Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Las Ilusiones del tío Tolito

Las Ilusiones del tío Tolito

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Es perfectamente sabido que cuando uno anda arrancado de dinero, chico se te hace un frontón para subirte por las paredes. Pues mi tío Tolito anda en esos menesteres, lo que no es novedad, ya que mi pariente se ha pasado la vida empatado con el cero y lo más que ha llevado a su casa fue una gripa. Respecto de su posición siempre ha sostenido que no hay conciencia más tranquila que una bolsa sin centavos, y la de él está en la tranquilidad absoluta.

 Él culpa de sus desgracias al infortunio, a que en este tiempo sus contemporáneos no han sabido valorar sus talentos, pero sabemos que no hay mal que dure 100 años ni menso que lo resista; pero lo único que el tío no ha dejado de tener es esperanza de mejorar su condición.

 El otro día me lo encontré en la calle y me contó que escuchó a un famoso felizólogo, autor de varios libros de autoayuda, afirmar que en japonés crisis y oportunidad se dicen con la misma palabra, lo que yo sinceramente dudo, pero el tío queriendo creerlo se puso a buscar las últimas y escuchó que el Gobierno estaba gastando un dineral en los festejos bicentenarios y con esto mi pariente encontró su camino de Damasco en su búsqueda desesperada de fondos.

 Resulta que mi ínclito pariente era también pariente a su vez del Padre de la Patria, don Miguel Hidalgo y Costilla, emparentados porque ambos, en algún nivel de sus antecesores, se apellidaban Villaseñor (lo que corresponderá probar o negar a los genealogistas), y decidió buscar parecidos con el prohombre.

 Alamán lo describía como moreno, aunque en las pinturas que de él existen no aparezca así, y el tío de tan blanco parecía pambazo, así que por ahí no iba la cosa. Sin embargo, descubrió que el iniciador tenía una mirada profunda y tranquila y en eso sí se parecía, o nadie podía decir que no la tenía parecida. Tenía otra característica similar al héroe, pero ésta no le gustaba que se la dijeran, y es que ambos tenían una profunda debilidad por las mujeres —es más, pareciera que según los textos y películas actuales, Hidalgo es mucho más importante por sus amoríos que por haber iniciado el movimiento independentista—, y respecto del tío decía su madre que seguramente, como al rey Salomón, lo perdería su amor desmedido a las mujeres, de manera que encontró en su afición un parecido que podía comprobar, ambos eran sin duda un par de viejos verdes, sicalípticos y fornicarios.

 Con estas características él consideraba que era seguro que lo contratarían para representar a su histórico pariente.

Desconozco si alguien lo contratará, pero esperanzado si está y ya encontró sus similitudes.

 

 

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *