Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Flor de la Abundancia o el que por su Gusto es…

Flor de la Abundancia o el que por su Gusto es…

Luis Alberto ALCARAZ

A pesar de las abundantes denuncias que de manera pública se hacen por diversos medios de comunicación, el fraude de los llamados telares, mejor conocido como La Flor de la Abundancia, sigue creciendo en Puerto Vallarta.

Lo más grave de todo es que si meses atrás esta novedosa estafa implicaba montos modestos ahora alcanza niveles hilarantes, porque hay casos en los que cada participante debe aportar 24 mil pesos con la promesa de recibir en unos cuantos días la cantidad de 192 mil pesos libres de polvo y paja.

El esquema es muy simple: la llamada flor de la abundancia está integrada por cuatro niveles concéntricos, teniendo al centro al que se denomina Agua, que es quien recibirá el dinero prometido.

Enseguida se ubican dos pétalos denominados Tierra, rodeados del tercer nivel conocido como Aire, que son cuatro pétalos cuya función es atraer más integrantes de la pirámide. En el cuarto círculo, denominado de Fuego, hay ocho pétalos que representan a ocho personas que deberán aportar su respectiva cuota.

Cuando la persona que está en el centro recibe su dinero sale del esquema y los dos pétalos de Tierra se convierten en agua para dar paso a dos nuevas flores de la abundancia, la cual se mantendrá activa y generando nuevos ricos siempre y cuando haya personas interesadas en ingresar al círculo externo denominado Fuego. Cada persona nueva que ingresa a la flor, además de aportar su cuota, está obligada a incorporar a dos nuevos participantes.

Meses atrás, cuando hicimos la denuncia de las primeras flores organizadas en Puerto Vallarta a través del Facebook el problema no era tan grave ya que cada persona debía aportar mil pesos para recibir ocho mil. Hoy se están organizando telares, como también se denomina a este fraude, con aportaciones de 24 mil pesos a cambio de recibir 192 mil pesos.

Es evidente que los primeros en ganar son los organizadores, a quienes les bastará convencer a unas cuantas personas para reunir la cantidad prometida y salir del esquema con su dinero en la bolsa. A partir de ahí el éxito en el corto y mediano plazo dependerá de la capacidad de los participantes para convencer a nuevos integrantes de sumarse a la flor aportando su cuota.

Basta una revisión en el Facebook para comprobar que hay gente que defiende a capa y espada este esquema alegando que es legítimo y efectivo, al grado de que ellos han conseguido el dinero prometido sin ningún problema.

Lo malo es que no estamos ante un sistema financiero que permita la reproducción de la ganancia mediante audaces mecanismos de inversión, simplemente se trata de que muchos aporten su dinero para que unos cuantos consigan salir airosos con su ganancia. Cuando la cadena se rompa entonces habrá muchos denunciando la estafa de que fueron víctimas.

Algunos se preguntan por qué si se trata de un fraude tan común en todo el país no abundan las denuncias penales. La razón es muy simple: en la mayoría de los casos estas flores se organizan con modestas cuotas de 500 o mil pesos, de modo que cuando la cadena se rompe los que salen perdiendo prefieren no presentar una denuncia penal debido al bajo monto de lo perdido y al elevado riesgo de ser exhibidos públicamente por su ignorancia y su ingenuidad.

Lo grave es que en Puerto Vallarta ya hay algunos vivales promoviendo este esquema como un sistema de generación de ingresos para mujeres emprendedoras, quienes deberán invertir 24 mil pesos para recibir 192 mil pesos en un plazo no mayor a un mes.

La tentación es enorme, sobre todo cuando vemos en las redes sociales a algunas personas defendiendo con todo tipo de argumentos este fraude, por eso el fenómeno sigue creciendo a gran velocidad, con el riesgo de generar cuantiosas pérdidas a personas humildes.

Porque una cosa es que te estafen con mil pesos y otra que te roben 24 mil pesos. Por más que haya gente asegurando que el esquema funciona, en el corto plazo veremos a muchos vallartenses llorando tras haber sido estafados, porque no hay forma matemática de que este mecanismo funcione de manera permanente.

Cuando el flujo de ingenuos se corte habrá muchas personas que se habrán quedado sin su dinero porque ya no habrá quién entregue su cuota para financiar al ganador en turno. Basta dar una repasada por el Google para encontrar una gran cantidad de denuncias sobre este fraude registradas en otras partes del país.

Pero como dice el refrán, el que por su gusto es buey hasta la coyunta lame.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *