Home / Colaboradores / José María Pulido / La Voracidad Urbana

La Voracidad Urbana

Por Carlos OROZCO SANTILLAN

La semana pasada el Presidente Municipal de Tlajomulco de Zúñiga, Alberto Uribe señaló su intención de vetar la aprobación de más asentamientos de vivienda masiva en ese municipio. Lo cual cobra mayor relevancia, si consideramos que tan sólo en esa región existen cerca de 60 mil viviendas abandonadas y más de 200 fraccionamientos populares aprobados en 18 años de una anarquía que generó el gran negocio viviendero con la complicidad de los tres niveles de gobierno.

De no ser así, no se podría explicar que el Presidente Peña Nieto siga promoviendo la ampliación al crédito inmobiliario a través de INFONAVIT y la banca privada, no obstante que organizaciones civiles especializadas en el tema, calculan en más de un millón y medio el número de viviendas abandonadas en todo el territorio nacional, pero con cifras críticas principalmente en los Estados de México y Jalisco.

Ligar la conocida precariedad laboral en nuestro país al abandono implícito en esos créditos ligados al salario, resulta simplista si no consideramos otros factores que agravan ese flagelo urbano. Fraccionamientos con nombres mercadotécnicamente sugerentes, llevan al trabajador de buena fe a descubrir el engaño cuando se ve obligado a vivir sin transporte público suficiente, conectividad interurbana, infraestructura vial que lo lleva a jugarse la vida y la de sus hijos todos los días en caminos sin banquetas, sin puentes peatonales ni señalización, alejado de los centros de abasto, de salud o escolares dignos. Todo ello, bajo el estigma de la violencia, la inseguridad y el fantasma del precario abastecimiento de agua.

Mientras, esta especie de “cartel de la vivienda marginal”, reciba altísimas utilidades por el engaño, será necesario que una nueva generación de políticos y funcionarios públicos estudien a fondo el tema, porque, quienes hemos dedicado la vida académica a ello, estamos convencidos que lo peor que le puede seguir pasando al Área Metropolitana de Guadalajara y a quienes aquí seguiremos viviendo, es que se mantenga la combinación de corrupción, impunidad, ineptitud atizadas por la voracidad de algunos empresarios.

El ejemplo de Uribe debe ser el derrotero inevitable de todos los Presidentes Municipales del AMG y, más que buscar a los responsables del pasado, en una especie de amnistía urbana, reconstruir el tejido social al iniciar con una sostenida restauración de la metrópoli con los municipios coordinados. Sobre todo, si tomamos en serio lo que el investigador de la Universidad de Guadalajara Arturo Gleason advierte al calcular agua suficiente para nuestra ciudad, solo por 20 años más.

Por otra parte, los tres mil millones de pesos anunciados por el Gobernador del Estado a favor del peatón, tendrían que aplicarse a restaurar el principal vehículo de transporte masivo de una ciudad, es decir, sus banquetas, puentes peatonales, amueblamiento, señalización preventiva, plazas, áreas verdes y espacios públicos.

Mtro. Carlos M. Orozco Santillán

Académico de la Universidad de Guadalajara

Carlosm_orozco@hotmail.com

 

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *