Home / Colaboradores / José María Pulido / Homicidios Políticos en Roma: Aristarco Regalado

Homicidios Políticos en Roma: Aristarco Regalado

El homicidio político fue bastante recurrente y de las armas disponibles en la política romana de la época de los Julio-Claudios que se utilizó con ahínco. Más frecuentemente con algunos emperadores como Calígula y Nerón, menos con Augusto, concluyó el rector del Centro Universitario de Lagos, Aristarco Regalado, durante la cátedra inaugural del calendario 2016-B para los estudiantes de historia en el CUCSH.

“Todo aquel que aspiraba al poder, o que jugaba en la política, conocía esta realidad y casi cada año había funerales de políticos notables”, precisó.

Otro punto destacado en su ponencia, realizada en el auditorio Adalberto Navarro Sánchez, fue que las mujeres “siempre tuvieron una participación importante en la política romana de este periodo, desde Livia, esposa de César Augusto; hasta Agripina, hermana de Calígula, esposa de Claudio y madre de Nerón, sin mencionar a otras esposas y amantes de emperadores; incluso las mujeres participaron como infalibles envenenadoras”, donde citó el caso de Martina.

Podemos afirmarlo, agregó, sin lugar a dudas: detrás de algunos de los homicidios políticos más célebres de la época estuvieron la destreza y la inteligencia femeninas. Era natural, pues a partir de que César Augusto propuso la monarquía como un sistema de sucesión familiar, las mujeres recobraron centralidad, pues ellas portaban en su vientre al heredero.

Como parte de estas conclusiones, que aparecerá en un libro homenaje a Jean Meyer y será presentado durante la FIL, Aristarco Regalado habló también del heredero político como una novedad en la Monarquía romana y que “se convirtió en una figura central y en blanco para los pretendientes al trono. Agripa Póstumo, Germánico, Gemelo y Británico murieron en su juventud. Incluso podemos pensar, como lo hicieron los contemporáneos, en que la muerte de los nietos de Augusto (Lucio y Cayo) no fue completamente cosa del azar. La realidad era que el heredero político tenía que sortear constantemente los peligros de la muerte, pues su principal tarea era la de sobrevivir y prepararse para asumir el poder”.

Amena la charla , dijo que “en cierta medida era parte de su entrenamiento, para afrontar, una vez con la corona imperial en sus sienes, los mil peligros provocados por sus enemigos, aspirantes a ocupar su lugar”.

El asesino era algo parecido a un “hermano mayor” que en lugar de realizar su tarea de protegerlo para que llegado el momento lo sucediera, prefirió aniquilarlo por dos razones evidentes: evitar una posible sublevación que buscara quitarle el trono; y segundo, aniquilarlo para que, llegado el momento, heredar el trono a un “hijo” en vez de a un “hermano”. Es decir que la sucesión de filiación se imponía más que la sucesión horizontal. En este orden de ideas, y tomando como base el presente escrito, el resultado fue que ninguna de las dos figuras heredó el poder.

Aristarco Regalado es profesor investigador del Departamento de Historia del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades y actualmente rector del Centro Universitario de Lagos.

 

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *