Home / Colaboradores / Juan Cabello / Juristas y Legisladores vs la ley

Juristas y Legisladores vs la ley

Por Juan CABELLO

En materia legal los ciudadanos comunes y corrientes pocas opciones tenemos para buscar el abrigo y cobijo de la ley: o dependemos de la fuerza de las leyes hechas por los diputados o de las argucias que manejan los juristas y las autoridades justicieras. Sin embargo como es del conocimiento general, gracias a que nuestro desconocimiento de ambas es público y notorio, nos enteramos de las cosas hasta que nos suceden.

Las disposiciones legales promulgadas por nuestros flamantes diputados están plagadas de errores omisiones y deficiencias, su aplicación se da en la mayoría de los casos en contra de los gobernados, las resoluciones, jurisprudencias y tesis de los administradores de la justicia no cantan mal las rancheras pues sus aberrantes desplantes atentan contra el propio estado de derecho.

La falta de estudio y análisis del poder legislativo aunado a la escasa preparación de los legisladores, la falta de personal capacitado para asesorarlos, la deficiente estructuración de leyes y la falta de compromiso social, provocan “lagunas” legales que son utilizadas ventajosamente por leguleyos vivaces y oportunistas en detrimento de los que ignoran y no saben defenderse.

Los criterios utilizados para emitir resoluciones por la autoridad judicial, en las más de las veces dejan de manifiesto que ni son justos ni son juristas, pero se desviven para ser considerados como reyes cuando en realidad no les alcanza ni para reyezuelos de estanque, aquí la justicia esta vendada de los ojos por la vergüenza, no por la imparcialidad, aquí la justicia es vendida al mejor postor por quienes deben administrarla.

A final de cuentas como reza el dicho “de los dos no se hace uno” pues legisladores, juristas, leguleyos y autoridades judiciales ergo jueces, juezas, magistrados, magistradas, ministros y ministras, son todos hechos en un mismo molde que ha fraguado sus capacidades, virtudes y demás cualidades que han sido moldeadas con calidad “pirata” y les dieron una manita de gato en casi todo para aparentar una calidad que están muy lejos de poseer, en fin son modelos remarcados y adulterados, menos en la dignidad pues para ser lo que son, fue lo primero que dejaron en la entrada.

El problema es enorme, las soluciones son aisladas e insuficientes, el dinero y la ambición son los protagonistas en el juego de la corrupción, la perversidad es un mal que rebasa cualquier buena intención, el poder y la fuerza que entraña es una droga que nubla las razones y mancha las virtudes más puras, descompone los ideales de la gente preclara, arranca de golpe los sueños, los anhelos.

La corrupción es una mafia que como plaga se ha metido hasta el último rincón de las esferas de gobierno, las leyes han perdido su razón de ser, actualmente las jurisprudencias son con mucho superiores en número a los artículos de las leyes, vivimos una mentira envuelta de “legalidad” pues la Constitución establece claramente y sin dejar lugar a dudas quienes hacen las leyes, quien las ejecuta y quien las hace cumplir.

La realidad nos dice que los que deben hacer cumplir la ley son los primeros que no la respetan, la división de poderes existe por una razón, los enfermos de poder quieren trastocar los límites para extender sus tentáculos allende y pervertir todo lo que su esfera le impedía.

La verdad es que los encargados de impartir justicia se han pasado de listos y los diputados se han querido pasar y no han podido.

 

Check Also

El PRI y las Razones de su Próxima Derrota

Por Juan CABELLO Conocer las razones por las que las personas militan en un partido …

El Fuero, el Desafuero y Otras Payasadas

Por: Juan CABELLO El circo no está instalado, es más, ni siquiera se ha anunciado …

Ellas Contra Ellos

Por Juan CABELLO Desde hace años, la mujer ha sostenido una lucha incesante por adquirir …

La Fuerza de uno

Por Juan CABELLO En los estados unidos se vive bien, se gana en dólares pero …

La Corrupción, un Asunto Inequitativo

Por Juan CABELLO La rendición de cuentas es un gran avance en la lucha anticorrupción, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *