Home / Colaboradores / José María Pulido / Lavolpe, ¿Borracho e Inseguro?

Lavolpe, ¿Borracho e Inseguro?

Si hace nueve años (2005) alguien pensara que Jorge Vergara apostaría en algún momento por el argentino Ricardo La Volpe como técnico para las Chivas, más de alguno pensaría que no estaba en sus cabales, a juzgar por el duelo verbal que ambos protagonizaron e hicieron público para las primeras páginas de la prensa deportiva.

Comenzaba entonces, apenas, a conocerse el estilo y la forma de ser del nuevo dueño de las Chivas y ya era conocido el carácter explosivo del entrenador argentino, cuya personalidad fuerte y áspera ya no eran novedad porque presumía de ella cuando se desempeñaba como portero, posición que le permitió ganar un campeonato mundial (1978), aunque fuera como tercer portero y nunca haya tocado el balón ni alineado en ninguno de los juegos que se realizaron en 1978.

Un año después del duelo verbal, en el 2006, a 10 días del arranque del mundial, Jorge Vergara pidió la renuncia del entrenador argentino, acostumbrado a cargar hasta con el perico en todo equipo que lo contrata, así como a su preparador físico de cabecera, Milton Graniolatti, y como auxiliar al yerno en turno.

Borracho, inseguro y paranoico, fueron tres adjetivos que espetó el dueño de Chivas a Ricardo La Volpe, de quien reprochaba una conducta desagradable, indignante para muchos en México y le pronosticaba que agarraría “a balazos a todo mundo” (claro, sólo en caso de ser campeones del mundo) por emborracharse y luego dar entrevistas en público.

Nacido en Buenos Aíres, Argentina, en 1952, Ricardo La Volpe tiene también en su anecdotario sus diferencias y relación antagónica con el mejor futbolista mexicano de todos los tiempos, Hugo Sánchez, a quien no le respetaba sus cinco pichichis y lo quería hacer entrenar como un novato en el equipo Atlante.

Dos diferendos marcan esa relación: Cuando Hugo comenzaba a despuntar como delantero en Pumas, uno de sus primeros y famosos goles de tijera se lo hizo a Ricardo La Volpe, quien lo acusó de buscar el protagonismo porque abusaba de esa jugada en lugar de verla sólo como un recurso que era.

Aseguró que “jamás” le volvería a hacer un gol de esos, pero una temporada después se volvieron a encontrar cada quien con su equipo y Hugo Sánchez le repitió la dosis con un gol de tijera.

El dolor de La Volpe fue demasiado para un argentino que se precie de serlo y llevó sus diferencias a la relación como entrenador en el terreno de juego, donde en alguna ocasión Hugo Sánchez se vio zarandeado, levantado en vilo por el cuello de la camisa.

Hugo lo retó a que hiciera eso delante del equipo, pero no se repitió la escena.

Tampoco son un secreto las diferencias que tiene La Volpe con el actual secretario rojiblanco Francisco Palencia, quien se queja porque todas las negociaciones se hicieron a su espalda y ahora será uno de sus patrones obligados.

Ricardo es así, lo justifican quienes parecen jugar como sus promotores porque su carrera se ha caracterizado por el mucho hablar, los escasos triunfos y el exceso de fracasos.

DE LOS TRIUNFOS A LOS FRACASOS Como entrenador, fue campeón de la Liga Mexicana en la temporada 92-93 con el Atlante. Fue subcampeón del Torneo Verano 99 con el equipo del Atlas, tras perder la final en serie de penales contra el Toluca. Se le recuerda por contar con un equipo repleto de jugadores surgido de las Fuerzas Básicas y de eso ha vivido.

Con los Diablos Rojos del Toluca no pasó de clasificar a la liguilla y con eso poquito dejó el equipo en el Torneo Apertura 2002 durante fecha 15 para incorporarse a la Selección Mexicana.

Y, como era de esperarse, no pasó nada. Vino una serie de fracasos, el más sonado de ellos, en su propia casa con el Boca Juniors: La Volpe tomó las riendas de un equipo que se encontraba primero en la tabla de posiciones. Llevaba cuatro puntos de ventaja sobre su más cercano perseguidor, Estudiantes de La Plata, a dos fechas de la finalización del torneo.

Boca perdió los últimos dos cotejos del campeonato, terminando el certamen con 44 puntos, la misma cantidad que el pincharrata. Por primera vez en la historia de los torneos cortos de Argentina, se debió disputar una final entre los dos primeros equipos para definir al campeón. En el cotejo decisivo, disputado en el Estadio José Amalfitani, Estudiantes venció por 2-1.

Tras la impensada derrota, La Volpe renunció a su cargo.

Tiene entre sus frases tonos despectivos para el fútbol mexicano como aquella contra los encuentros como el Chivas-América, en que negó que fuera un Clásico asegurando que “¿Clásico?, Boca-River, eso es un Clásico”, cuando dirigió por primera ocasión al Guadalajara, de donde salió corrido por los malos resultados junto con el entonces presidente Sergio Ruiz Lacroix.

Sus triunfos han sido mucho más mediáticos y quizás sea el único punto de acercamiento con Jorge Vergara.

Al igual que Jorge Vergara, Ricardo La Volpe sabe mover las aguas de la prensa: En alguna ocasión, cuando Eugenio Ruiz Orozco buscaba por primera ocasión la presidencia del equipo Atlas, ambos protagonistas hablaron vía telefónica en una charla que terminó con una pregunta del ex candidato a la gubernatura de Jalisco: “¿Puedo decir que platiqué contigo?”, la filtración a los medios, las reacciones y el revuelo posterior por un posible regreso de La Volpe al Atlas se hicieron en automático.

La otra posibilidad es el dinero, ambos en declive, ambos urgidos (uno de triunfos y otro de reflectores” pueden olvidar cualquier insulto y análisis como los que hacía Vergara hace nueve años: “De La Volpe, estoy seguro que sí hay algo en mi contra. No creo que le caiga muy bien, después de que le he criticado y que no me he callado las cosas, luego de que ha metido las patas, es clarísimo que tiene mucho coraje”.

Y sólo así se entiende que Ricardo Antonio La Volpe sea el entrenador número 20 en la época de Jorge Vergara como dueño (el entrenador número 20 en apenas 12 años), cuando en Chivas se ha demostrado que nunca sus segundas partes han sido buenas, como le pasó a Benjamín Galindo o al recién corrido José Luis Real.

Y es que hace 25 años, La Volpe dirigió al Rebaño, en la temporada 1989-90, pero le fue mal. Ganó dos partidos, empató cinco y perdió siete, por lo que ahora será su segunda vez al frente del popular conjunto tapatío.

Curiosamente, cuando dirigió al América, en el Invierno 1996, Ricardo también salió despedido tras ganar uno y perder tres.

El dato curioso es que a La Volpe lo corrió una goleada frente a las Chivas (5-0) y ahora una derrota contra Chivas le permite regresar.

El entrenador podría haber hecho las paces con el dueño, pero una pregunta los acompañará mientras dure como técnico: ¿Cuánto tiempo durará el argentino en Chivas?

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *