Home / Colaboradores / Juan Cabello / Las Horas Extras de la Jornada Laboral

Las Horas Extras de la Jornada Laboral

Por Juan CABELLO

Mucho se habla en los corrillos de las empresas y los centros de trabajo, de las famosas horas extras, de que si las primeras tres se pagan sencillas y las siguientes tres dobles y de ahí para adelante triples, también entre los trabajadores hay quienes dicen que unos tienen derecho a exigirlas y otros dicen que uno puede negarse a trabajarlas.

Pues bien, para que se desengañen y como diría el payaso Brozo “ahí les va la mera neta”, la Ley Federal del Trabajo en el capítulo II relacionado a la Jornada de Trabajo dice, entre otras cosas, primero que la jornada de trabajo la podrán acordar el patrón y los trabajadores, pero la ley señala que hay dos tipos de jornada, la diurna y la nocturna, la primera la comprendida entre las seis y las veinte horas y la segunda entre las veinte y las seis horas, la diurna tendrá como máximo ocho horas y la nocturna siete, también dice la ley que el patrón y los trabajadores podrán conveniar la jornada para repartir las horas en la semana para no asistir el sábado, habla de las jornadas mixtas, esto es que agarren un poco de la nocturna y un mucho de la diurna, pero establece que será mixto siempre que tenga menos de tres horas y media de la jornada nocturna, pues si tiene éstas o más, será considerada jornada nocturna y no mixta con el consabido horario de siete horas.

La jornada de trabajo es una disposición de orden público, por lo que no producirá efecto legal, ni impedirá el goce y el ejercicio de los derechos, sea escrita o verbal, la estipulación que establezca una jornada superior a la permitida, esto es, no podrá exceder de lo señalado en la ley y los horarios inhumanos serán sancionados por la autoridad, dicho en otras palabras, las jornadas superiores a cuarenta y ocho horas a la semana son ilegales; la ley laboral establece que por cada seis días de trabajo corresponde un día de descanso, dice que si alguien trabaja en domingo se le pagará la prima dominical que corresponde a un veinticinco por ciento más que la jornada normal, también dice que si alguien trabaja un día de descanso se le pagará triple, no doble como muchos piensan.

La ley establece las causas por lo que se tendrá que trabajar tiempo extraordinario; por un siniestro, por una situación que ponga en riesgo la vida del trabajador, de sus compañeros o la del patrón o que ponga en riesgo la existencia misma de la empresa.

Lo anterior es la única razón por la que deberá existir el tiempo extraordinario, el obtener mayores ganancias, no es bajo ninguna circunstancia, justificación para tener horario extraordinario, a la ley poco le importa la imperiosa necesidad de los patrones de ganar más, sin embargo se preocupa por la salud de los trabajadores y limita el trabajo extraordinario de ellos al señalar que las horas de trabajo extraordinario que no extras, no podrán exceder de tres horas ni de tres veces en una semana, lo que nos da un total de nueve horas por semana, dice la ley que las horas de trabajo extraordinario se pagan doble, esto es, si se trabajan hasta nueve horas de trabajo extraordinario en una semana éstas se pagaran al cien por ciento de las horas de la jornada normal y al doscientos por ciento si excede de nueve horas de trabajo extraordinario, o sea triples.

Va un ejemplo: su un trabajador recibe ochenta pesos diarios por una jornada de ocho horas quiere decir que recibe diez pesos por hora, si labora doce horas de trabajo extraordinario en una semana se le pagarán las primeras nueve horas a veinte pesos cada una y a treinta pesos las tres restantes.

Existen fuentes de trabajo que tienen jornadas notoriamente inhumanas, que en su desmedida ambición (no puedo concebir otra razón) laboran en horarios de veinticuatro por veinticuatro esto significa que trabajan veinticuatro horas y descansan otras tantas, lo que nos da, si Pitágoras no se equivoca cuatro períodos de veinticuatro en una semana y tres en la siguiente semana y equivale a noventa y seis horas trabajadas en una semana y setenta y dos en la siguiente. Si calculamos las horas de trabajo extraordinario pagadas al doble (que son nueve), obtenemos 180 pesos y 1,170 pesos por las treinta y nueve triples en una semana más el sueldo semanal que son 560 pesos (que resulta de multiplicar 80 pesos por siete días), nos da un total de 1,911 pesos.

La anterior operación nos hace ver el jugo que un patrón le puede sacar a un trabajador, pero la ley contempla sanciones que son severas, en contra de quien ostente jornadas notoriamente inhumanas la sanción se aplica por trabajador y el importe de la sanción es superior al margen de ganancia.

Mejor convendría que las empresas que sostienen estos horarios pusieran a tres trabajadores con una jornada de ocho horas cada uno y saldría más barato, pues 560 pesos (que es un sueldo imaginario de 80 pesos diarios) por los tres a la semana nos daría 1,680 pesos con un ahorro de 231 pesos, empleando a más personal, dando un servicio de calidad, dentro de los márgenes establecidos por la ley.

Pero si sacamos la cuenta por la quincena, la historia es otra pues recuerden que en la segunda semana se laboran tres días solamente y nos da un total de 1,190 pesos en la segunda semana y si sumamos la primera de 1,911 son 3,101 quincenales que resulta más bajo que el sueldo de tres trabajadores de ocho horas, pues serían 3,360 pesos quincenales, una diferencia de 259 pesos.

Créalo o no los patrones prefieren ahorrarse unos pesos que aumentar la calidad de su servicio y tratar bien a sus esclavos, perdón a sus empleados.

Check Also

El PRI y las Razones de su Próxima Derrota

Por Juan CABELLO Conocer las razones por las que las personas militan en un partido …

El Fuero, el Desafuero y Otras Payasadas

Por: Juan CABELLO El circo no está instalado, es más, ni siquiera se ha anunciado …

Ellas Contra Ellos

Por Juan CABELLO Desde hace años, la mujer ha sostenido una lucha incesante por adquirir …

La Fuerza de uno

Por Juan CABELLO En los estados unidos se vive bien, se gana en dólares pero …

La Corrupción, un Asunto Inequitativo

Por Juan CABELLO La rendición de cuentas es un gran avance en la lucha anticorrupción, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *