Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / Las Bondades de la Devaluación

Las Bondades de la Devaluación

Por Alfredo DON OLIVERA

La devaluación del peso, ni nos perjudica ni nos beneficia; sino que todo lo contrario
Andrea Legarreta

Entre los temas más comentados en las últimas semanas, aparece la preocupación nacional relativa al proceso devaluatorio que ha venido experimentando nuestra moneda.

Y al parecer, dado el descrédito que ya sufre la figura presidencial de Peña Nieto, da la impresión de que están recurriendo a otras formas de comunicación, mediante las cuales intentan explicar a la sociedad lo que no necesita explicación, pero disfrazándolo bajo el atavío, de “esto que está sucediendo, está mal; pero no es mi culpa, y total hasta tiene sus cosas buenas” .

En este sentido, ya desde finales del pasado 2015, la presidencia de la república había venido manejando, que gracias a las buenas políticas administrativas del ejecutivo, el proceso devaluatorio no había afectado a la economía nacional. Lo cual resulta un verdadero absurdo, porque más temprano que tarde el proceso devaluatorio se reflejará en una escalada adicional de los precios.

Así que ante la inminencia del desastre, ahora quieren hacernos creer que el peso mexicano está subvalorado financieramente, que las causas son ajenas a México, pero que cuando las presiones internacionales, verdaderas causantes de esta caída se reajusten, nuestra moneda se recuperará, lo cual resulta aun más absurdo. La verdad es que estos señores están tratando de defender, de la peor manera lo indefendible.

Y tan es cierto lo que estoy afirmando, que ahora, en un nuevo disparate, intentaron recurrir a figuras públicas de relativo perfil popular como lo es Andrea Legarreta, quien se prestó para informarle al pueblo de México, que la devaluación del peso, no le perjudica! Pobre ingenua, en la que se metió: Desbancó en la opinión pública, del trono de las tarugas a Ninel Conde.

Revisemos los criterios que con respecto a la devaluación del peso, el gobierno quiere que manejemos: El gobierno federal, primero intenta deslindarse de responsabilidades alegando que desde que entramos en la globalización, a raíz de la firma del TLC de América del Norte, el valor de nuestra moneda ya no lo determina el gobierno, sino las fuerzas oferta y demanda de los mercados internacionales, y que debido al aumento de las tasas de interés en EUA, la desaceleración de la economía china y la caída de los precios del petróleo, los capitales internacionales se pusieron nerviosos y han decidido abandonar sus inversiones en otras monedas para mejora guarecerse en la seguridad de las inversiones en dólares.

Pero que en cuanto estos factores vuelvan a la normalidad, el peso se recuperará. Por lo mismo, el gobierno recomienda, por lo pronto, no contraer deudas en dólares, disminuir las importaciones, preferir el consumo de productos nacionales que en teoría no están sujetos a la presión devaluatoria y no preocuparse demasiado porque la deuda nacional, la tenemos en pesos mexicanos.

Además consideran que se trata de una gran oportunidad para nuestras exportaciones y para el turismo porque gracias a la devaluación, ahora nuestros precios son más baratos y competitivos Que tristeza, recurrir nuevamente a las mismas falacias con las que los gobiernos mexicanos, durante décadas, intentaron disimular la pesadez de las constantes devaluaciones de los 70s, 80s y 90s.

Seamos claros. El proceso devaluatorio al que estamos sujetos es sumamente grave. Porque finalmente y ahora más que nunca, en este mundo globalizado, los costos de los capitales de inversión (edificios, maquinarias, transportes etc) se tendrán que ajustar al valor de los dólares para poder determinar nuevos precios. De otra manera incurrirían en pérdidas .

Y en consecuencia, la escalada inflacionaria, con todas sus consecuencias, ya está en puerta. Si no se ha comenzado a resentir, no es, sino por un mero intento del sector empresarial de no aumentar los precios, bajo la esperanza de que la administración gubernamental detuviera la caída del peso.

Pero como esto no ha sucedido, los costos, y en consecuencia los precios, tendrán que ser readaptados al alza. Medida de la cual tampoco se podrán abstraer los mercados locales, razón por la cual, si bien los precios de los productos mexicanos de exportación así como las tarifas del turismo en México, momentáneamente, al devaluarse el peso, se vuelven más baratos, al tener también que ser reajustados, recuperarán su valor real.

La realidad es que históricamente, al menos en nuestro país, los perjuicios de una devaluación, en han sido lacerantes e irreversibles. Intentar ignorar esta situación sería un engaño.

En lo que si tiene razón el gobierno, es en señalar que las causas obedecen a factores externos especulativos del mundo global, pero en lo que tampoco tiene razón, es en alegar inocencia en sus responsabilidades al respecto, porque además de haber abierto las arcas de las reservas internacionales para ofertar dólares, debieron haber elevado, a pesar de sus consecuencias, la tasa de interés.

Por otro lado, nuevamente queda al descubierto la gravedad de los males que se derivan de la Globalización y por lo mismo resulta fundamental, la urgencia de diseñar estrategias de política públicas que tiendan a proteger y fortalecer nuestro mercado interno. Si el amable lector me lo permite, en ocasiones posteriores reflexionaré a este respecto, pero mientras no vuelva a estabilizarse el valor de nuestra moneda, y claro que, se volverá a estabilizar, lo que no veo es cómo se podría recuperar, trate de reducir sus gastos y evite en lo posible contraer cualquier clase de créditos.

Finalmente una aclaración, tal vez nuestra deuda interna esté contraída en pesos, pero nuestra deuda externa, que es la deuda fuerte y mayoritaria, está contraída en dólares y en tanto persista esa incapacidad gubernamental para frenar el proceso devaluatorio, nuestro nivel de endeudamiento, peligrosamente continúa aumentando.

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *