Home / Colaboradores / José María Pulido / Gustavo Madero: El Ganón

Gustavo Madero: El Ganón

Gustavo Enrique Madero Muñoz es el primer panista electo como presidente nacional de su partido por el voto directo de los militantes de un instituto que 75 años después de su fundación, invitó a toda su membresía a las urnas a decidir quién encabezará el próximo proceso electoral de 2015.

Los panistas le perdonaron a Gustavo Madero su fracaso en 2012, cuando perdieron la Presidencia de la República y le han dejado en las manos las elecciones del próximo año.

Ahora, el reelecto presidente panista, siempre enfundado en un traje Hugo Boss y luciendo un costoso reloj de pulsera, se prepara para cumplir las promesas que ha hecho a todos los simpatizantes, seguidores y militantes del PAN:

– Casarse con las causas de la gente,

– Comprometerse con la democracia,

– Combatir marginación y discriminación,

– Cambiar el sistema económico de privilegios y

– Acabar con la economía del compadrazgo.

Gustavo Enrique se sumó a las filas del panismo en 1996, cuando ya pasaba los 40 años de edad y en contra de la voluntad de su padre, quien había dejado las lides políticas. Nació el 16 de diciembre de 1955 y es licenciado en Ciencias de la Comunicación, egresado del Instituto Tecnológico Superior de Occidente, ITESO de Guadalajara, con una maestría en comunicación social en la UNAM y cursos de especialización en alta dirección, finanzas internacionales y análisis político estratégico.

Debutó en las batallas electorales en 2001, cuando su partido (y el gobernador Barrio Terrazas) lo postuló a la alcaldía de Chihuahua, la que perdió.

Es nieto de Evaristo Madero González, quien fuera el hermano menor de Francisco I. Madero y de Gustavo A. Madero. Está casado con María Eugenia Falomir, con quien tuvo tres hijos: Alejandro, Sofía y Cristina.

Tras su primera derrota electoral, Gustavo Enrique siguió abriéndose camino en las postulaciones y en 2003 consigue el triunfo como diputado federal. El apellido le permitió seguir avanzando en la política nacional y para 2010 se convierte en el presidente del Comité Ejecutivo Nacional de su partido, Acción Nacional, justamente cuando estaba en el último tercio de su gestión como senador de la República.

Su llegada tardía a la política se debe a que su familia, tras el fusilamiento de Francisco I. Madero, salió del país, se exilió en el extranjero y pasada la Segunda Guerra Mundial decidieron volver a sus tierras en Chihuahua, Chihuahua, en donde se metieron de lleno a los negocios, alejados totalmente de la política, a la que su padre, Evaristo Madero, les pidió no acercarse.

Sin embargo, Gustavo desobedeció y se afilió al partido no sin antes pasar por diversas actividades en el sector privado, siendo incluso consejero independiente del Consejo de Administración del Grupo Vitro, hasta 2008, cuando ya despachaba como senador, también consejero independiente de Cementos Mexicanos.

Sus actividades en el campo profesional han sido diversas, como maestro en la Universidad Femenina de Guadalajara, pero también analista de contenidos en Comunicología Aplicada y se ha empleado en diversas actividades del sector público.

Presidente de la empresa grupo familiar Madero Hermanos y Electronic Publishing, consejero en la Promotora Empresarial del Norte, Campestre Las Carolinas, Inmobiliaria Madoz y Hoteles Casa Grande; vicepresidente del consejo regional de Banamex; consejero regional de ING Seguros Comercial América 1996 y vicepresidente del Centro Empresarial de Chihuahua de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), entre muchas otras actividades públicas y privadas.

En las filas del panismo ha sido consejero nacional; miembro del Comité Ejecutivo Nacional; consejero estatal de Chihuahua; miembro del Comité Directivo Estatal de Chihuahua; senador de la República; diputado federal y desde luego, presidente del PAN.

Sus actividades legislativas fueron generalmente relacionadas como la Comisión de Hacienda que presidió en las dos cámaras, pero además participó en las comisiones de Comercio y Fomento Industrial, de Educación y Energía. Fue uno de los diputados que hablaron siempre a favor de aumentar el Impuesto al Valor Agregado, pero en contraste, fue uno de los promotores para reducir comisiones bancarias.

A pesar de que Madero carga con la debacle de su partido a nivel nacional en 2012, lo que generó profundas divisiones en el panismo incluso la destitución de Ernesto Cordero como coordinador de los senadores, esto en mayo de 2013; el panismo decidió darle una nueva oportunidad, aún a pesar de que los analistas políticos definen el triunfo de Gustavo Enrique, como un triunfo del Presidente Enrique Peña Nieto, quien gana un aliado cómodo y maleable.

Y de paso, Madero se encuentra dentro del grupo de señalados y calificados como “La red de moches”, debido a que gente muy cercana a él, como el diputado y coordinador de la bancada panista en la Cámara de Diputados, Jorge Villalobos, ha sido señalado de solicitar porcentajes a los alcaldes de su partido, de todo el dinero federal que se consiga para el beneficio de los municipios que gobiernan.

Madero fue el promotor de las reformas estatutarias que permitieron abrir a todo el panismo, las elecciones del presidente nacional, cargo que retuvo el político norteño y para el cual ya rindió protesta para el siguiente año y medio, ya que pasado el proceso electoral, deberá convocar nuevamente a la renovación de la dirigencia partidista.

Sus credenciales apenas le dan unos pocos triunfos electorales al frente de su partido, esto en 2013, cuando presumieron que gobiernan ya a 13 millones de mexicanos y lograron refrendar el triunfo en Baja California Norte.

Cuando buscaba ser por primera vez presidente del PAN, por allá en 2010, gritaba que quería ser dirigente del partido del que se enamoró, pero su amor fue su maldición y en 2012 sepultó el mayor triunfo electoral que es la Presidencia de la República, lo que dejó al panismo en “el peor de los mundos” según decía.

Ahora seguirá al frente del PAN y con ello, le tocará coordinar las acciones de su partido en las elecciones del 2015, administrar los casi mil millones de pesos que les entregan en prerrogativas y gobernar los órganos más importantes de su partido.

Gustavo Madero está listo para el siguiente reto y al ritmo de “Gracias a la vida… que me ha dado tanto” de Mercedes Sosa, una de sus cantantes favoritas, regresará a sus rutinas de trabajo que incluyen sus frecuentes visitas a un restaurante de comida francesa de Polanco, el “Au Pied de Cochon”, en donde puede presumir sus amplios conocimientos sobre el vino de mesa, en una cava que le ofrece mil 500 botellas de donde puede elegir con qué acompañar su sopa de cebolla.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *