Home / Colaboradores / Omar Andrade (Dash) / Emilio, Juan Sandoval y el “Chicharito”

Emilio, Juan Sandoval y el “Chicharito”

Por Santos URBINA (de la página electrónica Unidad

Si al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, le place excederse en las copas, es muy su gusto; el problema es que en estado de ebriedad –como la ha hecho– asuma decisiones de gobierno. Igualmente, el que Emilio sea católico, es muy su derecho; lo malo es que, confundiendo su feligresía con el cargo público, se proponga subordinar el Estado a la Iglesia.

Como se sabe, el gobierno de Jalisco pretende hacer un homenaje al Cardenal Juan Sandoval en ocasión de su eventual retiro del cargo conferido por el Vaticano. El argumento del gobierno estatal es el de que “don Juan” –como se refiere Emilio al purpurado–  “es un hombre de fe, un hombre de bien. ¿Qué de malo hay en que Jalisco le reconozca y le agradezca?”.

 El organizador del evento, el secretario general de gobierno, Fernando Guzmán Pérez-Peláez, afirmando que “todo está conforme a la ley”, explicó que el homenaje es igual al que se ha hecho a otros jaliscienses distinguidos como el futbolista “El Chicharito” Hernández. Que precisamente esa es una las tareas del “liderazgo del Estado”, la de manifestar “como jefe de gobierno” la gratitud a quienes “hacen una aportación favorable al desarrollo de Jalisco en los distintos ámbitos”. 

 Emilio, tildando de “exageraditos” a quienes critican la acción, argumentó que “no podemos ser excluyentes y radicales”. Minimizando el asunto dijo parecerle un “debate desproporcionado”. “Simplemente se hará un concierto en el teatro Degollado, de esos que hay cientos cada año, donde ahora el Estado le dará su agradecimiento a don Juan, sin duda un liderazgo espiritual de una parte importante de los jaliscienses”, recalcó el gobernador. 

Como se ve, en abierto espíritu de revancha, los testaferros de la derecha al mando del gobierno en Jalisco hacen su papelito: violar impunemente y a los cuatro vientos la Constitución. Destruir lo que queda del Estado laico, la separación Iglesia-Estado y, sobre todo, la herencia juarista que surge como respuesta al infame papel que la Iglesia ha jugado en la historia de México. 

 Pero a nadie debe extrañar la conducta entreguista del gobierno reaccionario de Jalisco. Desde Agustín de Iturbide, cada vez que los conservadores han asumido el poder, su principal preocupación es la de mantener la supremacía de la Iglesia sobre el poder civil, y este es el caso. Lo malo, es que las fuerzas democráticas y progresistas lo consientan y lo permitan, no sólo porque sea una aberración jurídica, histórica, política y moral, sino porque es un vulgar atentado contra todo avance democrático y los derechos ciudadanos que los mexicanos hemos conquistado a lo largo de nuestra historia.

 El Cardenal Juan Sandoval no es el “Chicharito” Hernández, ni mucho menos. Es el representante en México de un Estado extranjero, el Vaticano, y del partido político más viejo en la historia, la Iglesia católica. El prelado jalisciense es un alto funcionario religioso integrante de la alta jerarquía eclesiástica que, a lo largo de 500 años de historia de este país, ha jugado un papel cruel y bochornoso al servicio de los poderosos y las potencias extranjeras. 

¿Dónde están “las aportaciones favorables” que argumentan sumisos Emilio y Pérez-Peláez? ¿Acaso en su historia de intolerancia a los avances democráticos y sociales? ¿Al intervencionismo político tenido a lo largo de su representación, como lo fue solicitarle al gobierno de Estados Unidos que detenga los gobiernos progresistas de América Latina y la candidatura de López Obrador en particular?

 El gobernador  acusa de “excluyentes y radicales” a quienes exigen respeto a la ley y reclaman que el gobierno estatal se abstenga de semejante despropósito. ¡Mira quién lo dice! Nada más ni nada menos que dos los más conspicuos personajes de la extrema derecha. Uno, heredero del sinarquismo fundado en 1937 bajo la inspiración nazifascista del alemán Hellmut Oskar Schreiter, miembro del Partido Nazi que operaban en México, y del falangista José Ángel Urquiza, regresado de España luego de combatir junto a Franco en contra de la República, junto a otros no menos piadosos personajes. El otro, jefe del DHIAC, organismo de ultraderecha creado para la defensa de los intereses de los empresarios ligados a la Iglesia; ambas corporaciones famosas por su intolerancia, proyección retardataria y extremista.

 Emilio y su secretario de gobierno no están llevando un pastelito a la casa del Cardenal ni cantándole las mañanitas acompañados con un mariachi en “un simple concierto en el Teatro Degollado”, como ellos dicen. Están pisoteando la Constitución y enlodando lo que queda de instituciones republicanas. No es un inocente reconocimiento de dos buenos samaritanos. Lo que están haciendo es sentar un nuevo precedente de subordinación en las relaciones del Estado con la Iglesia, si eso se permite.

  Hoy, en un contexto cultural y político favorable a legitimar su visión medrosa y plagada de odio, el gobierno derechista de Jalisco, dócil y sumiso hace una despedida al Cardenal que concluye su orden. Mañana será una recepción al nuevo prelado designado por la Santa Sede, aniquilando las verdaderas funciones del Estado mexicano.

Check Also

Re-Evolución: Candidatos Ciudadanos

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Una de las exigencias del poeta y escritor Javier Sicilia es …

Re-Evolución: Licencia de Paternidad

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO La licencia de paternidad tiene como objetivo otorgar un permiso de …

Re-Evolución: Clamor Social, que Regrese el Auditor

Pero los 10 millones… * Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Hace unos meses, el polémico auditor …

Re-Evolución: Salud y Educación vs Narco

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO  En virtud del recrudecimiento de la violencia que hemos padecido los últimos …

Re-Evolución: Midiendo Músculo

PARTIDOCRACIA Vs PODER CIUDADANO Francisco JIMENEZ REYNOSO La actual legislatura en el estado de Jalisco …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *