Home / Colaboradores / José María Pulido / Ganar o Gobernar

Ganar o Gobernar

Además de las preferencias electorales que lo ponen como punteros a menos de quince días de que los ciudadanos acudan a las urnas, entre el PRI del 2006 y el actual existen algunos mensajes que podrían explicar los resultados hasta ahora obtenidos, más positivos, a pesar de que han enfrentado al mismo rival y a los mismos operadores políticos de hace seis años.

Podría resumirse que el principal activo del PRI, en estos momentos, es el mensaje de unidad apoyada recíprocamente por la posibilidad de triunfo que le dan las encuestas.

Pedo además de la delantera, existen otros datos que posicionan al PRI como mejor opción o ya de plano que el PAN le diga adiós al poder: 1.- El 65 por ciento de los votantes prefiere un cambio en las siglas del partido gobernante y también más del 60 por ciento siente simpatía por el tricolor. Esos datos han sido producto de los mensajes que cotidianamente han mandado los estrategas desde antes de que arrancara la campaña.

Y uno de esos signos fue la rueda de prensa de su candidato a presidente de la República, Enrique Peña Nieto, durante su última visita a Jalisco, sin fracturas y por el contrario un mensaje de unidad en el que pudo verse a exgobernadores, senadores y diputados, pero atrás del atril donde su candidato respondía las preguntas de la prensa.

Eso es a diferencia de hace seis años, cuando la tozudez del entonces presidente Roberto Madrazo Pintado lo llevó a ponerse como candidato a la presidencia, con el uso del fuego amigo de principal aliado, sabedor de que muy pocos tenían un pasado limpio, y que a final de cuentas terminó por fracturarlo.

Hace seis años el PRI, y principalmente su candidato a la presidencia, tenía como principal enemiga a la lideresa nacional del magisterio, Elba Esther Gordillo. Ahora han sabido incluso manejar una supuesta ruptura para evitar la alianza pudiera servir para menos votos de los esperados en las urnas.

Hace seis años el voto útil se fue para el PAN, y en esta ocasión la promoción, en principio de cuentas, se pelea entre perredistas y panistas pero con mayores posibilidades de que se lo lleve el sol Azteca por ese dato de que la mayoría de la población quiere un cambio (su problema será que en estados como Jalisco los votos necesarios para el triunfo podrían perderse por una confusión en la capacitación electoral y porque su candidato no es del mismo partido).

Llama la atención la recuperación priísta, sobre todo porque apenas hace seis años enfrentó al mismo estratega, operador de la guerra sucia que terminó por desbarrancar la campaña de Andrés Manuel López Obrador, porque estaría en la posibilidad de pasar del tercero al primer sitio.

También enfrenta al mismo partido en el gobierno, ese al que los tribunales le permitieron “violar la ley” pero poquito, en los últimos coletazos del presidencialismo encarnado en Vicente Fox, y que ahora también opera o por lo menos no dejar pasar oportunidad de hacerlo principalmente con los programas sociales.

Pero si en el PRI el signo es la unidad, en el PAN los mensajes son completamente en sentido contrario, resquebrajados. Esa será la tarea de los panistas, ganen o pierdan, hacer una revisión de cómo realizar una operación cicatriz con el menos número de daños posible.

Su saldo, otra vez independientemente de que ganen o pierdan el próximo uno de julio, es que en doce años, el ejercicio del poder desgastó tanto al Partido Acción Nacional que alcanzó los mismos puntos y grado de rechazo que al PRI le costó acumular en setenta años.

Es una revisión que deberá hacerse, de manera urgente, porque al parecer no lo hicieron hace seis años, cuando cumplieron su primer sexenio en la presidencia.

Da la impresión que una vez concluida la campaña, caracterizada por la guerra sucia, le pagaron al asesor extranjero que les gusta tanto contratar porque apostaron a ganar elecciones, en lugar de aprender a gobernar.

De concretarse los resultados pintados ahora, podría hablarse de que la enseñanza que hasta el momento nos ha traído la democracia es la alternancia en el poder, a reserva de que siga evolucionando.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *