Home / Colaboradores / Ruben Bautista / Eugenio Vs García de Quevedo, ¿se Vale?

Eugenio Vs García de Quevedo, ¿se Vale?

Por Rubén BAUTISTA I.

En septiembre de 1982, el jurista jalisciense, y ex diputado por Xochimilco, Enrique Alvarez del Castillo, dio la sorpresa a la clase política de Jalisco, al llegar como candidato del PRI al Gobierno del Estado.

Al llegar, él mismo se declaró políticamente como “pelón de hospicio”, para recalcar que no tenía padrinazgos políticos.

Pero había un joven jurista que le cargaba el portafolio y lo seguía por todas partes. Era Guillermo Vallarta Plata, prácticamente sin antecedentes políticos en su currículum. Pero era el jalisciense visible más cercano al candidato.

El Presidente Estatal del PRI. Eugenio Ruiz Orozco se preocupó, pues su relación con Vallarta Plata no era de lo mejor.

Eso se vio de inmediato, pues Eugenio era un dirigente ceremonial, y el candidato puso distancia, que se evidenciaba un día sí y otro también.

Pero conforme avanzaba la campaña, Eugenio se acercaba más al candidato, y de manera sorpresiva se convirtió en una gente del círculo cerrado de Alvarez del Castillo.

Luego, en la administración, Eugenio Ruiz Orozco fue un poderoso Secretario General de Gobierno, al grado de que ya como aspirante a la gubernatura le decían: “tú no puedes ser gobernador dos veces”, reconociendo su papel en los tres primeros años del gobierno.

Los otros tres, siguió siendo un hombre muy poderoso  e influyente en la administración del gobierno estatal como Presidente Municipal de Guadalajara.

¿Todo gracias a la capacidad y habilidad de Ruiz Orozco? En parte sí, pero quien influyó definitivamente para que recibiera las oportunidades, y quien se dedicó a convencer a Alvarez del Castillo de la valía del “Caballo”, fue Juan García de Quevedo.

Juan, un bohemio de la política, sobrino de la esposa de don Enrique, era escuchado con mucho interés y convencía fácilmente al político de Acatlán de Juárez, condición que aprovechó para incrustar a Eugenio en el equipo estatal, pasando de un hombre odiado y menospreciado, a una gente querida y apreciada.

Así que no me cabe la menor duda de que Juan García de Quevedo ha sido factor importantísimo en la vida y el destino político de Eugenio.

Con estos antecedentes, ¿usted se explica una virulenta respuesta del “Caballo” a Juan García de Quevedo en el pleito que aquél trae con Rafael González Pimienta?

Ni duda cabe: los políticos son desmemoriados para lo que les conviene.

Check Also

Trabajadores Complican Litigio en las Villas

Por Rubén BAUTISTA El Sindicato de la Federación General de Trabajadores del Estado y Municipios …

Villas Panamericanas se Deterioran

Por Rubén BAUTISTA Sólo ladridos de un perro que acompaña a los guardias privados que …

Motivos de Peña Para Arrancar en Jalisco

SEGURIDAD, LA PAZ Y EL CAMBIO, EJES DE ARISTÓTELES Por Rubén BAUTISTA (Conciencia Pública) Flanqueado por …

El Equipo de Campaña de Aristóteles

Por Rubén BAUTISTA (Conciencia Pública) Resultó ser sorpresiva la integración de parte del equipo de campaña …

La Obsesión de Emilio por Ganar Elecciones

Por Rubén BAUTISTA (Concienca Pública)  Emilio González Márquez arriba a su sexto año de gobierno, …