Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / González Corona, el Regreso de un Bronco

González Corona, el Regreso de un Bronco

Luis Alberto ALCARAZ

El colega Gerardo Sandoval, que del panismo vallartense y de Fernando González Corona en especial sabe mucho, anuncia la posibilidad de que el conocido empresario mazatleco avecindado en Vallarta desde hace varias décadas esté preparando su retorno a la política local por la puerta grande.

Contrario a lo que opina El Porro, yo creo que si Fernando se anima a buscar la presidencia municipal de Puerto Vallarta en el 2018 será un protagonista estelar de la contienda con grandes posibilidades de ganar la alcaldía.

El primer inconveniente que muestra su presunto proyecto político es que al parecer será por la vía del PAN, un partido que al igual que el PRI y el PRD está agotado por completo, como un caballo de carreras con la pata rota, al cual es mejor darle un balazo que pretender aliviarlo para que siga corriendo.

El panismo vallartense se agotó, aunque con la ventaja de haberse librado de la militancia más corrupta y pestilente, que terminó emigrando al MC donde actualmente se regodea como partido gobernante. En el PAN quedó la doctrina, el idealismo, dos ingredientes que en el discurso suenan muy bonitos pero que en campaña no sirven para ganar una elección.

Tras haber sido un ligamayorista de la política panista local, estatal y nacional, Fernando González Corona renunció a ese partido cuando no pudo superar su derrota por la gubernatura de Jalisco. Su Principio de Peter lo mandó a la lona y prefirió dedicarse a lo que mejor sabe hacer: toneladas de billetes verdes.

Pero tanto él como su esposa Eva nunca han olvidado las tentaciones del poder político, eso que no se puede comprar con dinero, porque nuevos ricos hay en cada esquina pero influyentes con poder político no abundan. Más que un verdadero afán por contribuir al bien común, lo que se olfatea detrás del matrimonio González Contreras es un apetito de poder para alimentar egos y negocios personales. Por eso la propia Eva intentó pasar a la historia como la primera alcaldesa del puerto sin tener los requisitos mínimos para aspirar a tal honor.

Pero la política local es una zona de desastre donde sólo hay tuertos y cojos, políticos mediocres pululando entre las ruinas de la ciudad que contribuyeron a crear a base de deudas y abusos de poder. Y en ese escenario encaja como anillo al dedo la figura del bravucón González Corona.

Como algunos recordarán, Fernando cedió al gusanillo del poder político en 1990, cuando empujado por otros empresarios de la época se impuso como la mejor y única propuesta del empresariado vallartense para sumarse a la planilla del PRI en calidad de candidato a vicepresidente municipal aprovechando una generosa concesión del entonces gobernador Guillermo Cosío Vidaurri.

La mala fama que lo rodeaba entonces debido al sospechoso origen de su enorme fortuna personal hizo que el entonces candidato del PRI Rodolfo González Macías lo bateara, obligándolo a tocar la puerta del PAN, partido que poco después lo postuló a la diputación federal por este distrito con un resultado adverso.

Pero era un simple round de sombra, la batalla estelar la dio en 1995, cuando como candidato del PAN a la alcaldía del puerto le sacó 10 mil votos de ventaja al candidato del PRI Sergio Arat Sánchez Cervantes. Luego vendría la diputación federal y la carrera trunca por la gubernatura de Jalisco que lo llevaría a renunciar al PAN y a la política en general.

Ya con los hijos realizados y las empresas bien encaminadas, Fernando González Corona ha dado muestras en los últimos años de tener ganas de volver al ruedo, sobre todo el año pasado cuando gastó algunos millones en su asociación civil que buscaba imponer condiciones de transparencia y gobernabilidad a todos los aspirantes a la alcaldía de Vallarta.

Tras las elecciones del año pasado el trabajo ciudadano de Fernando se esfumó por completo, confirmando que su activismo era estrictamente electorero, tal vez con el ánimo de ayudar al Peri Cuevas a ganar la alcaldía. Para su desgracia el único que no le firmó sus propuestas fue Arturo Dávalos, el ganador de la contienda.

Como alcalde Fernando no fue una lumbrera, pero tampoco fue malo, lo cual lo salva de la quema. No se le recuerdan grandes obras pero tampoco se le puede reclamar nada, así que está limpio para hacer una buena campaña. Lo malo es que si lo hace por el PAN se estará condenando a hacer una campaña con una piedra de molino atada al cuello.

Por lo tanto su mejor opción es postularse como un gran candidato independiente, como un verdadero bronco, entrón y echado pa’ delante, con los huevos suficientes para mandar a la chingada a toda esta generación de políticos mediocres que sólo han servido para llevar a Vallarta a la quiera política y financiera.

En el PAN Fernando no tiene nada que aportar, como candidato independiente en cambio podría aglutinar a amplios sectores de la sociedad vallartense que están hartos de la mediocridad e ineptitud de su clase política.

Pero para ello tendría que hacer una profunda reflexión de sus verdaderas aspiraciones, y el primer sacrificio que tendría que hacer sería dejar en casa a su esposa Eva contreras y al resto de amigos que en el pasado lo acompañaron en la ruta del poder, amigos que al igual que todos sólo buscaron el poder por el poder.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *