Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / Las Fallas de la Democracia en México

Las Fallas de la Democracia en México

Por Alfredo DON OLIVERA

Tal vez uno de los más fuertes problemas que se plantean al hablar de la democracia sea confundirla con la libertad electoral, que no es lo mismo. La democracia aparece, cuando el gobernante rige, con fundamento en las necesidades e intereses de los gobernados. Y teóricamente la libertad electoral debe ser el inicio de la democracia, aunque pocas veces la garantiza.

Para ejemplo nos basta la actualidad nacional, donde el ejecutivo del país, abandonando sus obligaciones gubernamentales de representar a los mexicanos y ha pasado a imponer a todos la visión oligárquica de un grupo empresarial y los poderosos intereses de capitales extranjeros. Y naturalmente que esto, sí es la base de la corrupción.

Miren, nada mas a manera de un sólo ejemplo; para justificar la inversión privada en la extracción del petróleo mexicano, el argumento comúnmente ofrecido por los simpatizantes de esta reforma es que porque todos los países petroleros así lo hacen. Y bajo semejante explicación, ya estamos permitiendo que se nos fuguen de las manos jugosas ganancias que otrora nos había provisto el petróleo, porque aquellas ganancias, ahora pasamos a compartirlas con poderosísimos capitales internacionales, por cierto, muy ajenos a los intereses de nuestra nación. ¡Qué gran negocio hicimos!

Y claro que no vamos a cerrar los ojos a la terrible corrupción de PEMEX, pero tampoco nos olvidemos que a PEMEX, sólo se le otorgaba el la tercera parte de los ingresos petroleros, porque las otras dos terceras partes pasaban a formar parte del presupuesto de egresos del Estado y a engrosar nuestras reservas internacionales, que por cierto, tan beneficiadas se vieron en los últimos tres sexenios, gracias a esos ingresos.

Ahora si se quiere saber por qué México no compartía la explotación de sus recursos petroleros con el capital privado, mientras los otros países sí, pues la respuesta es muy simple; porque esas naciones no tuvieron a un Lázaro Cárdenas, quien capitalizando de manera talentosa e inteligente circunstancias históricas que muy difícilmente se podrán repetir, logró nacionalizar los recursos del subsuelo para beneficio de la nación.

Y para que nos resulte más claro. Vea usted la manera en que vivimos los mexicanos, y al margen de que le parezca bueno o no, ahora para sostener este nivel de infraestructura que tenemos, pero ya sin los recursos que antes obteníamos del petróleo, será necesario que por lo menos dupliquemos los impuestos que actualmente pagamos. O sea que en el panorama próximo, es visible un pr

oceso de deterioro de la infraestructura nacional ¿Precioso verdad? Como se podrá entender la reforma energética abrió un boquete fiscal enorme, que jamás podrá suplir el triste 15% del IVA que percibiremos por la explotación del petróleo ahora en manos de particulares. Y del cuento ese de que bajaran los precios de la energía eléctrica, el gas y las gasolinas, mejor ni se crea, porque hasta la fecha, en la historia del capitalismo, cuando el precio de alguna mercancía ha bajado en beneficio del consumidor, se ha tratado de un efecto de carácter

temporal, pues en breve se recupera para luego continuar incrementando su valor. Ya comprobará usted esta regla, cuando se recuperen con los actualmente alicaídos precios del petróleo.

Pero naturalmente que desgobiernos como éste, los principalmente culpables son los electores, porque efectúan su sufragio, en base a razones de carácter sentimental y no de política económica. Es decir, yo soy panista de corazón o priista de toda la vida, o soy perredista, o del partido que sea. Se trata de una afiliación de tipo romántico sentimental. Y es que el ciudadano suele casarse con un partido político, de la misma manera que los fanáticos con su equipo deportivo, construyendo auténticos maridajes que resultan tan emocionales como irracionales.

Así que se vota pasionalmente por los candidatos del partido amado. Y ni siquiera se paran ahí las cosas, porque aunque en su ejercicio resulten un total fracaso, se les defiende a ultranza.

Y díganme si efectivamente ha sido este el caso de los últimos sexenios, donde la alternancia,

desgraciadamente, poco le ha podido abonar a la democracia mexicana. Más bien las consecuencias lógicas de la rigidez crítica de los simpatizantes partidistas, fue el arreciamiento de los intereses partidistas, y por lo mismo, el lamentablemente presidencialismo que durante décadas habíamos padecido, pasó progresivamente a ser sustituido por el partidismo y tras este nuevo fracaso, ahora hemos retornando a una nueva fase del nocivo presidencialismo. Tal parece que somos incapaces de encontrar el camino hacia la democracia.

Pese a todo, los últimos comicios electorales, alentadoramente ya han venido reflejando un voto diferenciado. Al parecer los ciudadanos, ya hartos de la corrupción, han comenzado a divorciarse de sus partidos políticos. Qué de extraño tiene entonces, que comiencen a surgir exitosamente los candidatos independientes. Y si ya uno de ellos, el Bronco alcanzó el gobierno de Nuevo León, pues entonces no le encuentro nada raro, a que políticos camaleones como lo es alcalde de Guadalajara Enrique Alfaro, ya comience a deslindarse de Movimiento ciudadano, para iniciar su transformación a candidato independiente, de pasada así intenta zafarse de la regadota aquella de la publicación del padrón electoral.

Sin embargo, el ciudadano ahora tendrá que entender, que se trata de los mismos políticos de siempre, los mismos que siempre han ofrecido combatir la corrupción para promover el desarrollo, la paz y la justicia, pero que sin embargo en la práctica, han resultado un decepcionante fracaso más. Cómo no va a ser así, si se trata de la misma gata, solo que ahora revolcada.

¿Entonces dónde estaría la solución? la propuesta que quisiera plantear, es abandonar los sentimentalismos partidistas, hacer a un lado a caudillo heroicos, incluso entendiendo que si bien la corrupción es un gravísimo problema, no por ello es ni el único, ni el principal problema.

Mi propuesta de hoy es hacernos más responsables de los políticos que estamos eligiendo, con fundamento en las bases económicas sobre las cuales se pretendan desarrollar!

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *