Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / Las Causas Históricas del Terrorismo

Las Causas Históricas del Terrorismo

Por Alfredo DON OLIVERA

La religión ha sido el opio de todos los pueblos
Karl Marx

El inicio de la pasada semana santa además de la visita de Obama a Cuba, también nos lastimó con las lamentables noticias de los atentados terroristas en Bélgica tan dolorosos especialmente para los civiles afectados por causas a las que hasta son ajenos.

Lo fácil es despotricar y acusar a gritos a los fanatismos religiosos, en este caso de los fundamentalistas del Islam, pero posturas así soslayan que actos tan dramáticos como lo son estos, no ocurren porque sí. Por lo contrario tienen causas muy profundas que deben ser conocidas y analizadas.

Y aclaro, para nada pretendo, ni defender ni justificar al terrorismo. Por lo contrario, lo condeno absolutamente. Mi único deseo es entender sus verdaderas causas.

Terrorismo, dice la Real Academia, es una sucesión de actos violentos con la finalidad de infundir terror. Una actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente pretenden crear alarma social, con fines políticos.

Como se podrá entender, desde su misma definición, el terrorismo ya aparece inculpado como un acto criminal por motivos políticos. Y por lo mismo se trata de actos deplorables que carecen de cualquier justificación. Sin embargo ¿Cómo apareció en el contexto de la humanidad tan nefasto recurso?

Pues emerge como consecuencia de un conjunto de hechos histórico concatenados que hacia 1970 es adoptado por corrientes belicistas de los pueblos árabes en su lucha contra EUA e Inglaterra por la defensa de Jerusalén y la recuperación de la franja de Gaza.

Sí en efecto. El origen de todo esto es el control Jerusalén, un desierto, que a pesar de carecer de recursos productivos, es tal vez la región más asediada e invadida de la Historia: Judíos, Asirios, babilonios, griegos, macedonios, romanos paganos, romanos cristianos, islámicos, católicos, turcos, árabes y ahora nuevamente los israelitas, en ese orden, se han apoderado violentamente de Jerusalén.

Pero lo interesante es que sus primeros invasores, los Judíos, hacia el siglo XII a.C., durante su éxodo por el desierto dirigidos por Moisés, aseguran que esa tierra, la llamada tierra de Canán, la palestina, es la tierra que Dios les obsequió para que la habitaran y se convirtieran ahí en el gran pueblo que el Dios de Abraham les auguró llegarían a ser.

Sin embargo, para poder ocupar ese territorio tuvieron que entrar en guerra con los habitantes de esas tierras; los canaeos, los gabaonitas y los filisteos, quienes derrotados se tuvieron que desplazar hacia las tierras altas. Los Judíos o israelitas, quienes finalmente ocuparon la Palestina, se consideran el pueblo elegido de Dios cuyo destino final tras la llegada del Mesías será gobernar al mundo llamaron a esos pueblos “los gentiles” considerando que Dios los había creado para estar al servicio de los judíos

Sin embargo, durante la dominación del imperio romano, y tras la rebelión judía contra los romanos en Masada, hacia el año 73 dC, los judíos fueron derrotados por los romanos quienes destruyeron Jerusalén y expulsaron a los judíos de la palestina. Estos, se dispersaron por el mundo, pero permanecieron unidos por la religión y la espera del Mesías. Se entenderá entonces que el rechazo de los habitantes de la Palestina contra los judíos, tiene profundas raíces históricas.

Las cosas permanecieron así hasta la cuarta parte del siglo XIX, cuando León Pinsker desde Europa Oriental convocó al judaísmo a su renovación espiritual, puntualizando como base de esa renovación, el retorno a la Palestina, la tierra prometida que habían abandonado. Los movimientos de retorno recibieron el nombre de “aliyya”, voz hebrea que significa “ascensión”.

Posteriormente en 1897 Theodor Herzi, fundó el movimiento sionista que reclamaba a la creación de un estado judío en la Palestina, dando lugar a un proceso más menos sistemático de retorno de judíos a Palestina. El mundo árabe en antagonismo por sus fuertes diferencias religiosas con el judaísmo, comenzó a contemplar con preocupación estos retornos.

Posteriormente durante la I Guerra Mundial, Inglaterra convocó a los pueblos árabes a sacudirse el dominio de los Turcos quienes desde 1453 dominaban las regiones árabes. El objeto era acabar con el apoyo petrolífero que los turcos otorgaban a Alemania.

Para brindar dicho apoyo, los árabes comprometieron a Inglaterra a ejercer un protectorado sobre la región para propiciar la creación de la nación árabe y a oponerse a la creación del estado israelí en la Palestina. Las revueltas de los pueblos árabes acabaron con el dominio turco en la zona y a la postre significaron un papel decisivo en la derrota de Alemania y el consiguiente triunfo de Inglaterra poniendo fin a la 1a Guerra Mundial.

Sin embargo, en 1917, Inglaterra manejando un doble lenguaje manifestaba por otra parte, en la “declaración Balfour” que contemplaba con buenos ojos la creación de un “hogar israelita” en la Palestina, lo cual desató el más profundo malestar árabe, por lo que Inglaterra reaccionó y comenzó a frenar el retorno de judíos a la Palestina.

No obstante, algunos árabes comenzaron a separarse y fue entonces cuando se creó el país de Irak. Pero a raíz de las terribles persecuciones y asesinatos de judíos por parte de los nazis, entre 1930 y 1940, se incrementaron sensiblemente los retornos de israelitas a la Palestina.

Al terminar la II Guerra Mundial, tras el lamentable holocausto nazi, el judaísmo encontraba indispensable la instauración de su nación para impedir nuevas persecuciones y ejerciendo su influencia política obtuvieron la intervención favorable del gobierno norteamericano quien con la anuencia de Inglaterra, alcanzaron en 1948 en la ONU el decreto de la creación del estado de Israel en la Palestina. El decreto de creación de esta nación establecía los límites geográficos del nuevo estado y la necesidad de promover la integración en el nuevo estado, de los palestinos habitantes del lugar.

Ante el descontento de los árabes, Israel propuso la partición de Palestina para la creación de dos estados paralelos, la nación judía y la nación palestina en la franja de Gaza y Cisjordania, pero los árabes rechazaron esta propuesta reiterando su oposición a aceptar la instalación de Israel en la Palestina. Coléricos y desordenados con asesoría de la URSS atacaron a Israel siempre apoyado militar y económicamente por EUA, ocasionándose tres guerras árabe judías en 1948, 1956 y 1967.

Los resultados de esas tres guerras fue la derrota de los árabes, que aunque mayores en número, siempre actuaron desorganizados y mal armados contra judíos bien armados y apoyados por el gobierno norteamericano. Como consecuencia los judíos se extendieron hasta ocupar toda la franja de Gaza ante el profundo malestar de los árabes y Palestinos que se consideraron desposeídos arbitrariamente por la ONU y el gobierno norteamericano y traicionados por Inglaterra quien abandonó los compromisos que habían sustentado al terminar la primera guerra mundial.

En 1961 Yasser Arafat para organizar los esfuerzos árabes creo la Organización Para la Liberación de Palestina, estableciendo que La Palestina (incluída Jerusalén), era el hogar nacional del pueblo Palestino por lo que los judíos deberían ser expulsados de ahí.

Y para 1970, los árabes entendiendo que sus fracasos para expulsar a los judíos de La Palestina más bien eran ocasionados por el apoyo de los norteamericanos, comenzaron a recurrir al terrorismo como táctica de guerra, haciendo víctimas de este sistema, a los israelitas, a EUA y a la traidora Inglaterra.

El desarrollo de esta nefasta guerra ¿Existirá alguna guerra que no sea nefasta y estúpida? ha sido muy amplia. Yo quisiera concretarla en tres ejes:

– Un auténtico genocidio de exterminio de Israel sobre el pueblo palestino.

– El terrorismo que originalmente se concibió como pequeñas dosis de terror para generar amplísimos espectros de alarma social, ahora se ha desdimensionado y se está convirtiendo en auténticas masacres asesinas donde los inocentes están resultando los principales afectados.

– El terrorismo se ha ampliado a todos los países que como España, se han sumado al gobierno norteamericano en su afán de sostener en la Palestina a Israel. (Así que cuidado con peña Nieto si además de sus reformas estructurales nos inmiscuye en un conflicto que no es nuestro).

– Y finalmente se ha transformado en una auténtica guerra impulsada por los fundamentalismos religiosos.

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *