso no político pudo concebir un partido al cual redituar y que ahora se vende como Partido Movimiento Ciudadano, la maestra desde el botellón tiene el Panal y hay otros menores que gozan del erario público.
En lo local no creo que nadie, absolutamente nadie discuta que uno de los muchísimos poderes fácticos que tiene “ el licenciado” lo es el partido del Sol azteca, que a pesar que vengan los aztecas capitalinos a querer mandarlo, aquí se friegan, nada más su voluntad existe y guste o no es porque el licenciado es muy freguetas.

También “aparentemente” muy independiente está Enrique Alfaro que para aspirar a huesos se afilió al mundo Dantesco que forma en su Partido Movimiento Ciudadano, sólo su voz truena ya que es un excelente candidato con cualidades muy singulares, tiene imagen para un gran sector de la sociedad, personalmente y desde siempre ha tenido vastedad económica, trae mucho dinero para campaña y está muy bien planeada ésta y tiene un pequeño grupo capaz, pero que por necesidades de proselitismo ha tenido que admitir a parte de los sectores más corruptos de PRI y PAN y esto le puede costar muy caro.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *