Enojos Públicos

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Evidentemente hay una irritación social en el ambiente, se percibe una especie de enojo colectivo que tan sólo espera una provocación para estallar. Muchos atribuyen la acción gubernamental como generadora de la misma, pero yo no lo considero así ya que concibo a la autoridad como un mal necesario, como un perjuicio permanente, ya que me es muy difícil pensar en un gobierno que no haga daño y que si alguna vez provocara algún beneficio sería por excepción y casi por accidente, pero esto, cuando se da es sólo de forma accidental y sin voluntad de beneficiar.

El enojo se hizo evidente en la manifestación de los taxistas –que más que manifestación se convirtió en un bloqueo del centro- en que estalló la violencia contra los choferes, los que son, hay que reconocerlo, en última instancia, víctimas del corrupto sistema de asignación de placas de taxi.

No puede haber equidad entre choferes de taxi y de Uber, porque los primeros tienen que pagar diario una liquidación por trabajar que teóricamente no tienen que pagar los segundos, así que, si quisieran solucionar el problema sería muy fácil, es tan sencillo como una declaración o norma que establezca que a cualquier persona, lo reitero cualquier persona que solicite un permiso de taxi se le conceda sin más tramite, de esa manera el valor de los permisos de taxi sería cero y por tanto al no tener valor, en sí mismos, se terminaría la posibilidad de rentarlos ya que todo mundo podría obtenerlo gratuitamente. Ahora que si bien, teóricamente es muy sencillo, en realidad no lo es tanto. Yo no sé que tan difícil sería para el señor gobernador dictar una orden como la mencionada, creo se necesitaría mucho valor para combatir décadas de corrupción y francamente no creo ni que pueda ni que quiera hacerlo.

Lo peor del asunto no es que el ejecutivo no actúe, lo peor es que ya los diputados amenazaron con actuar y hay que decirlo nuestros representantes populares suelen ser muy dañinos y capaces de ensuciar hasta lo que no les toca y si yo fuera representante de las plataformas estaría muy temeroso de la acción de los primates populares y si no me quiere creer, simplemente recuerde de actuaciones de nuestros patricios en casos semejantes. De que me protejan a que me abandonen, me quedo siempre con el abandono ya que el legislativo es por definición el más dañino de los poderes del estado. Así que, pobres de ellos.

Y a la hora en que se dice que hay que eliminar la violencia yo creo que debe intentarse en todos los ámbitos, sin calificativos, eliminar la que se da contra las mujeres, contra los hombres, contra los niños. Eliminar la violencia sindical, la inter gremial, la deportiva y aunque me parece difícil eliminarla, creo que si lo intentamos podríamos disminuirla sensiblemente y con eso tratar de terminar con ese enojo social que se percibe.

@carlosmorsa

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *