Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ

Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en tejer una alianza electoral para enfrentar al PRI en las próximas elecciones, otros de plano se trepan en la soberbia y se empeñan en imponer su candidatura.

De manera especial son tres los personajes que están bajo los reflectores: Héctor Paniagua, Adrián Guerra y Jaime Cuevas. Los tres han demostrado contar con un capital político importante, sin embargo si los tres se empeñan en imponer una candidatura de manera unilateral estarán condenando a la alianza a fracasar.

Lo vimos en el 2014, cuando Adrián Guerra se postuló por el MC y consiguió 9,500 votos, muchos, pero muchos más de los 1,600 votos que le hicieron falta a Héctor Paniagua para derrotar a José Gómez. Y no es que Adrián Guerra no quisiera a Héctor Paniagua, al contrario, hizo alianza con él en la segunda campaña que Paniagua realizó pro la alcaldía de Bahía, y vaya que le fue muy bien al señor Guerra porque acomodó a sus amigos y hasta familiares en la presidencia municipal.

Por desgracia en el 2014 Adrián Guerra se creyó el cuento de que podía ganar la alcaldía solo y se mantuvo firme como candidato del MC hasta el final, en parte porque los mismos del PRI lo encuerdaron para que se mantuviera firme. Si don Adrián hubiera declinado en favor de Héctor Paniagua habrían ganado la elección de calle, pero las malas lenguas dicen que don Adrián se vendió literalmente al PRI para impedir el triunfo de Paniagua.

Hoy los tres personajes de nueva cuenta son protagonistas, por desgracia mostrando una obsesión del poder por el poder. En el colmo del ridículo Adrián Guerra pretende imponer a su hijo Moisés Guerra como candidato de la alianza. Si ya lo hizo diputado federal por el MC calcula que fácilmente puede convertirlo en presidente municipal de Bahía. Pero una cosa es comprar una diputación plurinominal por el MC y otra muy distinta ganar una alcaldía de mayoría.

Necio como siempre ha sido, Adrián Guerra buscó la alcaldía por el PAN en varias ocasiones y ahora está convencido de que la puede conseguir por la vía del MC. No entiende que aunque su fuerza electoral es considerable nunca le alcanzará para ganar él solo la presidencia municipal.

En cuanto a Jaime Cuevas, su obsesión por volver a ser alcalde de Bahía es más que evidente. Muy arrepentido debe estar Héctor Paniagua del monstruo que inventó cuando fue a San Pancho a sacarlo de su humilde consultorio para convertirlo en su delfín. Más tardó Paniagua en hacerlo alcalde de Bahía que Jaime Cuevas en traicionarlo.

Esa obsesión de Jaime Cuevas por repetir en la alcaldía lo llevó en el 2014 a sumarse a la campaña de Héctor Paniagua por la alianza PAN-PRD, pero bastó con una apretadita que le dieron los del PRI para sentarlo y olvidar sus ínfulas de opositor. Hoy, cuando supone que los expedientes ya caducaron, Jaime Cuevas se siente listo para romper con el PRI y postularse por una alianza. Su problema es que no concibe una alianza si no es con él a la cabeza. Lo mismo que dice don Adrián Guerra, aunque este último está peor porque se empeña en imponer a su hijo.

La tercia la completa Héctor Paniagua, quien ha demostrado tener una enorme rentabilidad electoral en la Bahía, aunque para su desgracia su bolsa de votos no parece ser suficiente para hacerlo ganar la alcaldía sin alianza.

Contrario a la actitud mostrada por Adrián Guerra y Jaime Cuevas, el dos veces alcalde de Bahía de Banderas está convencido de que es momento de permitir candidaturas frescas. Aunque muchos exigen que Paniagua sea candidato por cuarta ocasión, el contador de San Juan de Abajo está convencido de que no debe jugar en el 2017, por lo cual propone una alianza encabezada por un perfil joven.

Para desgracia de Paniagua, ni Cuevas ni Guerra están dispuestos a sacrificar sus intereses personales en aras de un proyecto aliancista, lo cual podría darle al PRI la única posibilidad que tiene para ganar la contienda.

Si Jaime Cuevas consigue el aval de Dante Delgado para ser candidato del MC seguramente estará obligando a Adrián Guerra a comprar otra franquicia para garantizar la candidatura de su hijo Moisés. Con estas dos fuerzas en competencia cualquier candidato aliancista tendrá muy pocas posibilidades de triunfar.

Si ese fuera el escenario Héctor Paniagua seguramente tendrá que replantear su esquema, ya sea para replegarse o para jugar con una alianza PAN-PRD, la cual llegaría muy mermada a la elección. Lo que sí es más factible es que al final Paniagua juegue con la alianza PAN-PRD que se integre a nivel estatal, aunque seguramente mandará a otro en su lugar porque está convencido de que ya no debe ser candidato.

En ese río revuelto de opositores al PRI habrá que ver el papel que jugarán José Gómez y Omar Reynozo, quienes al día de hoy se niegan a avalar la candidatura de Héctor Santana. Tal vez con una diputación para cada uno el PRI resuelva ese problemita, de lo contrario quedarán sueltos para aliarse con Jaime Cuevas o con Paniagua para buscar el poder por la vía de la traición, como lo hicieron en el 2011 al hacer ganar al panista Rafael Cervantes Padilla.

Check Also

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Más Impunidad en Movimiento

Por Luis Alberto ALCARAZ Si hay alguien que en los últimos 10 años ha abusado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *