Home / Uncategorized / La política mexicana reedita los ‘videoescándalos’ para golpear a López Obrador

La política mexicana reedita los ‘videoescándalos’ para golpear a López Obrador

El dirigente de Morena desestima las grabaciones de una diputada local recibiendo dinero en efectivo de una mujer anónima

Opinión de LUIS PABLO BEAUREGARD publicada en El País

La política mexicana está reeditando los videoescándalos que golpearon a la izquierda partidista hace más de 10 años. Dos grabaciones de una diputada local del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Veracruz recibiendo fajos de billetes han provocado una nueva ola de ataques contra Andrés Manuel López Obrador, que se enfila a su tercera candidatura presidencial consecutiva. Como sucedió en 2004, cuando varios colaboradores de López Obrador fueron captados en vídeo recibiendo sobornos, las revelaciones pretenden minar el camino del político a Los Pinos.

La protagonista de estos nuevos vídeos es Eva Cadena, quien hasta el 25 de abril era integrante de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados de Veracruz. El periódico El Universal publicó este lunes un video de ella recibiendo dinero en efectivo.

-“Le entrego medio millón de pesos para López Obrador, diputada, por favor”, dice una mujer oculta a la cámara mientras estira el brazo con fajos de billetes.

-“¿No tendrá una bolsita por ahí?”, responde la legisladora mientras asiente.

El Universal asegura que esta primera entrega de dinero se hizo el 6 de abril, una fecha que coincide con la gira que López Obrador hizo a Veracruz. Una nueva grabación de Cadena recibiendo 10.000 dólares y 50.000 pesos fue publicada este jueves. La misma mujer anónima ofrece cinco millones de pesos para el dirigente de Morena. “A mí me gustaría que sí fuera con López Obrador, preguntarle directamente a él si acepta —son cinco millones— que cómo los quiere, si los prefiere en dólares o en moneda nacional”.

La carrera política de Cadena parece haber llegado a su fin tras protagonizar estos videos. La Comisión de honor y justicia de Morena la ha separado de la bancada en el Congreso de Veracruz y le ha quitado la candidatura a la alcaldía de Las Choapas, un municipio al sur del Estado que López Obrador visitó el pasado 10 de abril.

“Somos indestructibles políticamente por nuestra honestidad. Ese es nuestro escudo”, respondió López Obrador en un mensaje grabado dirigido a sus simpatizantes. El líder de Morena responsabilizó de las filtraciones a Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de Gobernación (Interior) de Enrique Peña Nieto y al gobernador de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes. “Yunes mandó a una persona a darle dinero a nuestra candidata… Lo sé todo. Quieren desviar la atención porque hay asuntos de corrupción que se están ventilando en el extranjero”, dijo el político en relación a las investigaciones sobre Odebrecht en Estados Unidos y OHL en España.

López Obrador lleva más de una década haciendo política con un mensaje anticorrupción. En sus mitines suele ufanarse de que ningún escándalo lo ha tocado directamente desde que inició su primera carrera por la presidencia, en 2005.

“Esa es una de sus principales fuerzas”, considera el analista Carlos Bravo Regidor. “Tiene un teflón contra la corrupción a pesar de que nadie puede negar que ésta sí ha tocado a su entorno”. En 2004, durante la primera tanda de los videoescándalos, operadores muy cercanos a López Obrador como René Bejarano fueron filmados recibiendo dinero de un empresario. Gustavo Ponce, su secretario de Finanzas en el Gobierno del Distrito Federal, también fue captado por las cámaras apostando en un casino de Las Vegas (Nevada). Otras figuras de la izquierda, como el delegado de Tlalpan, Carlos Imaz, o Ramón Sosamontes, también fueron protagonistas de estas filtraciones que cimbraron el escenario político dos años antes de las presidenciales de 2006.

La carrera rumbo a 2018, sin embargo, es diferente. La corrupción se ha convertido en el principal tema y el asunto ha impulsado la candidatura de López Obrador, que arrancaría la contienda como puntero. Pero López Obrador podría ser víctima de su propio discurso. Tras la grabación de Eva Cadena no condenó el acto, solo se limitó a reprochar a los urdidores de las grabaciones, a quien se refiere como “la mafia del poder”.

“En ningún momento dijo que es una conducta reprobable. López Obrador debió haber mandado el mensaje de que se trataba de algo inaceptable”, considera Bravo, académico del Centro de Investigación y Docencia Económica. Este es un nuevo error en el discurso del dirigente de Morena. El anterior lo cometió el 16 de abril, un día después de la captura del exgobernador de Veracruz Javier Duarte. En ese entonces, López Obrador dijo que el político del PRI afirmará en su juicio que dio dinero a Morena. “Algo hay ahí para que sintiera que tenía que salir a decir eso”.

El escándalo de Eva Cadena también refleja que Morena no es, como se pensaba, “una máquina de obediencia a López Obrador”, según Bravo Regidor. “El partido tiene vida propia y López Obrador no sale en defensa de Morena, cuando se defiende habla de él”, considera. El escudo de López Obrador deberá resistir muchos embates hasta el verano de 2018.

Videos:

1.- https://youtu.be/icSjjznZ0GI

2.- https://youtu.be/sWMk5EG9JZ4

3.- https://youtu.be/PKcYtuGdbuE

4.- https://youtu.be/g4GxygnRcbg

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *