Home / Uncategorized / La Cabllada Flaca del PRI

La Cabllada Flaca del PRI

Luis Alberto Alcaraz/www.noticiasvallarta.com

Mientras el MC se dará el lujo de tener por lo menos tres aspirantes muy bien posicionados en el 2018, en el PRI el escenario es muy diferente, con un precandidato consolidado y otros dos que buscan pisarle los talones.

Desde el año pasado quedó claro que el candidato natural del PRI se llama César Abarca Gutiérrez, quien desde el Seapal ha logrado afianzarse como el aspirante con mayores posibilidades para llevarse la candidatura, sobre todo porque es el favorito de los hombres del poder que actualmente toman las decisiones en Jalisco.

Aunque hasta hace unos meses se contemplaba la posibilidad de que Andrés González Palomera buscara repetir como candidato en el 2018 parece ya haber quedado claro que no será así. La decisión de Andrés de no buscar la presidencia del PRI Vallarta aunado al bajo perfil que ha asumido desde el inicio de su gestión como regidor es un indicio de que parece estar resignado a no buscar la alcaldía en el corto plazo.

 

Con esto se allana el camino para que el grupo dominante al interior del PRI cierre filas en torno a la precandidatura de César Abarca, quien sólo tiene que dedicarse a afinar los puntos clave de su proyecto para sumar el máximo de apoyos en el 2018.

Sin embargo no hay nada definido al interior del PRI ya que como es clásico cada tres años no falta el político que se sienta calificado para romper la candidatura de unidad. Y en este caso tenemos de nueva cuenta al doctor Heriberto Sánchez Ruiz, quien ha sido un auténtico dolor de muelas en el priismo local por su afán por ser presidente municipal de Puerto Vallarta a pesar de sus evidentes limitaciones.

Dice un refrán que lo que Natura no da Salamanca no lo presta, pero es obvio que Heriberto Sánchez no conoce ese proverbio y tiene décadas convencido de que lo que natura no le dio bien puede comprarlo en la farmacia de la esquina.

Porque eso es lo que ha mantenido con vida política a Sánchez Ruiz, unas enormes ganas de conseguir el poder político a través de un aceptable poder económico. Muchas ganas y mucho dinero, aunque por desgracia cero talento y ausencia total de carisma.

Por eso en la interna del 2000 Heriberto Sánchez Ruiz quedó en el tercer lugar de la contienda, lo que lo empujó a traicionar por primera vez al PRI al jugar en contra del candidato oficial Luis Reyes Brambila.

En el 2006 lo intentó de nuevo y terminó renunciando al PRI para postularse como candidato del PRD, consiguiendo una importante cantidad de votos que apenas le sirvieron para ser regidor plurinominal. Como lo hiciera Miguel Ángel Yerena Ruiz, poco tiempo después Heriberto traicionó al PRD y regresó al PRI por la puerta grande, reiniciando su proyecto político como si nada hubiera pasado.

Hoy Heriberto Sánchez Ruiz se ha convertido en uno de los principales promotores de la candidatura de Arturo Zamora Jiménez, convencido de que si el senador es candidato del PRI no tendrá empacho en imponerlo como candidato a la alcaldía del Puerto.

Para ello Heriberto se ha rodeado de otro zamorista de toda la vida, el empresario Víctor Fletes, quien a pesar de su gran fidelidad a Zamora en el 2009 no tuvo empacho en hacer campaña como candidato a presidente municipal suplente en la planilla perredista encabezada por Maximiliano Lomelí Cisneros. Ese parece ser el sello del grupo compacto que está integrando Heriberto Sánchez para tratar de arrebatarle la candidatura a César Abarca, pues a menudo presume sus reuniones con Tito Yerena, Víctor Fletes y Tony Joya.

Desde la lejanía en la que se encuentra, Arturo Zamora seguramente no tiene una radiografía clara del desempeño de quienes hoy pretenden representarlo en Puerto Vallarta, sin embargo el notario deberá ser muy cuidadoso de a quién le encarga su precampaña, porque lejos de sumar votos terminará perdiéndolos.

Siendo César Abarca el candidato del actual gobernador, es lógico que llegado el momento el candidato a la gubernatura pretenda imponer a su propio candidato, pero ya no podrá recurrirse al dedazo burdo como se hacía en el pasado, así que quienes aspiren a la candidatura deberán estar respaldados por una gran rentabilidad electoral. Y en ese terreno Heriberto Sánchez no tiene nada qué hacer ante César Abarca.

Lo que sí hará Sánchez Ruiz es tensionar la unidad priista al grado de romperla cuando decida postularse como candidato independiente cuando no consiga la nominación, por eso es de vital importancia para el PRI ponerle el freno de mano cuanto antes, antes de que el daño sea irreversible.

Check Also

Duelo de bribones

En la red social de facebook se dieron un nuevo “entre” Pablo Lemus Navarro y …

¿Quién está a prueba?

La libertad de expresión es considerada uno de los principales baluartes de toda democracia. Quienes …

Ni aumento ni subsidio al transporte; recorte a partidos políticos

El gobernador Aristóteles Sandoval presentó su paquete de medidas de apoyo a la sociedad producto …

El #gasolinazo es por su bien, dice EPN

En un mensaje a la nación que dirigiera hace unos minutos el Presidente Enrique Peña …

Ajuste de cuentas

  El anuncio del incremento a las gasolinas y la puntería de mandar a Jalisco, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *