Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Hoy Tocan Amarguras

Hoy Tocan Amarguras

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Pues sin duda vivimos tiempos muy enredados, un casi permanente estado de insatisfacción que muchos atribuyen a una especie de anticipo del fin del mundo, no creo que sea para tanto aunque hay una evidente inconformidad casi por todo lo que está sucediendo.

El presidente ordenó que se investigara si en varias adquisiciones se había actuado con conflicto de intereses lo que en términos generales parece correcto si bien muchos pensamos se tardó en hacerlo y otros consideraron se trataba de una simulación, pero a mí me preocupa, tal vez por mi formación otro aspecto; el concepto conflicto de intereses es un concepto moral y socialmente sancionable pero yo no encuentro una sanción legal, así, los hechos podrán concluir que si hubo conflicto de intereses, que se dio “nomás tantito” o que no se dio este.

Los que algún día pasamos por una escuela de derecho aprendimos que un principio general de derecho es el que se contiene el aforismo de que no hay pena sin ley, lo que significa que nadie puede ser sancionado si no hay una norma que previamente sancione ese caso, así, aún en el supuesto de que se encuentre en algún grado que este conflicto se haya dado no creo que pueda sancionarse la actuación porque no encuentro ninguna norma que la sancione, pero en fin habremos de esperar el resultado.

Pero no sólo se da la inconformidad en los asuntos públicos, también se da en lo deportivo, resulta que en lo futbolero hay la posibilidad de que las campeonísimas cabras del Guadalajara pudieran descender a una división, digamos de inferior nivel, lo que de darse para muchos sería una gran pérdida sobre todo económica y hay quienes afirman que la actuación arbitral no ha sido lo ortodoxa que sería deseable y que con esa ayuda se salvarían del descenso y si a esto le agregamos que por muchas causas, casi todas ciertas hemos generado un sospechosismo nacional y tomando en cuenta que el propietario del rebaño es un megacreso al que no le haría ni cosquillas comprar el sistema arbitral. Sea Cierto o no, la duda produce malestar.

Un político, que no pude identificar entre sus promesas hizo una que a mí me gusta que volverán las rosas a la antigua glorieta Minerva, la que yo por razones obvias llamo desde hace tiempo plaza de la prostitución porque en ella un Ayuntamiento cedió ante el poderío de una empresa tequilera y decidieron establecer un absurdo sembradío de agaves, a mi juicio un ataque a la dignidad de esa maravillosa bebida y estableciendo simplemente que un cuerpo edilicio se vendió y entregó a quienes le pagaron, a mi me recuerda, por lo fuera de lugar una fábula que creo era de Esopo y que trataba de un asno que viendo las fiestas que su amo le hacía a las muestras de entusiasmo de un pequeño perro cuando lo recibía y acariciaba, pues el burro decidió recibir a su amo de la misma forma y terminó a palos por sacar las cosas de contexto. El paisaje agavero es una gloria en su lugar, aquí es un bodrio.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *