Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / La Controversial Plataforma Uber

La Controversial Plataforma Uber

No existe peor jodidez
que ver a un jodido votando por un burgués

Por Alfredo DON OLIVERA

Los habitantes de Guadalajara, además de vernos sometidos a las enormes molestias que implicó la toma de nuestras principales avenidas por un enorme contingente de taxistas, que consciente y deliberadamente decidieron colapsar a la ciudad para plantear ante el Congreso estatal su inconformidad contra la existencia de la plataforma Uber, tuvimos que soportar una bochornosa gresca entre perjudicados y afectadores, una lamentable gresca de callejón entre auténticos pandilleros, que sólo avergüenza a la ciudad. Seguro que en otros estados han de estar pensando; “vaya manera que tienen en Guadalajara de resolver sus diferencias.

¡Nuestras calles son los espacios para el traslado y la convivencia de los ciudadanos y no pueden ser degradados a campo de batalla entre trogloditas!

Y para nada parece claro poder determinar cuál de los dos bandos haya sido el agresor y cuál sea el agredido: Es más, tampoco es posible darle la razón a uno o a otro, porque lo que sí queda en claro, es que la justicia debería procesarlos a todos, por los flagrantes delitos en los que tan estúpida e inútilmente incurrieron.

Pero lo peor, no es ni siquiera eso, sino la realidad que subyace en este lamentable problema. Porque por muy afectados que se puedan sentir los trabajadores de los taxis amarillos, carecen de posibilidades legales para impedir la existencia y operación, de la plataforma UBER, que ya es una total realidad, de nuestros días.

Porque si bien la demanda inicial de los taxistas fue que UBER fuera reglamentada bajo las mismas normas (o mejor dicho costos) a los que los amarillos han sido sometidos por el Estado, pues ahora la nueva demanda está dirigida a la desaparición de los servicios de Uber.

Sin embargo, lo curioso es, que el mercado que atienden los taxistas y el mercado que atiende UBER, no son lo mismo. Se trata de poblaciones con características diferentes. Realmente si se revisa, nos vamos a encontrar con que los ingresos y los servicios que prestan los taxistas, continúan siendo los mismos. Lo que ha sucedido, al margen de prometer una investigación más puntual al respecto, es que los clientes de UBER, han generado una demanda adicional al mercado de los servicios de traslado.

Y en este sentido, los taxistas que realmente han sido afectados, sean los de los servicios aeroportuarios, mas sin embargo, obsérvelo usted, con o sin UBER, los taxis del aeropuerto, no se dan a basto.

Entonces ¿Qué es lo que hay atrás de la manifestación del pasado martes?

Pues para empezar a entenderlo, lo que ocurre es que la reglamentación relativa a los servicios de Taxis, pertenece a un pasado que vino a rebasar la tan mentada globalización. Porque la Globalización, es una teoría económica que formula las hipotéticas bondades de un mundo sin fronteras arancelarias, que supuestamente permitiría a comerciantes y productores, expandir sus servicios y productos a lo largo de todo el orbe, impulsando así un crecimiento económico acelerado mundial, cuyos precios serían controlados mediante la acción de las dos fuerzas naturales del mercado, la oferta y la demanda.

Esta visión -que en México comenzó a desarrollarse desde la entrada en vigor del TLC en Enero de 1994- con la incorporación de las Reformas Estructurales de Peña Nieto, ha convertido a nuestro país, en una región del mundo global para los negocios. Y por lo mismo, implica la minimización y hasta desaparición de las antiguas reglamentaciones oficiales, en beneficio del crecimiento de la oferta de servicios y productos.

Ahora la realidad es que la globalización apareció como un recurso de EUA al frente de la OTAN, para vulnerar las barreras arancelarias de los mercados mundiales y así apoderarse de ellos -la caída de la URSS contribuyó en mucho a semejantes deseos- , pero claro, ni la globalización ha dado los resultados que la teoría ofreció, mientras el mercado de oligopolios que estamos padeciendo, impide que las leyes de oferta y demanda controlen de manera natural los precios. De hecho, ya es claro que ni Alemania, ni EUA, porque Inglaterra jamás lo quiso, insistan en la globalización. Tan es así, que mientras los teutones no solo ya rechazan radicalmente la ampliación del mercado europeo, sino antes por lo contrario, desean retraerlo, EUA, lejos de enfrentar una reforma migratoria, más bien planea la construcción de un muro fronterizo para aislarse de su socio global, México.

Bajo ese contexto qué puede tener entonces de extraño, que ahora veamos a los taxistas oponerse al surgimiento de nuevas ofertas de servicios de traslado como lo es Uber. Simplemente entendamos, las teorías de la economía de mercado, para ser válidas, requieren de condiciones de libre competencia, las cuales son imposibles en el mercado de oligopolios. Y en consecuencia; la Globalización, deja en claro, que lejos de ser la gran panacea del crecimiento económico, tan sólo entraña un mundo en el que predomina la ley del más fuerte y por lo mismo, se ocasionan confrontaciones tan lamentables como la que acabamos de presenciar Es decir, Un monopolio, los taxistas, intentando proscribir a otro, el de la controversial Uber.

Preguntémonos entonces ¿quiénes están realmente atrás de esa batalla y por qué? Pues los verdaderos afectados son los dueños de los taxis. ¿Por qué? Pues por la simple y sencilla razón de que dadas las viejas reglamentaciones, un taxi significa una activo fijo de inversión, que entre unidad, permisos y placas, redondea más de 500 mil pesos, los cuales se pulverizarían, si los autos pertenecientes a la plataforma UBER no implican la misma inversión.

Pero como un costo así se desenfocaría radicalmente los costos financieros que contempla Uber, jamás se llevaría a efecto, y por lo mismo, la única solución que les queda a los dueños de los taxis es exigir la desaparición de los servicios de UBER, para lo cual, han convencido a sus choferes de taxis; empleados, mal pagados y explotados con onerosas liquidaciones a beneficio de los propietarios, de que Uber es un enemigo ilegal, al que en consecuencia hay que eliminar.

Lo malo del asunto es que como ya lo mencioné, dadas las condiciones económicas actuales en nuestro país, semejante prohibición, rompería con la visión de nación que nuestro gobierno ha venido impulsando y servicios como Uber, ya constituyen una realidad consolidada.

En conclusión, y en tanto la sociedad continúa sufriendo los daños derivados de las fallidas teorías de la Globalización y de la Economía de mercado, pues resignémonos a sufrir las confrontaciones derivadas de las luchas entre monopolios por el acaparamiento del mercado, donde tal vez lo más lamentable sea observar a los trabajadores, convertidos en carne de cañón, peleando guerras en las que no tienen nada que ganar, porque las ganancias de esas confrontaciones pertenecen al ámbito de los intereses de sus patrones.

O dicho de otra manera, “No existe peor jodidez, que mirar a un jodido votando por un burgués”.

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *